Coronavirus
¿Grupos prioritarios o franjas de edad?: cómo sigue el plan de vacunación
Una vez inoculados médicos y adultos mayores, continuar con segmentación por actividades "prioritarias" abre un debate importante. ¿Porqué vacunar a un psicólogo o nutricionista antes que un verdulero?

 El escándalo por el vacunatorio paralelo comienza a mermar, pero empieza a tomar forma un debate acaso más profundo en la medida que crece la llegada de dosis: ¿Quiénes deben recibir las vacunas tras completar los grupos de prioridad absoluta?. 

Las contradicciones que tiene el actual diseño quedaron plasmadas este jueves cuando el Gobierno anunció que abría la vacunación a docentes -sin importar su edad- cuando aún no se completó la inoculación del personal médico ni de los grupos de mayor edad.

Vizzotti busca un número dos para relanzar el plan de vacunas

 Países como Israel o el Reino Unido, luego de vacunar geriátricos y personal de salud dedicado a enfrentar el Covid, sortearon el rompecabezas interminable de grupos y decidieron avanzar por franjas etarias. Tiene sentido, una de las pocas cosas claras que deja esta pandemia es que en términos generales, el Coronavirus agrava sus efectos en la medida que se avanza en la edad del infectado.

El cronograma diseñado por el Ministerio de Salud contiene una incógnita inmensa: se detiene cuando llega a los que tienen menos de 60 años y ninguna condición de riesgo asociada. En el medio cruza distintas definiciones de grupos prioritarios, algunas discutibles.

¿Por qué es más lógico vacunar a un psicólogo o nutricionista que a un verdulero o un camionero? ¿Quién está más expuesto al virus si hay trabajos que pueden realizarse a distancia mientras que otros solo pueden ejecutarse de modo presencial y enfrentando a decenas de personas por día? 

¿Por qué es más lógico vacunar a un psicólogo que a un verdulero o un camionero? ¿Quién está más expuesto al virus si hay trabajos que pueden realizarse a distancia mientras que otros solo pueden ejecutarse de modo presencial y enfrentando a decenas de personas por día? 

Esas son algunas de las preguntas que se abren hacia adelante, gracias a que la llegada de vacunas empezó a tomar fuerza. Por el momento los menores de 60 años no tienen un cronograma para recibir su vacuna y es poco probable que en esas circunstancias pueda cortarse la transmisión del virus. "Es la discusión que va a venir en estas semanas, cuando empiece a aumentar el flujo de vacunas", reconocieron desde el Gobierno nacional a LPO.

Operativo de vacunación en una escuela de la provincia de Buenos Aires.

En el Reino Unido primero se avanzó con los residentes de geriátricos -el grupo de mayor mortalidad durante la primera ola- y sus cuidadores, para luego continuar con el personal de primera línea de salud y los mayores de 80. Luego se eso se trabajó sobre franjas etarias, sin distinción de actividad y perforando la línea de 60 años que se trazó en la Argentina.

El gobierno de Boris Johnson planificó después de la primer tanda de super prioritarios, que debían ser vacunados todos los mayores de 75, después los de 70 y personas con vulnerabilidades. Más tarde llegó el turno para los mayores de 65, luego las personas de entre 16 y 64 con comorbilidades y a partir de allí los mayores de 60, después los mayores de 55 y tras ellos los mayores de 50.

Esa decisión clausuró el debate sobre quién merece recibir o no la vacuna una vez que los pacientes con mayor riesgo de vida ya fueron inoculados y al mismo tiempo ordenó quiénes serían los próximos en la lista.

El gran problema con la campaña de vacunación es que no hemos podido solidificar la comunicación pública de los gobiernos provinciales y nacionales en cuáles son las etapas y el orden.

En Israel se decidió una prioridad de vacunación dirigida simultáneamente a las personas con mayor riesgo de muerte, mayor riesgo de hospitalización y aquellas en contacto más frecuente con los casos.

Tras terminar con los grupos estratégicos como hospitales, geriátricos, clínicas, psiquiátricos, estudiantes de enfermería y medicina y fuerzas armadas el gobierno abordó a los grupos con comorbilidades, maestros de jardín de infantes, trabajadores sociales y otros grupos de "alta exposición". Y por último el criterio es el grupo etario en orden descendente.

"Tiene que haber un protocolo preciso. El tipo que limpia un hospital que está tercerizado, ¿tiene menos riesgo que un médico? Tiene que venir un ordenamiento que combine criterio etario y personal estratégico y que con eso se terminen las dudas. Lo que faltó en la etapa de Ginés es claridad. Lo mismo en las provincias que a veces hacen lo que quieren", analizó un funcionario nacional.

"El gran problema con la campaña de vacunación es que no hemos podido solidificar la comunicación pública de los gobiernos provinciales y nacionales en cuáles son las etapas y el orden", se quejó el ministro de salud porteño Fernán Quirós en conferencia de prensa.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

Quirós había explicado que la Ciudad no vacunaría a maestros con las dosis de Sinopharm que arribaron este jueves de China sino que completaría la inoculación del personal de salud que aún no había sido vacunado. El desarrollo de Sinopharm aún no está aprobado por la Anmat para mayores de 60 y por eso se decidió no utilizarlo para continuar con la inoculación de adultos mayores en curso.

El ministro porteño dijo que el comienzo de la vacunación a docentes que anunciaron varias provincias no es un cambio en el cronograma, sino que  esos distritos ya inocularon a su personal de salud y por eso continúan con otros grupos estratégicos que sí pueden recibir la vacuna de Sinopharm por ser menores de 60 años.

Sin embargo se suscitó una controversia en la Capital cuando se anunció que la Ciudad vacunaría a "profesionales médico independientes", una franja que incluye a psicólogos, kinesiólogos, nutricionistas, odontólogos y todos aquellos trabajadores médios que tienen sus propios consultorios.

"Hay una vieja discusión sobre qué es personal de salud y qué no. El Ministerio puso un concepto amplio para salir del médico-centrismo", explicó a LPO un especialista. "La salud mental fue un tema durante toda la pandemia y la verdad que no es lo mismo recibir la consulta por zoom", agregó.

Otro de los debates que surgió es qué hacer cuando un porcentage de un segmento prioritario no quiere vacunarse. Semanas atrás Quirós explicó que entre el 30 y el 40% de los trabajadores porteños del sector de salud no querían aplicarse la Sputnik V. ¿Deben reservarse esas dosis o pueden distribuirse a otros grupos?

"La prioridad de la vacunación apunta a evitar las muertes y los casos graves, después habrá que enfocarse con bajar la circulación", dijo el especialista consultado a este sitio. Si la vacunación deja afuera a los menores de 60 años sin riegos graves asociados, resulta difícil creer que la circulación disminuya. Esta discusión de fondo se cruzó con el escándalo del vacunatorio VIP. 

"Lo que pasó la semana pasada es un tema más ético que numérico. Habría que salir de la discusión de quién la merece más y quién la merece menos. Por ejemplo, un verdulero que no está en un espacio cerrado comparado con un psicólogo que atiende en su consultorio. Pero al mismo tiempo si el psicólogo es joven por ahí no necesita tanto la vacuna, ahí ya entran decisiones individuales que son difíciles de resolver porque siempre en las generalizaciones dejás a algunos en el camino", concluyó el especialista en salud.

Otro de los debates que surgió es qué hacer cuando un porcentaje de un segmento prioritario no quiere vacunarse. Semanas atrás Quirós explicó que entre el 30 y el 40% de los trabajadores porteños del sector de salud no querían aplicarse la Sputnik V. ¿Deben reservarse esas dosis o pueden distribuirse a otros grupos?

Muchos de los profesionales que en un principio habían rechazado esas dosis, perteneciente a los primeros lotes de la Sputink V, cambiaron de opinión tras la publicación de estudios de fase III de la vacuna en la revista The Lancet, pero cuando cambiaron de opinión esas dosis ya habían sido distribuidas a otros grupos, algo que provocó trastornos en el reparto.

Se suma a estas situaciones otra complejidad: las vacunas rusas vienen en frascos que contienen cinco dosis y las chinas diez. En una vacunación masiva y extendida en todo el país no siempre se logra reunir en el momento de abrir los envases el número exacto de vacunados, esto ha generado en algunos casos el sinsentido que se pierden dosis, al mismo tiempo que se excluye segmentos de la población. Son todos problemas que empiezan a surgir gracias a una noticia alentadora: hay más vacunas disponibles.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Vizzotti sin barbijo y hablandole a menos de 10 cm de la cara de cafiero que por lo menos tiene barbijo puesto...la ministra sintio que ademas de impunidad por haberse vacunado de forma inapropiada, tambien tenía inmunidad...ese cuento de que ahora tiene covid es cuanto menos raro...parece mas bien una excusa para desaparecer por un rato de un escenario politico tumultuoso para el gobierno.
1