El Gobierno se contradice y ahora asegura que la unión de Telefónica y Telecom no es monopolio
Desesperado por los dólares de la licitación de 4G, contradijo su dictamen de 2012 donde excluyó a Personal.

El 5 de septiembre de 2012, Julio De Vido anunció que Personal quedaba afuera de la licitación del remanente de 3G ante la posibilidad de que se configure un proceso de concentración monopólica en el mercado de la telefonía celular. "El caso de la famosa integración monopólica de Telefónica y Telecom, que el Gobierno había encontrado una forma de resolver, luego se volvió a quebrar al comprar Telecom Italia parte del porcentaje de los socios argentinos", explicó el ministro.

La decisión de De Vido se dio a partir de una evaluación realizada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que desde 2007 investiga el ingreso de Telefónica de España (dueña de Movistar) en Telecom Italia (Personal). En 2009, la CNDC dictaminó que los italianos debían vender sus activos en el país, pero la Justicia lo anuló. En 2010, el Gobierno cambió de parecer y aceptó un compromiso de las firmas para supervisar su separación. No obstante, menos de un año después, Telecom Italia amplió su participación en la filial argentina. Tampoco se concretó la anunciada salida de Telefónica de España de Telecom Italia.

Esa última operación fue la que usó el Gobierno para justificar la exclusión de Personal de la licitación del remanente de 3G en 2012. Como consecuencia de esa medida, Telecom Italia empezó el proceso para desprenderse de la filial y el año pasado anunció un acuerdo con el grupo Fintech, del mexicano David Martínez. Pero al día de hoy el Ejecutivo nunca avaló esa operación y Telecom Argentina sigue en manos de los italianos.

Es decir, nada cambió desde el anuncio que hizo De Vido hace poco más de dos años. Aún así, ahora el Gobierno dio el visto bueno para que Personal y Movistar se queden con dos de las cuatro bandas del espectro de 4G, una licitación cada vez más complicada por las exigencias que impuso la Secretaría de Comunicaciones para hacerse de dólares.

Lo llamativo del caso es la explicación que dio la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, un organismo que depende de la Secretaría de Comercio Interior. La CNDC desempolvó como argumento los controles que supuestamente aceptaron las firmas en 2010 y enterró su propia justificación de 2012.

La CNDC recordó en la nota que remitió a la Secretaría de Comunicaciones que en 2012 dictaminó que la adjudicación del espectro a Personal “podría tener efectos nocivos sobre la competencia” en el mercado de la telefonía celular. Allí recuerda que en 2012 el compromiso que habían firmado las empresas para que se verifique la separación “se estaba cumpliendo”. Pero señala que en ese momento se consideró la posibilidad, lógica, de “un eventual incumplimiento” que derive en la concentración monopólica.

Ahora, dos años después, la CNDC reconoció que la exclusión de Personal se dio pese a que “estaban dando cumplimiento al compromiso”. Pero para justificar su radical cambio de postura, el organismo sostiene que en ese momento “el período transcurrido desde su vigencia (del compromiso con el Gobierno) no resultaba lo suficientemente prolongado para poder inferir el desenvolvimiento de cada una de las firmas”.

Aunque el Gobierno sigue trabando la venta de Telecom Argentina, la nota (firmada por el presidente de la CNDC, Ricardo Napolitani, y los vocales Fabián Pettigrew y Santiago Fernández) asegura que las empresas están cumpliendo de manera “estricta” los pasos para su división y asegura que “la preocupación sobre la potencialidad de que Movistar y Personal (…) operasen de manera coordinada, se encuentra diluida”.

“Las preocupaciones que esta Comisión Nacional observó en el pasado respecto de la participación de Personal en el concurso público para la licitación de frecuencias radioeléctricas se encuentran disipadas”, agrega el escrito de la CNDC, que dictamina que no tiene “cuestionamientos o salvedades que efectuar” sobre la participación de las dos empresas en la licitación de 4G.

Desde las empresas involucradas justificaron a LPO la decisión tomada por la CNDC y aseguran que los controles del Gobierno han sido muy estrictos desde 2012, cuando llevaban poco tiempo de ejecución. Además, argumentaron que ahora está más clara la diferenciación de ambas compañías, sólo a la espera de que se autorice la venta definitiva de Telecom Argentina a Fintech.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.