Andrés Larroque
"El Estado va a tener que actuar rápido porque la pandemia dejará niveles de pobreza muy altos"
"Como voy al frente, quedé caratulado como una persona conflictiva", asegura el ministro en una entrevista con LPO. Además detalla el rol que tendrá Chiche Duhalde en su ministerio.

El despacho de Andrés Larroque está casi vacío. Pareciera que hubiese asumido hace pocas horas al frente del ministerio de Desarrollo de la Comunidad, una de las carteras más calientes del gobierno bonaerense, en especial en momentos de crisis.

No hay fotos con líderes políticos en las paredes. No hay libros en bibliotecas que ostenten vanidades intelectuales. Apenas una computadora apagada, una planta olvidada en un estante y un portaútiles escolar con el escudo de San Lorenzo. El "Cuervo" es un hombre de territorio y sus horas en el despacho se acotan a reuniones impostergables.

Allí recibe a LPO y asegura que apenas la pandemia les dé un respiro para pensar en gestión buscará dotar de recursos a los programas históricos de ese ministerio. En una de sus primeras reuniones como ministro recibió a Hilda "Chiche" Duhalde, quien colaborará con el gobierno. Con ella buscará actualizar el programa de manzaneras creado en 1994.

De cara a los próximos meses alerta sobre los niveles de pobreza que dejará la pandemia. "Habrá nuevos pobres, sectores que ya venían golpeados y que se van a sumar a la franja de pobreza", dice.

Sin embargo se autodefine como optimista, con una mirada trascendente de la vida. "Creo que estas son pruebas de la vida. No nos podemos quedar con una interpretación lineal de la pandemia. Este tiene que ser un punto de inflexión para la humanidad y para la Argentina", dice.

¿Cuál es la situación social en las villas y asentamientos de la provincia de cara a este nuevo tramo de la cuarentena?

En términos sociales hubo una decisión, tanto de Alberto (Fernández) como de Axel (Kicillof), de asistir desde el inicio de la gestión a aquellos sectores que estaban más postergados. Me parece que se pensó un conjunto de políticas que tendieron a contener esa demanda urgente. En el caso de Nación a través de la Tarjeta Alimentar y acá en la provincia con el refuerzo del Sistema Alimentario Escolar (SAE) que lo aumentamos de 1.000 millones de pesos mensuales a 2.500 millones.

Despúes llegó la pandemia y el confinamiento y con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) se terminó de completar un sistema de emergencia muy importante al cual hay que sumarle la Asignación Universal por Hijo y lo que se llamará Potenciar Trabajo que también es otro instrumento de Nación que llega a los barrios populares. Es un conjunto de políticas que se definieron rápidamente y que ayudan a generar un colchón.

Existe un fenómeno nuevo que tiene que ver con sectores medios que están más golpeados por la pandemia y la parálisis económica y que terminaron asistiendo a ciertas demandas que hasta ahora eran de otro sector. 

Por supuesto que no es suficiente, pero existe un margen de contención que hoy nos muestra una situación relativamente contenida. Después, creo que existe un fenómeno nuevo que tiene que ver con sectores medios que están más golpeados por la pandemia y la parálisis económica y que terminaron asistiendo a ciertas demandas que hasta ahora eran de otro sector. Eso es un fenómeno distinto.

¿Se puede cuantificar ese sector o detallar algunas características?

Se trata de sectores que no están acostumbrados a plantear que necesitan mercadería o alimentos. Eso es un fenómeno muy nuevo. También de la Cultura o actividades públicas, también sectores monotributistas o autónomos que tienen la actividad paralizada. Para ellos se están desarrollando algunos instrumentos que sirven para paliar la situación, pero el parate es muy fuerte como para decir que están bien.

A diferencia de los sectores más humildes, estas capas medias tienen gastos fijos más definidos y más establecidos. Además creo que sufren más el aislamiento, porque naturalmente tienen una vida con mucha más movilidad que los sectores populares.

¿Y en esas capas medias la demanda de recursos ocurre en términos individuales o en función de algunos organismos o, por ejemplo, centros culturales?

Hay de todo, la mayoría de los reclamos que no llegan directamente a este área sino que me son derivados desde otras áreas particulares como Producción o Cultura. Cuantificarlo es difícil para mi porque eso es un trabajo más para otras áreas, incluso nacionales como Anses o Afip. A mí me llega la demanda.

¿En qué estado encontraron este ministerio que supo tener programas sociales históricos del peronismo?

Este ministerio quedó muy desactualizado. Si el Estado se replegó durante los últimos cuatro años, este ministerio en particular quedó en la zona mas lateral y alejada de ese repliegue.

Si el Estado se replegó durante los últimos cuatro años, este ministerio en particular quedó en la zona mas lateral y alejada de ese repliegue.

¿Hoy entiendo que la prioridad es la pandemia?

Hoy estamos abocados a la emergencia, todos los recursos están centralmente dispuestos a atender las cuestiones sanitarias y las urgencias vinculadas a la crudeza del invierno y demás.

Lo que sí queremos hacer, apenas podamos contar con una mínima normalidad dentro de esta pandemia, es poder actualizar los programas existentes, que como decías son programas históricos que vienen de la época de Antonio Cafiero, de Eduardo Duhalde, de Baldomero ‘Cacho' Álvarez (ministro de Daniel Scioli) y que fueron programas muy emblemáticos del ministerio pero que quedaron desfasados en materia de ingresos.

Necesitamos hacer una actualización, pero además tengo en mente una reformulación de esos programas. Son temas que vengo hablando con Axel, pero bueno no estamos en el momento de relanzar la gestión sino más bien de atender la emergencia. Apenas entendamos que se da esa posibilidad vamos a relanzarlos y actualizarlos en términos de los ingresos que representan.

El viernes pasado, en el marco del anuncio de una cuarentena más dura, entiendo que hubo reuniones entre funcionarios de Nación, Provincia y Ciudad de las que Usted participó ¿Qué conversaron? ¿Qué definieron?

Nosotros ya conocíamos el espíritu del anuncio. Lo que hicimos fue tratar de ponerle letra fina a las definiciones para después poder incluir eso en el decreto que firmó el Presidente. Fue una reunión cordial y productiva.

¿Dada la dimensión de los sectores vulnerables se puede afirmar que el impacto en las villas del Conurbano fue menor de lo esperado?

Totalmente. Existe una sensación de que el virus está en los barrios populares y en realidad sólo el 20% de los contagios está en esos lugares y el 80% en el resto. Pero pareciera al revés, que el 80% está en los barrios populares.

El problema que tienen los barrios populares es que tienen condiciones más complejas para enfrentar a la pandemia por varios motivos: Primero, porque que la vida comunitaria en los barrios es mucho más densa y entonces el universo de contactos estrechos es muy grande. Entonces una persona que se contagia afuera del barrio, trabajando, cuando vuelve te diría que automáticamente tiene contacto con un universo de 30 o 40 personas que forman parte de su cotidianeidad.

Es muy diferente respecto de una persona de clase media o de un barrio más urbanizado que llega a su casa y a lo sumo compra algo en los negocios de cercanía y solo mantiene contado con su entorno familiar. Lo que quiero decir es que esa falta de comunidad de los sectores medios, ayudan en parte a los sectores medios.

¿Y cómo es el nivel de cuidados en los barrios más humildes?

Ahora veo un mayor nivel de conciencia en esos barrios. Habíamos arrancado con un nivel bajo.

¿Por qué se daba eso?

Entiendo que debido a que existen tantas afecciones y tantas cuestiones sanitarias que a la gente no le llamaba la atención una nueva enfermedad. Pero con el correr de los días y la dimensión mediática que tomó y además con lo que pasó en algunos barrios populares, yo veo ahora un nivel más alto de concientización.

¿Pero se puede decir que está controlada? Me refiero a la posibilidad de que se vuelvan a producir focos puntuales como el de Villa Azul o José Luis Cabezas.

No. De ninguna manera. Hoy la única forma de controlarlo es bajando la velocidad de circulación. Todos los contagios vienen de afuera. Siempre el origen está en una persona que fue a trabajar y vuelve y contagia a su entorno, que reitero es muy grande.

Entiendo que pesó la decisión de tener que aislar en su momento a Villa Azul. Pero ahora que se superó esa crisis, ¿se puede decir que en este tipo de medida ese es el camino?

Hoy tenemos los barrios Villa Azul y José Luis Cabezas en una zona de estabilidad que siempre es relativa y transitoria. En el resto de los barrios no tuvimos que llegar a ese nivel de rigurosidad.

Fue una medida eficaz y teníamos que tomar esa decisión porque al lado teníamos Itatí que si nos explotaban los contagios no íbamos a tener forma de abordarlo. Teníamos que ganar tiempo.

Hoy tenemos los dos barrios en una zona de estabilidad que siempre es relativa y transitoria. En el resto de los barrios no tuvimos que llegar a ese nivel de rigurosidad porque en general, o pudimos aislar una parte del barrio, o focalizamos sobre los contactos estrechos y aislamos a los contagiados. Eran barrios que no tenían zonas lindantes complejas entonces nos dio un margen de acción distinta. Lo de Villa Azul fue una medida extraordinaria.

Se habla mucho de un colapso del sistema sanitario en el AMBA. ¿Cómo está el sistema de asistencia social?

Respecto del sistema sanitario hay que tener en claro que colapsaron todos los sistemas sanitarios del mundo. Acá se hizo un esfuerzo muy grande, pero estábamos a las puertas de una situación que podía llegar a desbordarnos. Entonces se buscó la forma de ganar tiempo. De que quienes están en terapia se recuperen y vayan liberando esas camas.

En términos sociales creo que hubo una decisión muy rápida por parte del gobierno de asistir en la pre pandemia. Y eso se consolidó después ya con la pandemia en Argentina.

Sabemos que todo es poco en esta situación de necesidad, pero puedo decir que veo un Estado presente y que ha volcado recursos sobre los más vulnerables. No digo que estemos excentos de dificultades, pero tenmeos a priori esa cobertura.

¿Cómo se baja la ayuda a los muncipios? ¿A través de qué mecanismos la provincia baja asistencia?

Hay un trabajo coordinado entre Nación, Provincia, municipios y organizaciones comunitarias. Como el SAE no se puede llevar a cabo en los comedores por el asilamiento, lo que se hace es entregar un un bolson. Con eso se cubre 1.722.000 chicos que hoy tienen lo equivalente a desayuno y almuerzo. Antes era solo desayuno y 500.000 recibían almuerzo. Pero ahora la totalidad recibe las dos cosas: desayuno y almuerzo.

Más allá de eso hay un asistencia complementaria que es la que hacemos desde el ministerio y que es la tradicional asistencia a municipios y organizaciones para compra de alimentos.

¿Y cómo funciona ese mecanismo?

Cuando un intendente está apretado me llama y vamos tratando de resolver en la medida de las posibilidad y siempre que sea lógico el planteo. Ahí son dos vías: giramos fondos y es el municipio que compra alimentos y por otro lado también giramos directamente la mercadería.

¿Con qué instrumentos se encontraron para la compra de mercadería que muchas veces genera polémica? ¿Es necesario actualizar esos instrumentos?

Si, hay que actualizarlos. Ahora estamos trabajando con un decreto de emergencia que firmó el Gobernador y tenemos la posibilidad de acelerar los procesos. Después sí, en términos generales es un sistema engorroso y complejo que sería bueno, pasada esta emergencia, poder actualizar.

En lo que es la compra de insumos y mercaderías, hay un sistema que se llama Provincia de Buenos Aires Compras (PBAC) que la dificultad que tiene es que actualiza los precios cada seis meses. Entonces, en una situación inflacionaria como la que atraviesa Argentina nadie quiere trabajar con precios que se actualizan cada seis meses. Pero tenemos que reconocer que hubo una buena predisposición y comprensión por parte de los proveedores por esta situación.

Usted recibió acá a Chiche Duhalde y entiendo que ella está colaborando de algún modo con el ministerio.

Tenemos dos ideas que charlé con ella: una es reterritorializar el ministerio. Este es un ministerio que en la última etapa se corrió mucho del territorio y la idea base de esa territorialización son las manzaneras pero no puede ser igual que entonces.

Pasaron muchas cosas en Argentina como para poder replicar un programa tal como se aplicaba entonces. Con ella coincidimos en buscar la forma de actualizar aquel espíritu de una política de abordaje territorial.

Tenemos ideas para trabajar con Chiche. Una es reterritorializar el ministerio. Este es un ministerio que en la última etapa se corrió mucho del territorio y la idea base de esa territorialización son las manzaneras.

¿Desde dónde se enfocaría esa actualización?

Entendemos que el Estado toma decisiones generales, no puede pensar en cada persona en particular. Pero después tenemos que tener instrumentos que nos puedan mostrar cómo esas decisiones generales repercuten en la vida de las personas. Necesitamos instrumentos de cercanía para adaptar, corregir, subsanar posibles desinteligencias, desfasajes o lecturas equivocadas que puede generar la centralidad.

Eso por un lado, y por otro lado la idea es que ella tenga una participación en el Consejo de Políticas Sociales. Sería una participación como Presidenta Honoraria, no lo sabemos aún. Ya buscaremos la forma porque por supuesto que ella no quiere cobrar un peso, pero nos planteó empezar a reunir a las distintas áreas del Consejo por un orden de prioridad en función de la urgencia social de los distritos. Habíamos hablados de hacer en una reunión en Moreno, pero no pudimos hacerla por las restricciones con el aislamiento. Porque sería una reunión con muchas personas. Estamos viendo otros mecanismos.

En los últimos días Chiche dijo que los movimientos sociales tienen de rehenes a los sectores más vulnerables y generó un contrapunto con varios referentes. ¿Usted intercedió ante esa situación?

Si, yo hablé con ella cuando me mandaron la noticia los chicos del Movimiento Evita y Barrios de Pie. Le pregunté a ellos si querían hacer contacto con Chiche y sé que hablaron. Chiche me dijo que había tenido un buen intercambio de mensajes con ellos

¿Por dónde pasaba la diferencia entre ellos?

Son discusiones. Hay un universo de debate y de materia opinable en el mundo de lo social muy grande. Y a veces la falta de contacto genera posiciones encontradas. Pero bueno, después no tuve más noticias porque ellos siguieron el contacto.

¿Y cómo le sienta este rol de canciller de unir sectores?

(Sonríe) En los momentos de mayores tensiones, por mi forma de ser y por tener una manera de ir al frente, quedé caratulado como una persona asociada al conflicto y demás. Pero bueno, milito desde que empecé el secundario y siempre mi tarea tuvo que ver con construir puentes y esquemas de unidad.

¿Qué es lo que más le preocupa en la pospandemia?

Vamos a quedar con niveles de pobreza muy altos, con nuevos pobres. Con sectores que ya venían golpeados y que se van a sumar a la franja de pobreza. Nosotros como Estado rápidamente tenemos que encontrar los mecanismos para revertir esa situación.

También creo que hay una gran oportunidad. Creo que estas son pruebas de la vida. Tengo una mirada trascendente de la vida y no nos podemos quedar con una interpretación lineal de la pandemia y este tiene que ser un punto de inflexión para la humanidad y la Argentina.

Tengo una mirada trascendente de la vida y no nos podemos quedar con una interpretación lineal de la pandemia y este tiene que ser un punto de inflexión para la humanidad y la Argentina.

Es algo que había que hacerlo desde la pre pandemia. Creo que lo bueno de todo esto es que la agenda que habíamos planteado como urgente en Argentina ahora queda mucho más expuesta en la centralidad y excluyente en el debate que viene.

Entiendo que el ministerio trabaja en algunos planes de urbanización. Uno en Villa Azul y otro en La Plata.

Así es. Respecto de lo de Azul, si algo nos hizo ver la pandemia en ese lugar, es el clarouscuro. La zona de Avellaneda urbanizada y la de Quilmes no. Es un barrio perfectamente urbanizable y ya se empezó a trabajar en ese sentido. Respecto de lo de Los Hornos (La Plata) estamos en una mesa de articulación. Son terrenos del gobierno y buscamos un convenio marco para lograr la tenencia.

Y después, en el resto de los barrios, hasta como generación política te diría que no podemos convivir en el futuro con las situación de hacinamiento y precariedad habitacional que tiene el Conurbano bonaerense y otros puntos del país. Tenemos que plantear una solución estructural. No va ocurrir en el corto plazo, pero para nosotros como generación, es un compromiso irrenunciable.

¿La pregunta que me surge es de dónde van a salir los fondos para eso? Kicillof habla de un Plan Marshall, por otro lado está el proyecto a las grandes riquezas.

Respecto del impuesto a la riqueza creo que se armó mucho alboroto, pero los pobres y la clase media pagan impuestos y no llama tanto la atención. Yo no vi ninguna movilización, ni un debate publico tan fuerte por los impuestos que pagan esos sectores, que en definitiva son los más postergados.

Los pobres y la clase media pagan impuestos y no llama tanto la atención. Yo no vi ninguna movilización, ni un debate publico tan fuerte por los impuestos que pagan esos sectores, que en definitiva son los más postergados.

Lo que se observó sobre todo del lado de Máximo (Kirchner) y de los compañeros que trabajaron la iniciativa es ver cómo generar un poco más de equidad en el sistema tributario que es muy regresivo y bastante injusto. Que además no tiene contento ni a los pobres, ni a los sectores medios, ni a los grandes contribuyentes.

Si hay algo que universaliza al sistema tributario argentino es que se quejan todos. Me parece que podemos encontrar hacia el futuro un punto de equilibrio mayor en ese aspecto.

Respecto de un programa como fue en su momento el Plan Marshall, en su momento existió el Plan de Reparación Histórica del Conurbano, en los años de Duhalde. Eso se desactualizó y dejó de tener sentido en términos de lo que implicaba, pero sí me parece que hay que buscar la manera de obtener los recursos ante una situación que es un problema para la provincia y para todo el país.

¿Qué te imaginas para las próximas dos semanas de endurecimiento del aislamiento ya habiendo pasado más de 100 días?

La gente tiene razón en estar cansada. Yo hace 100 días que no veo a mis viejos, mis hijos no ven a sus abuelos. Veo el padecimiento en mis hijos particularmente. Falleció mi abuela y solamente pudimos ir tres familiares a la Chacarita y sólo pudismo tener contacto con el coche funebre y por cinco munutos.

Son cosas que en materia emocional, familiar y psciológica pesan. Pero bueno, es el único elemento que tenemos para frenar una tragedia humanitaria como la que estamos viendo en otros países. Entonces el desafio es tener un poco más de paciencia. Saber que el asilamiento tiene un fin y ver cómo continuar después del plazo que se estableció.

En este contexto de esfuerzos de la gran mayoría de la población aparecen funcionarios y ex funcionarios jugando un partido de padel. Supongo que todo eso no ayuda a encarar una fase dura de aislamiento como la que pide el Presidente.

Da bronca por todos los esfuerzos que se hacen. Es difícil que quien está contagiado y no tiene síntomas comprenda que se tiene que asilar. Más nos costó que aquellos que son contactos estrechos entiendan que tienen que aislarse un tiempo por la potencialidad del contagio. Imaginate el impacto que tienen estas cosas. Es como escupirle en la cara la gente que está haciendo un esfuerzo muy grande.

Sobre todo por los enfermeros y el personal sanitario. Y también quiero destacar el rol del personal de seguridad porque tanto lo que es la policía como los gendarmes se la bancaron todo este tiempo frente a una sociedad que muchas vedes no tiene el respeto y la educación necesaria. Tenemos que tener paciencia y estar preparados inclusive para soportar esas cosas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
28
#26... o reordenarlos desde otro criterio, si fuese el caso. Googlea mapear.

( tengo mas para agregarte pero como no soy políticamente correcta, me voy a autocensurar )
27
LA pandemia deja la pobreza alta????? jajaja el inutil de alberto y sus secuaces los Kirchneristas.......
26
#10 Ud dice que no se conviertirá en una proliferación incontrolable de punteros...?
25
lo que quiso decir larroque es que va a tener que actuar rapido sino se va a quedar pobre
24
Que el cuervo Larroque haya llegado a ser ministro habla mal del peronismo, muy mal de nuestra democracia y también habla mal de nosotros.
23
Albertitere Lo Hizo. Ahora Es exclusiva mente obra suya. record absoluto de miseria pobreza y hecatombe economica en Apenas poco mas de seis meses
22
La pobreza la produjo el peronismo desde sus orígenes
21
"El Estado va a tener que actuar rápido porque la pandemia dejará niveles de pobreza muy altos"... No es la pandemia la q destruyo la moneda y la economía del país, fueron los políticos y los jueces en su administración del poder recibido.
20
la "gran idea" del chavismo es reeditar las manzaneras?? spoiler: cuando la manzanera de turno se robe el colchon y los alimentos del plan(los politicos compraron todo eso al triple por supuesto) se van a agarrar a facazos por un paquete de fideos. en la epoca de chiche se agarraban de las mechas, despues del chavismo directamente se matan. les falta calle zurdes.
19
traducido del manual monto.chorro.K significa: VAMOS A ROBAR TODO LO QUE PODAMOS.....