Francia
Francia vuelve a la cuarentena dura hasta el 1 de diciembre para frenar la segunda ola
El presidente Macron anunció que el sistema de salud francés puede colapsar a mediados de noviembre. Restricciones en Alemania.

 El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció este miércoles un nuevo confinamiento nacional hasta el 1 de diciembre para intentar frenar la expansión de la segunda ola de coronavirus en el país, que advirtió de que será "más dura y mortífera que la primera".

Macron hizo una declaración a todo el país en la que dijo que hace falta dar "un frenazo brutal a los contagios" para evitar el colapso de los hospitales.  "Sin importar lo que hagamos, casi 9.000 pacientes estarán en terapia intensiva para mediados de noviembre. Si no ponemos un rápido freno a las transmisiones, nuestros hospitales estarán saturados", indicó.

Especialistas piden a Sánchez un confinamiento estricto como en marzo: "lo otro son parches"

 El confinamiento llega tras superar reiteradamente los récords de contagios diarios de coronavirus, que el domingo alcanzaron su tope desde abril con 52.010 positivos confirmados en un nuevo día. El Gobierno estima que en realidad hay entre 80.000 y 100.000 diarios.

El virus circula por Francia a una velocidad que incluso las previsiones más pesimistas no habían anticipado. Hay que reconocer que, como todos nuestros vecinos, estamos desbordados por la aceleración repentina de la epidemia.

"El virus circula por Francia a una velocidad que incluso las previsiones más pesimistas no habían anticipado. Hay que reconocer que, como todos nuestros vecinos, estamos desbordados por la aceleración repentina de la epidemia", reconoció Macron en su intervención en horario de máxima audiencia.

Clientes de un bar de Paris siguen el mensaje de Macron desde sus celulares.

Macron detalló las guarderías, escuelas e institutos seguirán abiertos con protocolos sanitarios reforzados, pero las universidades y establecimientos de enseñanza superior deberán ofrecer cursos por internet. Se generalizará de nuevo el teletrabajo y las visitas a residencias de ancianos y centros de dependencia estarán autorizadas.  Las salidas a la calle estarán autorizadas con una declaración jurada para ir a trabajar, al médico, o hacer las compras, ayudar a una persona dependiente o dar un paseo breve en las proximidades del domicilio.

Guarderías, escuelas e institutos seguirán abiertos con protocolos sanitarios reforzados, pero las universidades y establecimientos de enseñanza superior deberán ofrecer cursos por internet. 

"Las fábricas, las explotaciones agrícolas y las obras públicas seguirán funcionando. La economía no debe pararse ni hundirse", afirmó. Entre los comercios y establecimientos "no esenciales" que deberán cerrar están incluidos los bares y los restaurantes.  

Macron destacó que las fronteras interiores de Francia en el espacio europeo seguirán abiertas "y, salvo excepción, las exteriores se mantendrán cerradas", aunque los franceses en el extranjero podrán volver al país y se efectuarán test rápidos a todos los viajeros que lleguen al país.

El Ejecutivo francés evaluará cada 15 días la evolución de la epidemia y decidirá en caso necesario sobre la aplicación de nuevas restricciones o, si la situación mejora, el levantamiento de algunos controles.

Restricciones en Alemania

Por su parte, Alemania anunció este miércoles el regreso desde el 2 de noviembre a las restricciones masivas, con cierres con compensación económica de teatros a gimnasios, de cines a spas y ferias, pero con colegios y comercio abiertos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de los ejecutivos de los 16 "Länder" llegaron a este acuerdo básico, que se prolongará por cuatro semanas desde esa fecha e incluye la reducción a diez personas de dos distintos domicilios las reuniones en espacios privados.

La canciller alemana Angela Merkel.

El paquete de restricciones a la vida pública y la actividad económica, denominado "rompeolas", se basa en una propuesta elaborada por el Ministerio de Finanzas que contempla paliar hasta un 75 % las pérdidas que se deriven del cierre de las empresas afectadas y cuenta con una partida especial de 10.000 millones de euros.

"Debemos encontrar una vía para garantizar la salud pública y no llegar a una situación de emergencia nacional", advirtió Merkel en una conferencia de prensa.

Es necesario actuar "aquí y ahora" con medidas "duras", añadió la canciller, porque la situación es "muy grave": con el crecimiento exponencial que está registrando la pandemia -la cifra de nuevos contagios diarios se duplicó en los últimos siete días- en cuestión de "semanas" el sistema sanitario alemán podría llegar "al límite de su capacidad". 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
BASTA DE INFECTADURA ALVERSO

HAY QUE HACER COMO EN EUROPA QUE HACEN TODO BIEN ABRIERON TODO Y YA SUPERARON LA PANDEMIA

VERGÜENZA CAIDA ECONÓMICA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DESASTRE

EL PUEBLO ARGENTINO NO AGUANTA MÁS QUEREMOS LIBERTAD COMO EN FRANCIA Y ALEMANIA
3
Excelente medida. En Israel funcionó a la perfección, ya estan abriendo, bajaron de 8000 a 500 casos. Es un mes como mínimo, nunca 15 días. Lo ideal son 5 semanas. Pero bien hecho, no el cachivache que se hizo acá.
2
mais tu respires la liberté, ma chérie
1
Considerando que ya veo venir a los chupapija, vale aclarar que Francia viene de 6 meses de tener todo abierto, y esta cuarentena va a ser de 1 mes, no sin fecha de finalizacion.