Comité de Crisis
En el pico de la crisis hubo 256 cortes de calle y el Gobierno temió un complot político
La intimidad del Comité de Crisis que el Gobierno montó en la jefatura de la Policía Federal. En la hora más crítica los cortes se multiplicaron por cinco y se disparó la paranoia. Qué decían y cómo actuaron funcionarios y policías. Porqué creen que el lunes será el peor día.

La ciudad de Buenos Aires tuvo 256 cortes de calle el viernes por la noche en el pico de la crisis por los cortes de luz, que según evalúan en el Comité de Crisis que montó el Gobierno nacional en la jefatura de la Policía Federal, tendrá su día más complicado el lunes, con un nuevo récord de altas temperaturas.

Los cortes de calle durante el día pasaron de 40 a 160, pero cuando por la noche saltaron a 256 e incluyeron todos los accesos a la Ciudad, en el Gobierno se encendieron todas las alarmas y temieron ser víctimas de una conspiración política.

De inmediato se envió personal de inteligencia de la Policía Federal a los principales piquetes para comprobar si había algún indicio de incitación política. El resultado fue negativo: Todas las manifestaciones eran espontáneas y respondías a la broca muy justificada de gente que hacía horas o días no tenía luz.

Con ese diagnóstico la calma relativa volvió al Comité de Crisis, que funciona en el edificio de la Policía Federal de la calle Moreno en el barrio de Congreso, donde conviven sin problemas efectivos de esa fuerza y de la Policía Metropolitana.

El funcionario más presente es, como siempre en estos casos, el secretario de Seguridad, Sergio Berni. La ministra de la cartera, Cecilia Rodríguez, aparece de a ratos y casi no incide en las decisiones que discuten los policías.

En el cuarto de situación está presenta el jefe de la Policía Federal, comisario General Román di Santo, buena parte de la plana mayor de la fuerza y delegados de los ministerios de Planificación y Salud, además de los mandos de la Metropolitana.

En las paredes los monitores transmiten en vivo las imágenes de las 5000 cámaras que hay en la Ciudad, unas 2500 de la Federal y otro tanto de la Metropolitana. La primera decisión que se tomó fue no irritar a la gente que protesta. “Hay que entender lo que está viviendo la gente", dijo Di Santo, que todo el tiempo contuvo a los efectivos para que no repriman los cortes.

De hecho, cuando veían por la pantalla que los fuegos de gomas o contenedores no representaban un peligro, evitaban enviar bomberos. "Dejemoslo que se descarguen”, insistía el jefe de la Federal. 

La directiva que bajó Berni fue enviar sólo gendarmes, que la gente acepta, la Cruz Roja y médicos o defensa civil. "Salvo que haya problemas serios de seguridad, no enviemos policías ni bomberos porque los van a cagar a trompadas", pidió Berni. Por eso descartaron que vayan bomberos a apagar los fuegos o repartir agua, como sugirió horas después -desinformado- el diputado camporista Juan Cabandié, que irrumpió en el Comité de Crisis, preocupado por las críticas de vecinos que recibía en su barrio Santa Rita.

En una de las pantallas un mapa transmitía en vivo el número de usuarios afectados -se calcula unas cuatro personas por usuario-, lo que en el momento pico sólo en la ciudad de Buenos Aires, superó a 60 mil personas.

El pronóstico en el Comite es que lo peor de la crisis sobrevendrá este lunes, cuando se espera un pico de temperaturas y, tal vez, todavía más gente sin luz. Las horas más críticas son entre las 13 y las 15, cuando las temperaturas suben y la gente prende todos los aires acondicionados y a las 19, que es cuando la mayoría regresa a sus hogares y busca refrescarse.

La situación podría agravarse además porque las cuadrillas de Luz y Fuerza ya están sintiendo los efectos de una emergencia que lleva dos semanas. "Hay técnicos que hace como una semana que no vuelven a su casa y que duermen apenas un par de horas por día, no dan más", se sinceró ante LPO una fuente policial que participa del Comité.

El minuto a minuto de la crisis

Una de las primeras tareas del Comité fue identificar los “electrodependientes”, como identifican a aquella población que puede sufre discapacidades o problemas de salud que vuelven indispensable la provisión del servicio. Edenor proveyó un padrón de los electrodependientes de su zona, pero fue imposible conseguir registro similares de Edesur. 

Con es padrón llamaban uno por uno y a los que no tenían luz les enviaban médico y una cuadrilla para tomarles la presión, estabilizarlos y trasladarlos a un hospital u hotel. El ministro de Turismo, Enrique Meyer, aportó 150 camas de hoteles para asistir a quienes corran riesgo de vida.

En esa tarea pudieron verse actitudes distintas de las empresas: Mientras que Edenor colaboró con información y diálogo permanente, en Edesur ni siquiera atendían los teléfonos y obligó al Gobierno a intervenirle el call center.

Luego se atendían situaciones distintas guiados por los cortes de calle: Se intentaba establecer en esa zona si el apagón afectaba a una o varias manzanas, a algunas cuadras o un sólo edificio y se presionaba sobre las empresas para que envíen cuadrillas o generadores según el caso. 

La mayor bronca con las empresas es que muchas zonas afectadas ya habían tenido cortes el año pasado y no hubo ni la mínima inversión, tal vez a la expectativa que no se repita otra ola de calor. La responsabilidad también le cabe al Ministerio de Planificación que no controló en todo el año que en esas zonas se hicieran las inversiones necesarias.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Te llaman por telefono para ofrecer asistencia, pero sin luz el telefono no anda...
2
Ojo con eso de los "heroes ocultos". A algunos familiares míos les ha pasado de pedidos de coimas de estos empleados para reestablecer el servicio en edificios.
1
Cecilia Rodríguez = USURPADORA DE CARGO
La ministra de Seguridad apenas aparece x el comité de crisis xq está muy ocupada agregando a su curriculum vitae que tuvo que "hacerse cargo" de la catástrofe energética. De la inseguridad, ni una palabra.