Senado
El Senado sancionó la ley del aborto por amplia mayoría y se abre una batalla judicial
Las gestiones del presidente logaron sumar los votos que faltaban. Los celestes anticiparon que pedirán la inconstitucionalidad. Hubo 12 horas de debate.

El Senado sancionó este martes la ley que habilita la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, tras 12 horas de debate y la definición de legisladores que se declaraban indecisos pocas horas antes de votar, para lo que hubo arduas gestiones de Alberto Fernández y la promesa de correcciones cuando se reglamente. 

Por unanimidad también se aprobó la ley de "los 1000 días", enviada por el presidente para proteger a la embarazadas y a los niños con el objetivo de acercar posiciones con la iglesia, pero que no evitó una queja del Papa Francisco antes de iniciar la sesión. 

La sanción de la IVE llegó con 38 positivos, uno más que lo necesario para la mayoría simple, contra 29 en contra y una sola abstención. Y terminó con décadas de peregrinaje por las comisiones del Congreso de organizaciones de mujeres, que habían tenido su punto más alto en 2018 cuando la ley se aprobó en Diputados pero fue rechazada en el Senado. 

El Frente de Todos y Cambiemos votaron divididos, aunque entre los primeros hubo predominio verde y varias ayudas que llegaron a último momento con mucho esfuerzo de la Casa Rosada, que se hizo sentir con un permanente desfile de funcionarios por el Congreso.  

Los celestes esperaron en vano el pronunciamiento de los dubitativos, pero sobre la medianoche aceptaron la derrota y se abocaron a su próxima batalla, que será impedir la aplicación de la ley con visitas a Tribunales. "A lo largo y ancho de la Argentina se presentarán recursos hasta que un juez la declare inconstitucional", anticipó la radical Silvia Elías de Pérez, referente del grupo. 

Alberto logró cumplir con una de sus promesas de campaña, cuando anticipó que pediría despenalizar a quienes practiquen un aborto. "Hoy somos una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública. Recuperar el valor de la palabra empeñada. Compromiso de la política", festejó por twitter. 

Anabel Fernández Sagsti, Ana Almirón y Nancy González. 

En realidad, fue luego de ganar las elecciones que el presidente anticipó que enviaría un proyecto de ley y lo ratificó en la apertura de sesiones ordinarias del 1 de marzo. La pandemia postergó el plan pero en noviembre el proyecto llegó a Diputados, donde se aprobó el 10 de diciembre. 

Se sabía que la pelea más fuerte sería en el Senado, donde los fantasmas de 2018 volvieron el 17 de diciembre cuando estuvo a punto de caerse el dictamen de comisión. Y hasta hace una semana no era posible confirmar los 37 votos necesarios para habilitar la votación y sancionar la ley sin riesgos. 

La radical entrerriana Stella Olalla y la neuquina Lucila Crexell, del interbloque federal, pasadas las 21 horas confinaron que votarían a favor y que sólo habían mantenido un silencio táctico. Olalla fue la última esperanza de los celestes de poder torcer la historia con una última tanda de llamados, pero confirmó que nunca estuvo en sus planes boicotear la ley, pese a que participaba de sus grupos de whatsapp. 

Estamos tratando de reducir las muertes y las consecuencias gravísimas de las mujeres que acuden en la clandestinidad para resolver el problema de los embarazos no deseados 

"Estamos tratando de reducir las muertes y las consecuencias gravísimas de las mujeres que acuden en la clandestinidad para resolver el problema de los embarazos no deseados", señaló la entrerriana desde su casa, donde sesionó por teleconferencia como la mayoría de los senadores. Sólo una docena están habilitados a permanecer en el recinto, aunque con un sistema de rotación que permite que sean más.  

Crexell, que se había abstenido en 2018, leyó su tan esperado discurso desde una banca. "No cambié mis creencias personales, no cambié mi modo de pensar respecto de lo que creo sobre el aborto. Cambié el enfoque: no se trata de feminismo o religión, es una causa silenciosa que mata y escribe historias muy tristes en nuestro país", se justificó. Confesó que pidió sin éxito poner la semana 12 de gestación como tope. 

Los celestes tampoco pudieron sumar a los dos ausentes que podían ayudarlos a dar pelea. El tucumano José Alperovich tiene licencia por una denuncia de violencia de género y para evitar que se conectara igual ni bien comenzó la sesión Cristina Kirchner propuso renovarla. Nadie se opuso. 

Carlos Menem permanece en coma inducido y su hija Zulema anunció que no podría votar recién pasada la medianoche, cuando la historia estaba escrita. Por la tarde sobraban rumores sobre una conexión épica si era necesario. 

A los discursos decisivos de Olalla y Crexell se sumó el del salteño Sergio Leavy, del Frente de Todos, quien votó en contra en 2018, cuando era diputado, se había negado a firmar el dictamen pero tras una reunión con Alberto se comprometió a ayudar con la ley y así lo hizo. 

Alberto Weretilneck. 

"Me di cuenta que esto no se trata de mí, de mis creencias o formación, sino que es algo que le compete a muchas mujeres. He comprendido a las que deciden abortar", explicó desde Salta, donde prefirió permanecer para evitar presiones en su retorno. 

Otro voto sorpresa fue la abstención del jujeño Guillermo Snopek, del Frente de Todos, quien también rechazó la ley hace dos años, mantuvo su postura sobre la existencia de vida "desde la concepción", pero con el resultado puesto tuvo un gesto y permitió una diferencia más holgada. La brecha se estiró porque no estuvieron Adolfo Rodríguez Saá y la riojana Clarita Vega, compañera de Crexell.  

La ley habilita la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestación, deberá garantizarse a los 10 días de su solicitud y las obras sociales y prepagas tendrán que incorporarlo al Programa Médico Obligatorio (PMO). Aunque los funcionarios que trabajaron en el proyecto insistieron en que en la mayoría de los casos se realizarán mediante la ingesta de fármacos, que se importarán al por mayor, y por lo tanto no serán necesarias las internaciones. 

El Poder Ejecutivo tomó una decisión difícil con mucho coraje. Porque lo más fácil es seguir mirando hacia otro lado, seguir haciendo desde el Estado lo que se viene haciendo hace siglos: mirar para otro lado. Pero los abortos existen y las mujeres abortamos" 

Se mantienen las penas si el aborto se hace fuera de ese plazo, aunque se reducen y se convierten en excarcelables. Y seguirá siendo legal en cualquier momento del embarazo por las dos causales que se permiten en el Código Penal desde 1921: riesgo de salud y violación, aunque en el primer caso fue necesario un compromiso del Gobierno para restringir su alcance. 

Ocurre que el proyecto define riesgo de "salud integral" y al tomar el concepto de la organización mundial de la salud (OMS) permite solicitar una interrupción del embarazo por múltiples causas. El rionegrino Alberto Weretilneck, que estaba contabilizado a favor, condicionó su respaldo a que sólo sea posible cuando haya "riesgo de vida" y le prometieron que la reglamentación elimine la palabra "integral". 

 "Dadas las inquietudes que ha generado esa actualización propuesta en la redacción, hemos promovido en consulta con el Poder Ejecutivo que al momento de la promulgación se observe parcialmente el proyecto de ley en caso de ser sancionado, a fin de dar claridad al objetivo de la propuesta", anunció la oficialista Norma Durango, ni bien comenzó la sesión. 

Lucila Crexell. 

Weretilneck, que había quedado molesto porque no lo llamaron cuando se definieron cambios en el dictamen, agradeció la promesa y se plegó al voto positivo. "El término integral abría una puerta inmensa que iba a terminar con la impractibilidad de la ley. Voy a aprobar en general y en particular esta ley", anunció. 

Ese retoque, aseguran entre los verdes, fue clave también para que ratifique su respaldo el entrerriano Edgardo Kueider, del Frente de Todos. También a los cordobeses de Cambiemos Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez, quienes de todos modos se abstuvieron en el artículo 16, que es el que define las exenciones penales.

El rionegrino llamó la atención también sobre los riesgos de las penalidades a los médicos. Advirtió que, para evitar represalias, la mayoría podría declararse objetores de conciencia, como habilita el proyecto para quienes por cuestiones religiosas no quieran realizar la práctica. Si una institución no tiene ningún profesional dispuesto no será sancionada, pero debe garantizar y costear la derivación.   

Sergio Massa y Máximo Kirchner. 

El anuncio de Durango alborotó el salón de las provincia del Senado, donde se amontonaron periodistas como nunca hubo en el Congreso en este año de pandemia. Debió acercarse para aclarar que las modificaciones serían parte de la reglamentación y el proyecto no volvería a Diputados, lo que hubiera demorado la sanción. 

La sesión comenzó a las 16 horas con la plaza cubierta de manifestantes. Los celestes se ubicaron sobre calle Irigoyen, la entrada del Senado; y los verdes sobre Rivadavia, acceso a Diputados, pero con movilizaciones permanentes sobre Avenida Callao. La plaza permaneció vacía y custodiada por la policía, con pantallas que transmitían la sesión.  

Las noticias siempre fueron buenas para los verdes. Entre las primeras oradoras estuvo Silvina García Larraburu y confirmó su conversión con épica. "Mi voto es un voto deconstruido: es un voto afirmativo", anunció desde Río Negro. 

La primera voz celeste fue el radical Mario Fiad, presidente de la Comisión de Salud. "Quienes apoyan el Proyecto IVE se refieren al fracaso de la criminalización, lo cual es reconocer el fracaso estrepitoso del Estado", sostuvo. 

Los planteos de inconstitucionalidad se basarán en la Convención de los derechos del niño, a la que el país adhirió con una ley aclaratoria de que la vida empieza desde la concepción y por lo tanto, entienden, el aborto no sería posible si no modifican esa norma con dos tercios de cada Cámara. 

Además, alegan que el Código Civil, sancionado en 2015, también aplica esa definición.  "Nuestro país se ha obligado y esto es muy bueno para los estándares más altos de protección de la vida desde el momento mismo de la concepción y lo ha hecho con los tratados internacionales que ha firmado", sostuvo Elías de Pérez. 

Los verdes aceptan que habrá un largo trajinar en los Tribunales, que puede durar hasta 2 años, pero confían en la Corte Suprema, que en 2012 emitió un fallo para ratificar el aborto en los casos ya incluidos en el Código Penal (riesgo de vida y violación). La IVE hasta la semana 14 de gestación sería en tal caso otra excepción a las penalidades. 

Los discursos de cierres llegaron entre las 2 y las 4 de la madrugada, con el contingente de funcionarios en el recinto. Ya se había ido el ministro de Salud Ginés González García, pero permaneció la secretaria de la cartera y una de las caras visibles de la lucha contra el Covid, Carla Vizzotti. 

Se mostraron todo el día la secretaria legal y técnica Vilma Ibarra y la ministra de la Mujer y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. Malena Galmarini, presidenta de Aysa e histórica militante de la ley, estuvo en el recinto junto a su esposo Sergio Massa y a Máximo Kirchner, que venían de sesionar en Diputados. La intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, también se asomó por los balcones.  

El recinto del Senado. 

Los últimos oradores se dividieron en duplas a favor y en contra de Cambiemos y el Frente de Todos, con la particularidad que el líder opositor Luis Naidenoff fue el verde; y el oficialista, el también formoseño José Mayans, un celeste rabioso que peleó para bloquear la ley que tanto pedía el presidente.   

"Todos sabemos que se aborta clandestinamente, la discusión tiene que ver con una ética de solidaridad. La prioridad es un trato igualitario en materia de salud pública para las mujeres. De esta manera, las mejores condiciones es según la plata que tenga. Es tiempo de terminar con esta injusticia, que sea ley", sostuvo Naidenoff.

"El Poder Ejecutivo tomó una decisión difícil con mucho coraje. Porque lo más fácil es seguir mirando hacia otro lado, seguir haciendo desde el Estado lo que se viene haciendo hace siglos: mirar para otro lado. Pero los abortos existen y las mujeres abortamos", agregó la vicejefa de bloque del Frente de Todos Anabel Fernández Sagasti.

La senadora radical Silvia Elías de Pérez, referente de los celestes. 

El cierre fue del celeste Mayans, quien como todo el año sesionó desde Formosa.  "Hay que modificar la Constitución o hay que renunciar a los tratados internacionales. Sino somos un país sin ley donde cada uno hace lo que quiere. El presidente, los legisladores y los miembros del Poder Judicial están obligados a cumplirla. No puede ser que para los niños deseados todo; y a los no deseados los condenamos a muerte. Nunca va a ser persona si no lo dejan nacer", cerró. Pero no evitó que sea ley. 

El proyecto de los 1000 días se trató después y en una hora se sancionó por unanimidad. Establece una nueva asignación por Cuidado de Salud Integral, con el pago de una Asignación Universal por Hijo a concretarse una vez por año para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años. Y extiende la de Embarazo (AUE) de seis a nueve mensualidades, para abarcar la totalidad de la gestación.

También se amplía el pago por Nacimiento y por Adopción a las personas beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo (AUH), que hasta ahora están excluidas de este beneficio. Y se prevé la provisión pública y gratuita de insumos esenciales durante el embarazo y para la primera infancia, coordinando y ampliando los programas existentes, además de la creación del Sistema de Alerta Temprana de Nacimientos y el Certificado de Hechos Vitales con el objeto de garantizar el derecho a la identidad de las niñas y niños recién nacidos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
22
todas viejas tortas
21
Güemes. Seguis recurriendo al insulto y al odio. No tenes argumentos. La batalla legal es por anticonstitucional. Es igual que la famosa "democratización de la Justicia" de 2013. O sea inviable. Deben llamar a una constituyente.
20
El tema sera cuando den turno dentro de 3 o 4 meses para practicar el aborto.
19
18
..... ojalá no se le ocurra venir a abortar gratuitamente a media sudamérica......, nos va a salir un lindo nro....,y que al menos en 20 años disminuya la cantidad de peronistas...., si no....., ni una buena tendrá esta mierda.......
17
La única promesa que cumplió el tío fué el aborto...........las heladeras vacías, en lugar de aumento a los jubilados les hizo el mayor ajuste, en lugar de asado clausuró las parrillas...........no cumplió con nadie..........sólo con las aborteras...........
16
Juntos por el cambio le salvó el año al Alberto.
15
La " batalla" judicial. no es mas que una terapia de desahogo de la mierda celeste.....que no se bancan haber perdido. para siempre y sin retorno ..........perdida de tiempo de papeleo al pedo y de energias
14
para el viejo maldito meon y pelotudo de bergoglio que lo mira por tv
13
Entiendanlo bien. curas de mierda. la decision de abortar o no le corresponde solamente a la embarazada. y a nadie mas. menos que menos a ustedes. eso es lo que establece la ley