Hotesur
Bonadío acumula pruebas para indagar a Máximo por lavado y podría imputar a Cristina
Como anticipó LPO, el juez ya decidió avanzar contra el hijo de la Presidenta luego de ser ratificado por la Cámara.

Claudio Bonadío ya tomó la decisión, pero por ahora no se lo cuenta ni a su almohada. Como anticipó LPO, Máximo Kirchner será llamado a indagatoria por la supuesta comisión del delito de lavado de activos, en el marco de la investigación sobre la firma Hotesur, que administra los hoteles propiedad de la familia presidencial.

Fuentes con acceso a la causa confirmaron a LPO que la contundencia de la documentación obrante en la causa sostiene la decisión del magistrado, que no desconoce el altísimo voltaje político del paso que está dispuesto a dar.

La investigación judicial se centra en los vínculos comerciales entre las empresas de Lázaro Baéz y Hotesur, firma que tiene a la presidenta Cristina Kirchner entre sus accionistas.

Tras ser ratificado en la investigación por la Sala I de la Cámara Federal, Bonadío decidió avanzar a fondo con las medidas más sensibles.

La denuncia que impulsó esta pesquisa fue realizada por Santiago Dupuy De Lome, y pese a haber recaído ante Julián Ercolini, el magistrado la remitió por “conexidad” al juzgado de Bonadio que ya investigaba a la empresa hotelera de la familia presidencial.

Las pruebas

Según el caso que está trabajando el juzgado de Bonadío, se habrían simulado operaciones monetarias para el “blanqueo de activos provenientes de transacciones ilegales”.

Entre otras maniobras, Lázaro Báez -a través de la empresa Valle Mitre, sociedad gerenciadora de los hoteles del empresario kirchnerista-, alquilaba habitaciones de los hoteles de los Kirchner que no se ocupaban. Esas contrataciones por los hoteles Alto Calafate, Las Dunas y Los Sauces habrían llegado a la suma de 14,5 millones de pesos entre 2010 y 2011.

Además, el juez investiga a los funcionarios responsables de Aerolíneas Argentinas que habrían contratado a Hotesur para que sus tripulantes pararan, durante las escalas en El Calafate, en el hotel que pertenece a la Presidenta, en una maniobra muy visible de uso del Estado para beneficio personal.

Por ello, Bonadío avaló el pedido del fiscal Carlos Stornelli y allanó las oficinas de la empresa aérea eque conduce el camporista Mariano Recalde, donde se secuestraron convenios, contratos y otra documentación que complicaría aún más la situación procesal de Máximo y Cristina Kirchner.

La Presidenta podría ser imputada bajo la configuración de los presuntos delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y administración fraudulenta.

Bonadio incluso solicitó la remisión del expediente de la sucesión del ex presidente Néstor Kirchner y las declaraciones juradas de los integrantes de la sociedad Hotesur a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En diciembre de 2014, la firma Hotesur anunció cambios en su directorio. Apartó a tres figuras relacionadas a Lázaro Báez y nombró como presidenta a Romina Mercado, hija de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. Además, la sociedad anónima, fijó nuevo domicilio legal, en la Avenida Leandro N. Alem 530, piso 3.

Emprolijar

Conscientes del avance judicial, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, habría ordenado al director general de la Dirección General Impositiva (DGI), Angel Rubén Toninelli, que se involucre en la situación impositiva de Máximo Kirchner y “ordene y emprolije la documentación presidencial”, según fuentes cercanas al Gobierno.

Bonadío está al tanto de estas maniobras y si lograra probarla, la causa tomaría aún mayor trascendencia por los funcionarios involucrados y el encuadramiento en el supuesto delito de tráfico de influencias.

Toninelli habría delegado en su hijo, Fernando Toninelli, para que a través de su estudio jurídico tributarista, intervenga en la “operación fiscal para ordenar la documentación de Máximo”.

En los pasillos de la DGI, deslizan que el buffet de Toninelli mantendría vínculos comerciales con los letrados tributaristas de Lázaro Báez.

SI bien el juez espera resultados de pericias y medidas de prueba, la decisión de llamar a indagatoria a Máximo Kirchner estaría tomada con el respaldo probatorio.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 10
    Facundo Villalba
    20/02/15
    23:25
    Luciana erres fpv que bruta sos ni vale la.pena contestarte
    Responder
  • 9
    el escorpion
    20/02/15
    23:13
    Bonadio no es el juez que tiene 34 causas en su contra que tiene el Consejo de la Magistratura.? Jaja este juez tiene el culo mas sucio que el riachuelo...
    Responder
  • 8
    marianocampagnoli
    20/02/15
    22:55
    Pará Claudio, yo lo decía para limpiarme despues de comer.
    Responder
  • 7
    marianocampagnoli
    20/02/15
    22:53
    Alguien tiene una servilleta para prestarme?
    Responder
  • 6
    Jorge Blanco
    20/02/15
    21:01
    Se les viene la noche a los K y el militontaje no sabe que hacer.
    Responder
  • 5
    liebredemarzo
    20/02/15
    20:38
    "nadie toca a la jefa; bien dijo ella que el último que la tocaba está en el cielo e iluminado su acertado camino."
    Cada vez se parecen mas a una secta: movimentarios! "Nananananana líderrrr, líderrr, nanananananan líderrrr"
    Responder
  • 4
    pirucho
    20/02/15
    19:57
    El gobierno recibe la embestida de jueces oficialistas. Como puede verse, los vientos han cambiado, especialmente después de la muerte de Alberto Nisman.
    El que encabeza la movida es Claudio Bonadío, quien ayer fue confirmado ?no casualmente? al frente de la causa Hotesur por parte de la referida Sala I. Ese expediente jaquea, y preocupa, a Cristina Kirchner.
    No son buenos los días que se avecinan para la presidenta: al menos tres expedientes prometen complicar sus últimos meses al frente de la primera magistratura y todo indica que su derrotero seguirá allende la culminación de su mandato.
    Dos de ellos están en poder de Lijo, quien ayer mismo decidió imputarla en un expediente que investiga el eventual entorpecimiento del caso Nisman por parte del Ejecutivo nacional, sobre la base de una investigación del diario Mendoza Post.
    La Doctora en su ocaso, la Argentina está para ser ?banca?.
    Y es aplaudida y celebrada por los violadores de sexo fláccido. Por los internados en terapia intensiva que se sienten en condiciones de desafiar al Pentágono entero.

    ¿Cómo no admirar semejante caradurismo?

    La Doctora se distancia de Estados Unidos justamente a través de la delicada cuestión de la energía nuclear. El as de denuncia que Nisman mantenía oculto, acaso, en la manga.
    Lástima que la toma de distancia con los Estados Unidos sea apenas preventiva. Resulta de utilidad para justificar previamente el escandaloso fracaso de la delirante conducción.
    La Doctora mantiene el estilo envolvente para envolver, incluso, el propio fracaso de la (falta de) gestión que sólo se sostiene con el fantasma de las conspiraciones.
    Responder
  • 3
    toporosario
    20/02/15
    19:55
    La organización criminal denominada cristi-kirchnerismo la única forma q tiene p/ asegurarse la impunidad es perpetuarse en el poder.
    Y en eso están, con "Felpudo" como mascarón de proa.
    Responder
  • 2
    toporosario
    20/02/15
    18:14
    Con frases como : "En la justicia no se trata de tener pruebas" (sic), Luciana erres demuestra q es inimputable. En la cabecera de la cama debe tener un retrato de maduro y otro de kris-pación.
    Y en el placard, un chaleco de fuerza.
    Responder
  • 1
    luciana erres fpv
    20/02/15
    16:38
    En la justicia no se trata de tener pruebas señores, dejen de ser desvergonzados; hay que tener decisión, firmeza, todo lo que Bonadío no tiene porque no le da el piné para estar a la altura de Cristina. Como bien dijo nuestro jefe de gabinete, acá "no hay lugar para los pusilánimes, sólo hay lugar para los corajudos". Así que de nuestra parte stamos tranquilos, nadie toca a la jefa; bien dijo ella que el último que la tocaba está en el cielo e iluminado su acertado camino.
    Responder