Elecciones 2015
El caso Posse detona los conflictos que vienen en la alianza opositora
El intendente de San Isidro desestima a Sanz y tracciona para lograr una fórmula con Macri.

Tras la definición del radicalismo de conformar una alianza electoral con Mauricio Macri, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, anunció que lanzará formalmente su candidatura a gobernador el próximo 10 de abril.

"Estaba esperando la convención, y éste espacio abierto que se abre a partir de ahora me permite concretar mi deseo de lanzar mi candidatura", sostuvo.

Con el calor del triunfo de su posición durante la convención, Posse salió hoy a ponerle fecha a su lanzamiento como candidato a suceder a Daniel Scioli al frente del gobierno bonaerense. La idea también fue remover los rumores que durante la semana que pasó afirmaban que se bajaba.

Esas afirmaciones tenían varios fundamentos: Macri no habría decidido aún darle la boleta para competir con María Eugenia Vidal en la interna. Su candidato en San Isidro, el presidente del Concejo Deliberante local, Carlos Castellano, no terminaba de despegar en las encuestas. Pero además el jefe de Gobierno porteño tampoco bajaba al ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, en la pelea por ese distrito. Desde el entorno de Posse sostienen que estas versiones fueron operaciones, basadas en falsedades. "Castellano mide bien y Gustavo ya tiene encargada la campaña para gobernador", explicaron a LPO.

Lo cierto es que su candidatura es un tema delicado dentro de la alianza UCR-PRO y anticipa los roces que se pueden venir dentro de ese armado electoral.

Según pudo saber LPO, Ernesto Sanz lo quiere como su candidato a gobernador pero Posse no quiere saber nada y tracciona para que Macri le habilite su boleta y poder competir en la interna ‘colgado’ al jefe de Gobierno porteño en contra de María Eugenia Vidal.

El intendente sabe que Sanz tiene pocas chances frente a una boleta encabezada por Macri que hoy lidera las encuestas. Fuentes del PRO reconocieron a LPO que todavía no hay una decisión tomada sobre el tema Posse. "Estábamos esperando el resultado de la Convención radical, mañana empezaremos a analizarlo", explicaron.

El caso es interesante porque anticipa la discusión que se viene en la entente electoral que se encaminan a conformar el PRO, la UCR y el Coalición Cívica.

La idea conversada entre Sanz y Macri es competir a nivel presidencial, pero unificar las listas de legisladores nacionales. Incluso hasta ya están discutiendo los ministerios de un eventual gobierno, como anticipó LPO.

Esto es sencillo de decir pero bastante más difícil de concretar. Sin mencionar que seguramente Lilita Carrió algo tendrá para decir a la hora de conformar las listas.

Se suma además a esta situación una complejidad adicional. Como deja en claro el quinto punto del documento aprobado ayer por la convención, que anticipó este medio, los cargos a nivel provincial en principio son un mundo enteramente distinto, donde pueden terminar conformándose alianzas distintas -o más amplias- a la delineada ayer en la Convención.

Esta noche en el PRO lejos de la euforia analizaban con preocupación la difícil tarea política que tienen por delante para armar este rompecabezas, en 13 semanas, el plazo que queda hasta el cierre de listas.

Por empezar, el radicalismo ahora deberá definir una mesa que negocie con el PRO y la Coalición Cívica y lo mismo las otras dos fuerzas. Los integrantes de esa mesa probablemente terminen siendo los integrantes de la Junta Electoral del futuro frente que todavía no tiene nombre oficial.

El tema es que en cada distrito hay casos muy especiales, como el de Posse. En Córdoba por ejemplo la alianza incluye a Luis Juez que quiere repetir como senador nacional y cuyos votos son necesarios para aumentar las chances de ganar la provincia. "¿A la cuenta de quien se carga la senaduría de Juez", se preguntaba un operador del macrismo. Y ese es apenas uno de los problemas. Todavía resta dilucidar la interna del radicalismo entre el sector de Oscar Aguad y el de Ramón Mestre.

Otro caso similar se puede observar en La Pampa. En esa provincia, el "Colorado" Mac Allister, enrolado en el PRO, mide según los operadores macristas unos veinte puntos. Esto lo posiciona para competir por uno de los dos cargos importantes en discusión: Gobernador o Senador Nacional ¿El radicalismo pampeano está dispuesto a ceder alguna de esas posiciones?

Así, una vez que baje la espuma por la flamante alianza, los operadores de uno y otro lado se encontrarán con un trabajo arduo, pero a la vez fascinante. Pocas cosas serán más políticas que las próximas 13 semanas.




Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
5
YAMCHA PRESENTATE VOS TODOS ESOS QUE SE UNIERON SON MERDA DE LA MEJOR LA DE DELARUA CHACHO ALVAREZ , VA A PASAR A LA HISTORIA COMO LA ULTIMA REJIUNTADA EXCELENTE JAJAJAJAJAJA
4
TODOS QUIEREN ACERCARSE AL DE LA RUA DEL 2015 , CHIROLITA MACRI JAJAJAJAJAJAJA
3
Posse es candidato que problema hay estan las PASO para laudar esas cosas aparte a Macri no le molesta
2
Ahora, la negociación queda en manos de los ex coordinadora nosiglia, storani y stubrin x la ucr, con Monzó y un par de adláteres + del PRO. Rosca secundaria.
El niño Macri y sanz se reservarán p/ laudar en las diferencias. Rosca primaria.
1
Con paciencia y sin mezquindades, muchachos.
La presidencia está cerca, busquemos las mejores fórmulas.