Las tarjetas de crédito ahora impiden los pagos anticipados en dólares
Los bancos y las emisoras de tarjetas de crédito optaron en los últimos días por eliminar la posibilidad de que sus clientes adelanten pagos en dólares en sus tarjetas de crédito. Evitan de ese modo más controles del Gobierno en el uso de los plásticos.
Los bancos y las emisoras de tarjetas de crédito están tomando todos los recaudos posibles para mantener a raya los consumos en dólares de sus clientes y así evitar darles motivos a las autoridades para aplicar más controles al uso de los plásticos en el exterior, que es, tal vez, uno de los mayores fantasmas que afectan en el sector, según publicó el diario La Nación.

En esta línea, en los últimos días varios bancos optaron por eliminar la posibilidad de que sus clientes adelanten pagos en dólares en sus tarjetas de crédito.

Si bien no se trataba de una operatoria masiva, hasta la semana pasada, varios bancos ofrecían la posibilidad de que si uno sabía que iba a viajar o a consumir en dólares, anticipadamente pagara con pesos su tarjeta de crédito, aun a pesar de no tener ningún cargo en moneda extranjera. De esta forma, el cliente se hacía anticipadamente de los dólares (que más tarde iba a gastar) y eliminaba el riesgo cambiario, ya que pagaba las divisas al tipo de cambio del momento, sin tener que esperar a saber el precio del dólar al día de cierre del resumen de cuenta.

Esta operatoria era sobre todo habitual a través del homebanking (banca por Internet), en la que muchos bancos dan la posibilidad a sus clientes de pagar los cargos de sus tarjetas, tanto en pesos como en dólares, usando pesos.

"Deshabilitamos la posibilidad de pagar dólares por adelantado, porque no estaba tan claro que esta operación estuviera en línea con las normas del Banco Central", admitió a LA NACION el responsable de tarjetas de crédito de una entidad de primera línea. "Ante la duda, creímos que era mejor hacerlo y evitarnos futuros problemas."

Según la interpretación que están haciendo en los bancos, la normativa en vigor del Banco Central (BCRA) autoriza a los individuos a comprar dólares en función de los consumos de la tarjeta, pero los pagos anticipados no responderían en rigor a ningún consumo efectuado. "En realidad, no cambia mucho la situación. Sólo que los clientes van a tener que pagar sus tarjetas cuando cierre el resumen, una vez efectuados los consumos, al tipo de cambio del día del cierre del resumen, y no antes", especificó la fuente, que pidió no ser identificada.

Según datos del BCRA, apenas 4% de todo lo que se consume con tarjeta de crédito es en dólares. En los últimos meses, no obstante, el uso de los plásticos en el exterior viene creciendo como consecuencia del cepo cambiario y de la imposibilidad que tienen los argentinos de hacerse de divisas para viajar en el mercado de cambios formal. El stock de financiaciones con tarjeta de crédito en dólares era al 10 de agosto pasado -último dato disponible en el BCRA- de US$ 378 millones, contra US$ 173 millones un año antes, lo que implica un crecimiento del 118,5%. En el mismo período, el stock de financiaciones en pesos creció de $ 31.769 millones a 45.628 millones (143,6 por ciento).

EL FANTASMA DE VENEZUELA

Con todo, en el sector financiero hace días que corren versiones sobre posibles restricciones para el consumo en dólares con tarjeta de crédito. Consultados al respecto por La Nacion, en el Banco Central afirmaron en reiteradas ocasiones que no tienen en carpeta proyectos para limitar el uso de los plásticos en el extranjero, como sí sucede en países como Venezuela.

Pero en la City, algunos temen que el crecimiento que están registrando los consumos en dólares genere alguna reacción adversa de las autoridades. Por ello, siguen circulando con fuerza versiones como la de un posible impuesto para los consumos en el exterior -lo que, en teoría, requeriría de una ley del Congreso-, el establecimiento de un tipo de cambio diferenciado (más alto) para los gastos en moneda extranjera y hasta un límite per cápita para los consumos en dólares con tarjeta.

Recientemente, con la intención de reducir el riesgo de tipo de cambio y alinear sus operaciones con la movida pesificadora del Gobierno, los bancos y las emisoras de tarjetas de crédito optaron también por dejar de financiar los saldos de las tarjetas de crédito en dólares. Hasta hace algún tiempo, si un cliente no pagaba la totalidad de los cargos en moneda extranjera que tenía en la tarjeta, el banco financiaba el resto a una tasa de interés en dólares. Ahora, las entidades optaron por pesificar esos saldos y hacer la financiación en pesos, con una tasa que, por lo general, es superior a las tasas que se cobraban en moneda extranjera.
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.