Carne
El cierre de exportaciones alimentó los rumores de renuncia de Casamiquela
La feroz desautorización de Kicillof y Costa a las negociaciones del ministro en Rusia, reavivaron las versiones.

Hace poco más de una semana La Política Online planteó si la Argentina está en condiciones de aprovechar el mercado que abre Rusia a partir del bloqueo comercial que impuso a las potencias mundiales por el conflicto que mantiene con Ucrania.

Un poco tarde en relación a los países vecinos (como Uruguay, Brasil y Chile), la presidenta Cristina Kirchner decidió enviar una comitiva para intentar captar dicho mercado compuesto por unos 140 millones de habitantes.

Y hasta Moscú llegaron el ministro de Agricultura Carlos Casamiquela y la ministra de Industria Débora Giorgi. La presencia de Casamiquela tenía una clara razón de ser: Rusia es el primer importador mundial de carne vacuna.

Por esa razón en apenas un par de horas las autoridades sanitarias del gobierno de Vladimir Putin habilitaron a 58 nuevas industrias frigoríficas brasileñas para exportar carne a su país (sólo estaban autorizadas 31 plantas).

Pero la oportunidad no era solo para Brasil. En la reunión entre Casamiquela y el ministro de Agricultura de Rusia, Nikolái Fiódorov, se dejó en claro que el bloqueo “genera la necesidad de importar 60.000 toneladas de carne de alta calidad”.

El escenario era inmejorable y todo parecía indicar que la Argentina nuevamente iba a tener una enorme oportunidad para posicionarse en el mercado mundial de carne que abandonó en la última década por las políticas kirchneristas.

De hecho, la agencia de noticias de Rusia, Ria Novosti, indicó que ambos ministros “firmaron un memorándum para la provisión de carne”. Nada parecía ser mejor; las noticias que llegaban a la Argentina reabrían la esperanza en la ganadería.

Pero, mientras Fiódorov y Casamiquela firmaban dicho memorando, en las últimas horas se supo que el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, decidió nuevamente cerrar “por tiempo indeterminado” las exportaciones.

La decisión de Costa, comunicada a los frigoríficos exportadores por el subsecretario de Comercio Interior, Ariel Langer, se toma para intentar promover una baja en los precios de la carne a través de la desaceleración en los valores de la hacienda.

El tema es que el último cierre de exportaciones de carne dispuesto en febrero pasado por Costa no sólo no logró reducir los precios en el Mercado de Liniers, sino que, por el contrario, los valores en la plaza porteña siguieron incrementándose.

Además, esa medida provocó que en el primer semestre de 2014 se registrara una caída de las exportaciones del 11,3 por ciento respecto a igual periodo de 2013 y que una gran cantidad de frigoríficos despidan miles de trabajadores.

Así las cosas, según pudo averiguar LPO, lo cierto es que este nuevo papelón provocó la bronca de Casamiquela con Costa y el ministró de Economía, Axel Kicillof, quien, en definitiva, es el que avaló el cierre de las exportaciones.

Casamiquela está en la cuerda floja, porque Kicillof que ya le intervino más de la mitad d ela cartera -hasta le maneja la comunicación-, ahora directamente quiere echarlo y poner en su lugar al camporista secretario de Coordinación Política Institucional de Agricultura, Javier Rodríguez, un protegido suyo de las épocas de la Facultad de Economía.

Ajenos a estas internas de Palacio, como era previsible, en el sector  salieron al cruce de la medida. El vicepresidente de Federación Agraria (FAA) Ariel Toselli, salió al cruce de la medida: “El kirchnerismo es incapaz de aprender de sus errores y de reconocer el fracaso rotundo que tuvo esta medida en 2006”, dijo.

“Pensar otra vez que cerrar las exportaciones podría bajar los precios internos es una enorme equivocación. Estamos frente a una crisis de perspectiva y estas decisiones no hacen más que empeorarla”, agregó. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.