Diputados
Schiaretti ayudó a iniciar la sesión para quitarle fondos a la Ciudad, pero hay tensión por la votación
Dos de sus cuatro diputados ayudaron con el quórum, pero el oficialismo teme que no aparezcan a la hora de votar. La ley podría volver al Senado.

El oficialismo logró esta tarde quórum en la última sesión ordinaria del año para tratar la ley que regula el traspaso de la policía de la ciudad y le quita fondos de coparticipación, pero lo hizo con los votos justos y la inesperada ayuda de dos diputados del cordobés Juan Schiaretti, quien se había apartado del reclamo del resto de los gobernadores por la ley.

Su ayuda encendió la alarma de Horacio Rodríguez Larreta, que inició una negociación que podría terminar con la devolución de la ley en el Senado, aunque no con las modificaciones que quisiera.

La sesión se inició con la ayuda de la esposa de Schiaretti, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio, quien no había firmado la ley cuando se debatió en comisión. También colaboró Nicolás del Caño, de la izquierda. Nunca se conectaron los tres diputados de Roberto Lavagna: Jorge Sarghini, Graciela Camaño y Alejandro Rodríguez. 

En el oficialismo aseguran que tienen los votos con abstenciones, como se define a los diputados que se presentan a votar, aportan la presencia pero no se definen ni a favor ni en contra.  Tomarían esa postura la dupla de izquierda y la de socialistas santafesinos, Enrique Estévez y Luis Contigiani, que no dieron quórum; y los cordobeses, que pedirán algún retoque.  

En el Frente  de Todos no ocultaron su temor a que fallen las cuentas o el sistema de algún diputado que sesiona en forma remota: ni bien comenzó la sesión, Cecilia Moreau, vicepresidenta del Frente de Todos, pidió sin éxito tratar primero el proyecto sobre coparticipación de la ciudad, que está segundo en el orden del día.  

Máximo quiere sancionar el lunes la ley que le quita fondos a la Ciudad 

Cambiemos no lo aceptó y a través de la diputada Silvia Lospennato recordó que el reglamento obliga a tener tres cuartas partes del recinto para modificar un temario. Moreau cedió y sus rivales doblaron la apuesta: pidieron 42 cuestiones de privilegio y 12 apartamiento de reglamento para estirar la sesión e iniciar una negociación afuera del recinto para frenar la ley. 

Además, como este lunes vence el plazo para tratar leyes pedidas por los diputados, a las doce de la noche no puede haber votaciones. Aún si Alberto Fernández llamara a extraordinarias, surge el problema de que vence el protocolo de sesiones remotas a la medianoche. "Nos vamos a quedar hasta la hora que sea", amenazó el lilito Juan Manuel López al inicio de la sesión. En el oficialismo creen que no habrá problemas porque la última vez que venció se votaron proyectos después de la medianoche. 

Por la tarde, Massa abandonó la presidencia de la sesión y fue a su despacho a seguir la negociación, con llamados y reuniones presenciales. Tuvo una mini cumbre con los diputados del PRO Álvaro González y Cristian Ritondo, con llamados a la Rosada y a Córdoba. 

El PRO reclama que al menos se sume una porción de coparticipación. Una posible negociación con Córdoba sería que se mantenga el recorte y se cree una negociación de 60 días entre Nación y Ciudad. 

El gobernador de Jujuy Gerardo Morales, de la UCR, volvería a aportar los votos de sus dos diputados, pero sin los cordobeses los números están finos.

La ley regula el traspaso de la policía federal a la ciudad, que Mauricio Macri dispuso en 2016 con el aumento de la coparticipación de 1.4% a 3.75% (luego lo bajó al 3.5%). Se volvería al porcentaje original y se fijaría un presupuesto para la fuerza de 24.500 millones de pesos para este año, tres veces menos que lo gastado este año. 

La sesión fue convocada el viernes a la noche por Máximo Kirchner y no tuvo firmas de bloques chicos. Sin ayuda de Schiaretti, el oficialismo sólo puede llegar a una mayoría con lo justo y tal vez el desempate de Massa, quien le suma el  voto 118 a su bloque, 11 menos que el quórum. 

Deberían buscarlos entre los 6 del bloque de José Luis Ramón, la dupla Felipe Álvarez y José Luis Carambia, la neuquina Alma Sapag y dos socios del lavagnismo: Eduardo Bucca y Andrés Zottos. 

Pero fuentes del oficialismo aseguran que Bucca, que no dio quórum, no acompañaría; y a Zottos tampoco le entusiasmaba ayudar. El aporte de los cordobeses le permitiría al oficialismo garantizar la sanción de la ley con mayor tranquilidad. Por eso la disputa. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    argentine-tax-payer
    01/12/20
    01:49
    Mientras todos estos impresentables rapiñan los pesitos devaluados por su propia ineptitud, la gilada los soporta con mayores impuestos y el peor de todos, la inflación
    Responder
  • 1
    lmrzcp
    30/11/20
    18:56
    cria cuervos que te sacaran los ojos, sr gobernador, el proximo es usted
    Responder