Caso CBI
Acorralado por nuevas denuncias, Mestre se muestra con Macri
El intendente de Córdoba se mostró hoy con su par porteño en un intento pro dejar atrás las nuevas denuncias del caso CBI.

La cola envenenada del escándalo de la financiera CBI se acerca cada vez mas al intendente de Córdoba, Ramón Mestre. El caso que estalló con la muerte dudosa de uno de los socios de la financiera, representa una carga de profundidad contra al administración metrista, sospechada de mover plata negra a través de CBI.

La semana pasada fue el juecista Juan Pablo Quinteros -vocal por la oposición en el Ente Regulador de los Servicios Públicos de Córdoba), quien dijo lo que era hace meses un secreto a voces entre la política cordobesa y anticipado por LPO: Las vinculaciones entre CBI y fondos millonarios vinculados a la versión cordobesa de la tarjeta SUBE, conocida en la provincia mediterránea como Red Bus.

La semana pasada Quinteros fue a Tribunales y dijo que Jorge Suau, el financista de CBI que apareció muerto, le comentó que Juan pablo Ostanelli -secretario privado de Mestre- le había pedido una coima de 16 millones de pesos para darle la renovación del contrato de la empresa Siemens, encargada de la recaudación de la carga de las tarjetas prepagas del transporte urbano de pasajeros.

En Córdoba no es un secreto que la financiera CBI manejaba fondos de la política y se sospecha que incluso la gestión de Mestre derivaba directamente parte de su recaudación para que la "trabaje" financieramente y recibir las diferencias correspondientes.

En particular se afirma que manejaban la recaudación de la tarjeta Red Bus, pero en lugar de liquidarla cada 72 horas, se la quedaban primero 30 días, que después se hicieron 60 y terminaron en 90.

El socio del fallecido Jorge Suau en la financiera CBI, Eduardo Rodrigo, fue eximido hoy de prisión por decisión del juez federal Ricardo Bustos Fierro, con una caución de 500 mil pesos. Para el magistrado, la libertad de Rodrigo no pone en riesgo la continuidad de la causa.

De hecho, según supo LPO, también se menciona como parte de una triangulación de fondos negros, en sintonía con CBI, a la firma de caudales de Bacar de Juan Carlos Barrera, que se suponía debía garantizar la entrega en tiempo y forma de la recaudación de la tarjeta Red Bus. Esto motivo en su momento el allanamiento a la firma que también maneja cajas de seguridad, en las que encontraron cuantiosos fondos con una curiosidad: Las cajas no estaban a nombre de ningún cliente.

El contrataque de Mestre

Agobiado por estas revelaciones, el intendente de Córdoba lanzó un contraataque político, mediático y judicial, para intentar dejar atrás un escándalo que amenaza con empañar sus planes políticos, que van desde repetir en la intendencia, hasta pelear la gobernación o ser candidato a vicepresidente de Sergio Massa o Mauricio Macri.

De hecho, Mestre buscó hoy la foto con Macri, con quien acaso en un fallido impensado se fotografió nada menos que en las paradas del metrobus porteño. La intención obvia es salir del laberinto CBI por la tangente de la discusión política nacional.

Además, Mestre ordenó a su secretario privado que demande al juecista Quinteros. Obediente el funcionario anunció que lo querellará por “por falsa denuncia”.

"No lo conocía a Jorge Suau, no me senté en ninguna mesa con Suau. No tuve nada que ver con CBI, no tuve caja de seguridad en CBI, no conozco a nadie de esa empresa y estoy siendo aludido permanentemente y tengo familia, es muy feo ser señalado", recitó Ostanelli en varios medios cordobeses, donde cumplió con la maratón que le ordenó Mestre.

"Yo no tengo una sola llamada con Suau. Revisen las sábanas telefónicas. Es una vergüenza que nos sometamos a tener esta barbaridad de dichos, de dichos de dichos", dijo Ostanelli, quien recordó que las negociaciones con Siemens las llevó adelante Díaz Cardeilhac, y aseguró que él sólo fue para advertirle a la empresa que debían bajar el porcentaje de su ganancia del 7 al 5 por ciento.

La estrategia del intendente de Córdoba es tratar de agotar el tema dando todas las explicaciones necesarias y, probablemente, con posteriores cambios en el gabinete, donde el principal apuntado es el secretario de Transporte, Juan Pablo Díaz Cardeilhac.

Del otro lado del mostrador, el escándalo le vino como un regalo del cielo al senador Luis Juez, que siempre logró colarse entre el fuerte bipartidismo cordobés, denunciando la corrupción del sistema político que construyeron radicales y peronistas. De hecho, esta arremetida de Juez -alineado con Hermes Binner- le metió tensión a nivel nacional a la alianza que los socialistas tejen con la UCR.

De hecho, este cruce ya causó un daño político concreto: Hoy es imposible imaginar un acuerdo electoral entre la Unión Cívica Radical y el Frente Cívico en Córdoba, por más que vayan juntos a nivel nacional.




Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.