Europa
Piketty propuso que el Banco Central Europeo condone las deudas de todos los países miembros
El porcentaje aproximado de deuda púbica es el que tiene el organismo emisor de toda la Eurozona es del 30 por ciento.

Un tema que apenas acaba de empezar y promete dar mucho que hablar. Un grupo de economistas y políticos, liderados por Thomas Piketty, ha solicitado al Banco Central Europeo (BCE) que condone la deuda pública de los estados miembros que tiene en su balance. Algo que ha suscitado una gran revuelta mediática y política. 

Mientras técnicos como Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, se han mostrado radicalmente en contra, el propio ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, reaccionó furibundamente contra su postura, tildándola de "hipócrita".

La bronca está servida e irá in crescendo. Las reclamaciones de las alas cercanas a la Teoría Monetaria Moderna (MMT por sus siglas en inglés), que tantos defensores tiene en el Partido Demócrata estadounidense, se irán haciendo escuchar cada vez más y serán una tendencia que calará en la sociedad con el tiempo.

El pasado viernes, Pikkety y otras 100 personalidades, entre ellas los ex ministros socialistas Cristina Narbona o Jordi Sevilla, soltaron la bomba: "Nos debemos el 25% de la deuda a nosotros mismos", es el argumento esgrimido para solicitar la condonación de la misma, medida reclamada históricamente para ofrecer alivio a países subdesarrollados pero no para economías punteras. Ese porcentaje aproximado de deuda púbica es el que tiene el organismo emisor de toda la Eurozona, aunque en el caso español es algo más: alrededor del 30%.

Oro: una tendencia que crece en tiempos de crisis 

El saldo total de deuda pública española supera los 1,3 billones (trillions en inglés) de euros, de los que unos 300.000 millones están en el balance del BCE. El pasado año, la institución que preside Christine Lagarde compró absolutamente toda la deuda pública que emitió y refinanció el Tesoro Español, según reconoció el vicepresidente, Luis de Guindos. Dependencia total de la institución con sede en Frankfurt. 

El pasado viernes, Pikkety y otras 100 personalidades, entre ellas los ex ministros socialistas Cristina Narbona o Jordi Sevilla, soltaron la bomba: "Nos debemos el 25% de la deuda a nosotros mismos", es el argumento esgrimido para solicitar la condonación de la misma, medida reclamada históricamente para ofrecer alivio a países subdesarrollados pero no para economías punteras.


De Guindos, ante dicho comunicado, reaccionó claramente en sentido contrario: "La cancelación de la deuda es ilegal, según los tratados, pero quisiera señalar que no es solo una cuestión legal o de que va contra los tratados. La cancelación de deuda no tiene ningún sentido económico o financiero en absoluto". Algo parecido opinaba hace unos días en el diario El País José Manuel González Páramo, ex consejero del BCE, opinando que, pese a ser "técnicamente posible", era "legalmente imposible, y muy dudosa en sus efectos".

Ante estas palabras, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, tildaba de soberbio e hipócrita a Guindos, recordando que, para empezar, el BCE ya está incumpliendo su mandato con la compra de deuda pública.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo.<\/p>

"Me dijo un gobernador de un banco central americano "nosotros los banqueros centrales somos unos olímpicos" (según la 5ª acepción RAE) Eso me suscita (señala la declaración de De Guindos) y la palabra hipocresía al recordar que el 30% de la deuda pública del euro está en sus bancos centrales a pesar del art. 123 del TFEU." La 5ª acepción de la Real Academia Española al término "olímpico" es "altanero, soberbio".

Posteriormente, ante el revuelo que generaba, lanzó una matización que no variaba el contenido de las palabras iniciales: "Ante interpretaciones tan diversas de mi anterior tweet, me gustaría aclarar que mi única intención era hacer notar que, cuando desde 2009 los límites entre la política monetaria y fiscal son cada vez más tenues, sobran grandilocuencias y golpes de pecho de ortodoxia".

Efectivamente, resulta llamativa la llamada a la ortodoxia de Luis de Guindos, cuando ni el BCE tiene en su cometido la compra de deuda ni, por otro lado, se cumplen desde hace tiempo los criterios de Convergencia de la Eurozona, que comienzan a parecer vagos recuerdos. Conviene recordar que los criterios establecen una ratio de deuda sobre PIB que no puede superar el 60%, o al menos, debe tender hacia esa cifra.

Por otro lado, Escrivá es un ex director de los servicios de estudio del BBVA y ex presidente de la Airef, el supervisor fiscal. Un personaje de perfil claramente técnico, conocido en BBVA por su ortodoxia, precisamente.

En el caso español, la deuda está al 114% sobre PIB. Incluso condonando los 300.000 millones de euros aproximados que tiene en su balance el BCE, el porcentaje quedaría cerca del 90%. Una cifra que hace unos años asustaba y ahora parece hasta moderada.

En cualquier caso, emergen cada vez más fuertes las voces (cercanas a la izquierda, hay que subrayar) cercanas a la Teoría Monetaria Moderna, que defienden que los bancos centrales deben financiar a los estados de manera directa, para evitar las políticas de austeridad social. La contrapartida liberal es que si eso se aplica, debe venir acompañada de bajadas de impuestos.

La clase política parece haber tirado la toalla y cada vez son menos los que ven posible una reducción de las deudas públicas por ajustes ordinarios. Cada vez son más los que se ponen en manos de estas medidas, como base de un Plan Marshall II y una refundación del Euro.

Hay que recordar que cuando los especuladores se lanzaron a degüello contra el euro, fue Mario Draghi, presidente entonces del BCE, quien los ahuyentó, anunciando la liquidez ilimitada que llega hasta hoy, con sus míticas palabras: "haré lo necesario para salvar al euro y créanme, será suficiente". Es considerado el salvador del euro, pero lo hizo a base de hacer añicos la ortodoxia. A algunos les pareció liderazgo, a otros, insensatez. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Este debe ser peronista: vivir de "arriba". Pedir plata prestada; gastarla alegremente o "invertirla en sí mismo" y después, a cobrarle a magoya ...
2
España siempre fue la poronga de Europa.
Entraron últimos a la CCE (hoy Unión Europea) porque a los franceses les cagaban la producción agrícola.
Alemania, Holanda y países nórdicos lo ven como un país barato para ir a tomar sol en las vacaciones.
Nadie les da bola a los españoles en Europa.
Mandan Alemania y Francia y el resto acatan.
1
La teoría monetaria "moderna" es muy divertida hasta que llegan las "devaluaciones competitivas" del vecino y lo peor, aumentos de toda clase de activos (alimentos energía materias primas e inmuebles) contra todas las monedas.
La zurda planetaria, muy afecta a estas políticas facilistas sin límites, después choca con la realidad, pero el desastre ya está hecho, el mejor ejemplo mundial es peronia