Banco Central
La trampa de futuros de Vanoli ya obligó a Sturzenegger a emitir 60.000 millones
La bomba que dejó Vanoli ya complica a todo el programa anti inflacionario y presiona la tasa.

La bomba de tiempo que dejó el ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, con la venta masiva de futuros de dólar en el mercado de Rosario (ROFEX), demostró ser efectiva y está condicionando todo el programa económico.

Durante mucho tiempo el hecho de que la cotización de la divisa, controlada por el cepo, al vencimiento quedara por debajo del precio de venta de los contratos de futuros, le significó al BCRA ganancias en pesos. Pero con la liberación del cepo definida por Macri, todo cambió.

Según explicó en su momento el kirchnerismo, la idea de esa jugada era morigerar las expectativas devaluatorias. El problema es que el precio de esos contratos no tenía correlato con la realidad y menos ante la inminencia del levantamiento del cepo. Por eso, en su momento Cambiemos lo denunció penalmente por atentar contra el patrimonio del Central y hoy Vanoli está imputado.

Cuando el precio de la divisa se liberó y empezó a flotar por encima del precio de los futuros, la bomba empezó a detonar. Cada día que pasa el Banco Central tiene que volcar pesos al mercado para cancelar esos contratos, pese a que mediante la colocación de Lebacs hace un esfuerzo por esterilizarlos y sacarlos del mercado con tal de frenar la inflación. 

La consultora Econviews del economista Migue Kiguel cuantificó que, debido a estos contratos de futuros de dólar, el BCRA en los meses de enero y febrero ya tuvo que desembolsar más de 20.000 millones de pesos.

Para marzo, el Banco Central tiene cerca de 3.500 millones de dólares vendidos en el ROFEX a un promedio de $12 y por cada unos de ellos, hay una diferencia de $3,70 a pagar. Por eso, en Econviews consideran que el Banco Central necesita frenar la suba del dólar, si no quiere tener que emitir aun más pesos.

Desde el levantamiento del cepo hasta ahora, la herencia de los futuros obligó a emitir 60.000 millones de pesos. 

"El costo en términos de emisión de pesos por subir un 10% la tasa de las Lebacs equivale, según nuestras estimaciones, al adicional que el BCRA tiene que emitir para pagar por los futuros por cada 15 centavos que suba la divisa", explicó a LPO Kevin Sijniensky de Econviews.

Por eso, los analistas esperan que la tasa de las Lebacs a 35 días siga alta. Desde la consultora Estudio Bein, Federico Furiase coincidió: "Esperamos para un retoque de tasas por los altos vencimientos de letras y para sostener al dólar". Y efectivamente este martes subió.

"Como el dólar sigue con presión alcista y va a seguir así hasta abril, cuando comience la liquidación de la cosecha gruesa, es de esperar en las próximas semanas una mayor esterilización mediante Lebacs con tasas de interés a 35 días más altas que las actuales", opinó Sijniensky. Como el Banco Central se adelantó a bajar la tasa de interés, para ambos, era esperable el overshooting de la tasa de interés. 

Recientemente la suba de dólar obligó al Banco Central a salir a intervenir volcando dólares de las reservas en el mercado cambiario. "Pero mucho más impacto tuvo en la emisión de pesos en el mercado de futuros. A fin de año, la devaluación por la salida del cepo implicó la emisión de aproximadamente 40.000 millones de pesos a los que se les suman otros 20.000 millones en los últimos dos meses por la suba del dólar por encima de los $15,50" agregó el consultor. Es decir que, desde el levantamiento del cepo hasta ahora, la herencia de los futuros obligaron a emitir 60.000 millones de pesos.

Corregir la pendiente

Para Sijniensky, por ahora no esperan el cambio de la pendiente de la curva de tasas de interés que hoy paga más por las colocaciones de corto plazo. Es decir que, por el momento, el BCRA va a seguir pagando una tasa más alta para las colocaciones a 35 días que las que ofrece para plazos más largos. 

"Por ahora el mercado no le oferta por Lebacs de más largo plazo, es decir que mucho por ahora al Banco Central no le creen", agregó Sijniensky. 

Así, el Banco Central le indica al mercado que no convalidará expectativas de alta inflación ni de devaluación y que, por ende, la tasa en el futuro será más baja. "Es un momento muy sensible en el que prima la volatilidad y la incertidumbre. Por ahora el mercado no le oferta por Lebacs de más largo plazo, es decir que mucho por ahora al Banco Central no le creen", agregó Sijniensky.

"Y nosotros no creemos tampoco que el Gobierno estime que la inflación va a cerrar debajo del 25%, consideramos que el ministro (de Hacienda, Alfonso Prat Gay) lo dijo más para aplacar expectativas antes que como su real objetivo. Nuestras estimaciones dan una inflación de 30 a 35% acumulada a diciembre, y sí un nivel anualizado de inflación rondando el 20% en 2017", comentó Sijniensky. Las comparaciones con otros países de la región que se propusieron metas de inflación tardaron más de cinco años en bajar la inflación a un dígito como pretende hacer Macri en cuatro.

"El problema es que la presión sobre el dólar, los altos vencimientos de letras en el cortísimo plazo y el aumento de los encajes de los bancos presionan sobre el corredor de tasas", estimó Furiase. Dicho en criollo, ante cualquier eventualidad, el BCRA se verá obligado a levantar de un tirón la tasa de interés, lo que tiene un impacto contractivo sobre la actividad.

El problema, coincidieron los analistas, es que el Banco Central no prefija las tasas de las Lebacs para avisarle al mercado que piensa subir las tasas de largo plazo. Y por eso, lo que puede hacer es dar señales con subas graduales que sirvan de indicadores de que está dispuesto a convalidar tasas más altas a plazos más largos y así estirar los plazos de los vencimientos, aun si esto implica reconocer que la inflación no está bajando al ritmo que anunciaron.

Por eso, la noticia de este martes no fue que el Central subiera un punto a 38% la tasa de corto plazo, como adelantaron la mayoría de los analistas (y como se espera que siga haciendo hasta abril), sino que la tasa a 203 días trepó del 28% al 32%, lo que revela el interés de Sturzenegger por empezar a aplazar los vencimientos que hasta hoy se concentran a menos de 30 días.

"La esterilización luce insostenible si la brecha fiscal no cede. La necesidad de financiamiento genera presión sobre las tasas de interés y termina rompiendo el 'nuevo equilibrio' de dólar y tasas, volviendo inevitable la emisión monetaria" advirtió Furiase. 

 "Mientras el déficit fiscal no se reduzca es difícil que no se anticipe que el déficit se monetice. Por ahora el Banco Central avanzó rápido en la corrección de los desequilibrios macro, pero el Tesoro, por los costos políticos y sociales del ajuste, no avanzó al mismo ritmo. Y, de momento no emitieron para financiar el déficit. Hay que ver si logran sostener este compromiso en el segundo semestre que es cuando se juega el partido", adelantó Sijniensky.

El Tesoro Nacional no suele tener una alta demanda de recursos al comienzo del año. Este año incluso le devolvió unos 5.000 millones de pesos al Banco Central. Pero en el segundo semestre se concentra el grueso de los vencimientos del Tesoro "y hay que ver si consiguen deuda en el exterior con la que suavizar el impacto del ajuste o si se la usan para tapar el déficit sin ajuste. Ahí sí van a notarse inconsistencias", agregó Sijniensky.

De momento, el Banco Central ha intentado hacer una política de metas de inflación sin mediciones oficiales, por lo que se ha concentrado en achicar los agregados monetarios. Mientras que el año pasado le giró 22.000 millones de pesos al Tesoro, este año el Banco Central amplió agresivamente la cantidad de Lebacs en 100.000 millones de pesos (un 33% en solo dos meses) para contraer el ritmo de emisión. De esta forma, según datos oficiales, el crecimiento de la base monetaria pasó del 38% al 27% en estos dos meses. Pero los 60.000 millones de pesos que tuvo que volcar el Banco Central al mercado desde diciembre para cancelar los contratos de futuros de dólar vendidos por Vanoli le juegan en contra.

"Si bien este intento por romper el “círculo vicioso” de emisión monetaria para financiar déficit fiscal -que termina convalidando una inflación más alta y presionando sobre el tipo de cambio- fue exitoso, la contrapartida fue el aumento del stock de Lebacs del BCRA (pasivo remunerado) que corre a la tasa de interés convalidada por el BCRA en las licitaciones", advirtió Furiase. "Y la esterilización en estos términos, tampoco luce sostenible si la brecha fiscal no cede. La necesidad de financiamiento genera presión sobre las tasas de interés y termina rompiendo el 'nuevo equilibrio' de dólar y tasas, volviendo inevitable la emisión monetaria en el futuro cercano para financiar los vencimientos de letras del BCRA", agregó el economista.

En definitiva, esta estrategia de contracción monetaria basada en la esterilización "intenta ganar tiempo a costa de una mayor necesidad de esterilización en el futuro por las tasas de interés implícitas, o bien, de una expansión monetaria en el futuro si el BCRA no desea convalidar una tasa de interés más alta", es decir, de mayor inflación. "De ahí, la importancia de abrir la cuenta capital para bajar gradualmente la brecha fiscal y financiar un proceso de inversión que permita sostener el crecimiento, el camino más apropiado para licuar el déficit fiscal de manera gradual" concluyó Furiase.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
9
Pq cuando menos idea se tiene de algo se argumenta con el choripanero?
8
Atención : luciana erres fpv, la sabe lunga , son compañeros con Beiroza, No se pierdan ese comentario.
7
Segín un comentario (Emilio Beiroza), Cambiemos miente. No dejaron un bomba.
Vanoli y quien sea, creian que ganaban las elecciones y ni por casualidad estaba enterado que Macri haria tal cosa.
En definitva de que se quejan si ellos lo hicieron.
Emilio beoroza es el único que tiene buena data lástima que es de La campora
6
ups...volvio la choripanera Lucian Erres....y sigue escribiendo boludeces......jajajajajaja grande Luciana....te quedaste sin laburo? o seguis choripaneando para la garkampora ?????
5
nadie dejo una bomba.. se dejo un dolar a un precio y el gobierno de macri decidio devaluar... por eso tiene q pagar las consecuencias... quien tomo la decision fue macri y bien sabia Studzenegger que si lo hacia tendria q pagar mas por esos contratos.. podria haber esperado... la nota, el titulo es muy imparcial... porque no dicen q el central ahora paga 37% de interes por los LEBAC? cuanta plata significa eso? no es tambien una perdida? solo para sostener un dolar abajo de 16... creo estan tomandonos el pelo a todos con estas noticias
4
Trampa? o son los del pro que no saben gobernar y llevaron el dolar a 16? jajajajaja
3
¿Y los comentarios..?
2
http://staticf5a.lavozdelinterior.com.ar/sites/default/files/styles/landscape_1008_566/public/nota_periodistica/moreno_15.jpg
1
Para qué se presentaron a las elecciones si no sabían los problemas a resolver señores. El helicóptero debe estar en funcionamiento todavía para los inoperantes y saqueadores del país. Si hubiera justicia este señor Szchwazenneger ya debería estar preso. No desordenen lo que les dejamos, porque después tenemos que venir nosotros a poner orden para el pueblo. VAMOS QUE VUELVE