Estados Unidos
Trump presiona a la FDA para empezar a vacunar antes de las elecciones de noviembre
Ordenó preparar un sistema de distribución para finales de octubre, antes de la elección. Especialistas advierten de los riesgos de apresurar una vacuna sin cumplir los protocolos.

Joe Biden ha sido un rival incómodo para Donald Trump. Si bien el presidente ha mejorado su posición en las encuestas, todavía no ha logrado materializar un mensaje claro que demuela la popularidad del candidato demócrata y aún más importante, que atraiga a los votantes indecisos o neutrales.

Mientras Trump y el establishment republicano insisten en enarbolar el discurso de "la ley y el orden" para contrastar con las protestas en todo el país, las encuestas sugieren que -con más de 180,000 muertos- a los votantes lo que les más importa es el Covid19 y la crisis económica que lo acompaña.

Trump cierra la brecha con Biden a dos meses de la elección

Los demócratas buscan instalar el mensaje de que ambos problemas fueron exacerbados por la pobre respuesta del presidente a la crisis. Se trata de una posición compleja a menos de dos meses de la elección y a estas alturas una salida posible sería una cura milagrosa. O una vacuna.

En este momento las farmacéuticas Pfizer, Moderna -con quien supuestamente ya existe un compromiso para elaborar 100 millones de dosis-, y Astra-Zeneca son las que más cerca están de tener un producto terminado. Sus respectivas vacunas ya están en fase 3, y es posible que alguna tenga resultados para pasar a la siguiente etapa antes de noviembre. Bajo protocolos normales, aún con los mejores resultados, el proceso para aprobar el uso de una vacuna en la población podría tomar meses o años, sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), podría emitir una autorización de emergencia para permitir el uso de una vacuna, por lo menos en un sector de la población.

Si miras las proyecciones de reclutamiento [de participantes en las pruebas de la vacuna] y el tipo de cosas que necesitarías para tener una decisión sobre si la vacuna es segura y efectiva, la mayoría de nosotros proyecta que eso será hasta noviembre, diciembre, para finales de año.

Esta posibilidad se hizo más latente gracias a un comunicado emitido por los Centros de Control de Enfermedades (CDC) en el que instruyen a los gobiernos estatales a preparar un plan para distribuir la vacuna tan pronto como "finales de octubre". La FDA podría dar luz verde a una vacuna en un principio para los trabajadores de la salud (médicos, enfermeros, etc.), ya que son población altamente expuesta al virus. Si esto ocurre antes de la elección del 3 de noviembre, podría tratarse de un salvavidas para Trump. 

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Sin embargo, el zar anti-Covid de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, ya advirtió que las probabilidades de tener algo concreto para octubre son remotas.

"Si miras las proyecciones de reclutamiento [de participantes en las pruebas de la vacuna] y el tipo de cosas que necesitarías para tener una decisión sobre si la vacuna es segura y efectiva, la mayoría de nosotros proyecta que eso será hasta noviembre, diciembre, para finales de año", dijo Fauci en entrevista con CNN.

"¿Podría ocurrir antes? Claro, es improbable, pero no imposible", agregó.

Usualmente se requeriría probar la vacuna en 30,000 voluntarios para comprobar su efectividad y seguridad. Ante la crisis actual, la FDA podría emitir su autorización de emergencia con tan sólo 10,000 pruebas.

Mientras que el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, aseguró que cualquier decisión para autorizar la vacuna estaría basada en la ciencia y la evidencia, y agregó que, gracias al liderazgo de Trump, "estamos logrando un progreso histórico para obtener la vacuna".

Trump ya ha descargado contra la FDA y el "deep state" -uno de sus enemigos predilectos- acusando a su propia agencia federal de hacer las cosas "muy difíciles" para que las farmacéuticas consigan voluntarios para probar las vacunas y tratamientos.

"Obviamente, tienen la esperanza de retrasar [los resultados] hasta después del 3 de noviembre", tuiteó el presidente el 22 de agosto. "¡Debemos concentrarnos en velocidad, y en salvar vidas!", dijo arrobando al comisionado el organismo.

Usualmente se requeriría probar la vacuna en 30,000 voluntarios para comprobar su efectividad y seguridad. Ante la crisis actual, la FDA podría emitir su autorización de emergencia con tan sólo 10,000 pruebas. El argumento de Trump no es menor: con el actual ritmo de muertes que tiene Estados Unidos por Coronavirus, anticipar la liberación de la vacuna podría salvar a miles de personas.

Sin embargo, apresurar la liberación de la vacuna puede generar temor en algunos sectores de la población. De acuerdo con una encuesta elaborada a finales de julio por Yahoo News/YouGov, poco más del 40% estaría dispuesto a inocularse con una vacuna contra el Coronavirus. El 35% respondió que no estaban seguros de hacerlo, mientras alrededor del 25% de la población está en contra de las vacunas, una cifra alarmante en cualquier otro momento, pero posiblemente catastrófica en medio de una pandemia. Cabe recalcar que la misma encuesta elaborada en mayo mostraba que el 55% de la población estaba dispuesta a usar una vacuna. La confianza de los votantes ha caído.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.