México
El exilio de un columnista político estrella en Miami arroja sombras sobre la libertad de expresión en México
Pablo Hiriart quiere regresar a su país pero teme por las represalias del gobierno de Lopez Obrador.

Pablo Hiriart es una de las principales plumas del matutino de negocios El Financiero. Además de ser el jefe de información política del periódico, es un periodista que conoce a fondo el círculo rojo del poder y que se ha vuelto notorio cada vez que fue cuestionado por Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias de la mañana.

Pero la realidad es que Hiriart lleva meses fuera del país, instalado en Miami, donde llegó para narrar el tramo final de la carrera electoral en Estados Unidos y luego ya no regresar. Semanas atrás Ciro Gómez Leyva le preguntó en su emisión radial si regresaría a cubrir la actualidad mexicana e Hiriart solo atinó a responder que en 2021 volvería al país. Deslizo como posibles fechas enero o febrero. Pero todavía no sucede.

En esa misma entrevista Hiriart dijo que solo escribiría de México a partir de la relación bilateral con Estados Unidos. Ya no más temas de política nacional. Y puso en duda continuar en el directorio del matutino.

Esta es la clave de la ausencia. Manuel Arroyo, según pudo conocer LPO, quiere contener a Hiriart en Miami para evitar que se retorne termine por hacer estallar la relación con el Gobierno. De hecho, el disparador del exilio en La Florida habría sido un editorial titulado "María Antonieta", en el cual Hiriart cuestionó a la primera dama Beatriz Gutiérrez. Ese fue el punto de inflexión.

Pablo Hiriart junto al publicista Carlos Alazraki y Ana Gabriela Guevara.<\/p>


Para Arroyo es inconcebible manejar un periódico con nula relación con el Gobierno. A pesar de ser una persona joven, está educado en el esquema de negocios pre-4T: la publicidad oficial cubre los costos de la operación del medio y los demás negocios publicitarios son la rentabilidad.

Arroyo ya no recibe el nivel de publicidad oficial que le daba el gobierno anterior pero no quiere perder lo que tiene. Tiene además un negocio de telecomunicaciones y otro de tecnología que depende de contratos con los Estados y no puede darse el lujo de quedar vetado en Palacio. Menos ahora que Alfonso Romo -su nexo en la 4T- ya no ocupa la Jefatura de Oficina de Presidencia.

Por estos intereses, y por otras necesidades inconfesables, Arroyo necesita a uno de sus principales periodistas en la lejanía de Miami.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.