Frente Progresista
El socialismo rechaza los negocios inmobiliarios que impulsa Javkin y pone en crisis el gobierno
El intendente de Rosario impulsa reformas al código urbano para beneficiar a las constructoras tensaron a la mayoría automática oficialista.

Si bien, el Concejo Municipal de Rosario fue el primero del país en adoptar sesiones virtuales y el trabajo remoto de las Comisiones, la pandemia lo obligó a relegar sus alcances o al menos, a aplazar discusiones que empezaron a cobrar temperatura en los últimos días y pusieron a prueba la solidez del frente de poder que se conformó entre la mayoría de los bloques para garantizarle la gobernabilidad al intendente Pablo Javkin.

La ruptura del espacio que conduce el macrista Roy López Molina, con el portazo de la concejala Renata Ghilotti quien conformó un monobloque denunciando el acuerdo de su ex jefe con La Cámpora tensó el clima en el cuerpo colegiado cuando se empezaron a discutir proyectos espinosos.

 [Se parte Cambiemos en Rosario por el acuerdo de Roy López Molina con La Cámpora]

Prueba de ello sucedió este miércoles en la Comisión de Planeamiento y Urbanismo cuando se trató una controvertida reforma al código de construcción que le da luz verde a los desarrolladores para aumentar la altura de los nuevos proyectos edilicios al permitir plantas baja más elevadas, a la vez que los habilita para diseñar balcones más amplios corriendo el límite sobre el espacio aéreo.

La singular estrategia que plantearon los concejales de la Comisión para avanzar con la modificación fue la de evitar su tratamiento y simplemente girarla a la de Gobierno, donde el oficialismo tiene mayoría cómoda: "venimos haciendo observaciones de fondo y entendemos que la Comisión que debe estudiarlas es Planeamiento", se quejó la socialista Verónica Irizar al momento de justificar su voto negativo a que el expediente se traslade sin discusión.

"El proyecto hace modificaciones (al actual reglamento) en las alturas de la ciudad que entendemos, fue fruto de un proceso de mucha discusión y consolidación a través de los años. La comisión madre donde debe discutirse la cuestión de fondo, que le da un piso más en toda la ciudad, es Planeamiento", se despachó la concejala marcando las diferencias con la propuesta.

 El proyecto permite que las desarrolladoras inmobiliarias construyan un piso más en toda la ciudad pero no se discutirá en la Comisión de Planeamiento

Desde la oposición señalaron a LPO que la reforma está hecha a imagen y semejanza de los intereses de los desarrolladores, sin mediar análisis de impacto ambiental ni una discusión seria en la Comisión natural. Lo curioso es que la maniobra de Javkin fue avalada por la concejala Fernanda Gigliani, quien tiempo atrás encabezaba las denuncias contra las excepciones que lograba el lobby de las constructoras en el Concejo.

La sorpresa también la dio la fuerza de centro izquierda Ciudad Futura quienes históricamente se enfrentaron a los desarrolladores inmobiliarios y en su plataforma electoral proponen una ciudad más equitativa y sin especulación. En esta oportunidad, el bloque desistió de dar la discusión y aceptó que pase a Gobierno.

Por otro lado, la crisis en el sistema de transporte que se profundizó con la pandemia, es otro de los temas álgidos en el Concejo. Que esté atravesando una de sus peores crisis de la historia, con más de 70 días de paro de los choferes, es el diagnóstico compartido por todas las fuerzas políticas de la ciudad pero difieren en cómo superarla.

El intendente Pablo Javkin negocia contra reloj para lograr que los ediles le otorguen facultades especiales para renegociar el contrato con las empresas y la declaración de emergencia por tres años, hasta que culmine su mandato para definir frecuencias y servicios.

Sin embargo, en el socialismo están furiosos porque para defender el ajuste se hicieron fuertes críticas públicas al sistema que se diseñó durante las intendencias de Binner, Lifschitz y Fein. Varios artículos publicados en el diario La Capital subieron la temperatura interna del Frente Progresista al señalar que el modelo implementado años atrás era inviable.

De hecho, los socialistas salieron a recordar que uno de los principales funcionarios que participó del armado del plan fue Carlos Comi, presidente del Ente de la Movilidad en los últimos años e integrante de la mesa chica de Javkin desde el inicio de su carrera política.

Carlos Comi en la presentación de nuevas unidades de colectivos cuando estaba al frente del Ente de la Movilidad durante la gestión de Mónica Fein

Por su parte, el concejal peronista y presidente del Observatorio de Transporte, Eduardo Toniolli, criticó el pedido de delegación de facultades por tres años y pidió que se limite a lo que dure la pandemia, una posición que podría ser apoyada por el sector del macrismo que responde a Federico Angelini y que no forma parte de los bloques de la mayoría automática.

A su vez, Toniolli pidió que se anulen los contratos vigentes con las transportistas y se vaya a un sistema de contratación directa por kilómetro recorrido pero esta opción chocaría con los intereses de la poderosa Rosario Bus que no está dispuesta a abandonar el servicio en la ciudad que le ha brindado jugosos beneficios.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.