Estados Unidos
Bush, Powell, Mattis y otros republicanos prominentes rechazan la reelección de Trump
Con el ex presidente a la cabeza, el grupo de líderes conservadores anti-Trump crece.

 La célebre unidad y esprit de corps que la derecha partidista suele presumir no está resistiendo a la presidencia de Donald Trump. Poco a poco, miembros cada vez más prominentes del movimiento conservador estadounidense no sólo se desmarcan, sino que activamente hacen campaña en contra del presidente que busca reelegirse el próximo 3 de noviembre. Esta semana The Atlantic publicó una misiva con fuertes acusaciones del general James Mattis, exsecretario de la Defensa de Trump, por las acciones recientes del presidente en el contexto de las protestas contra la violencia de la policía en Estados Unidos.

"Donald Trump es el primer presidente en mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense, ni siquiera pretende intentarlo", escribió el multicondecorado general. "En su lugar, intenta dividirnos", setenció.

Trump celebró la primera baja del desempleo en pandemia y se ilusiona con un repunte económico

Mattis había mantenido un silencio respetuoso hacia su exjefe, a pesar de que renunció a finales de 2018 por desacuerdos con la política exterior de Trump en temas de defensa. Sin embargo, las declaraciones del lunes en las que Trump amenazó con usar al Ejército para controlar las protestas en Estados Unidos, colmaron el plato del general. El presidente, en tanto, fiel a su estilo, esta semana indicó que en realidad él había echado a Mattis, "es lo único que tengo en común con Barack Obama", tuiteó orgulloso Trump, recordando que su predecesor y némesis despidió a Mattis cuando dirigía operaciones en Medio Oriente.

Esta disputa provocó que el general John Kelly, exjefe de Gabinete de Trump, saliera a defender a su colega Marine. "Es claro que el presidente olvidó cómo ocurrió o está confundido", dijo Kelly. "El presidente tuiteó un tuit muy positivo sobre Jim hasta que empezó a ver en Fox News la interpretación de la carta [de renuncia de Mattis]. Entonces se puso agresivo", dijo el general retirado al Washington Post. "Jim es un hombre honorable", agregó.

El ex secretario de Defensa, James Mattis.

Al coro de militares se unió este domingo la voz de Colin Powell, otro general en retiro sumamente respetado por el establishment republicano. Powell fue asesor de Seguridad Nacional de Ronald Reagan, jefe del estado mayor con H. W. Bush y Clinton, y secretario de Estado con W. Bush.

Tenemos una Constitución. Debemos seguir esa Constitución y el presidente se ha distanciado de ella.

"Tenemos una Constitución. Debemos seguir esa Constitución y el presidente se ha distanciado de ella", dijo Powell en entrevista con el reportero Jake Tapper en CNN. Powell defendió las protestas masivas que están ocurriendo en EU y fue más allá. Agregó que iba a votar por el candidato demócrata Joe Biden en noviembre.

"No pude votar por él en 2016 y ciertamente no puedo, de ningún modo, apoyar al presidente Trump este año", sentenció el exsecretario.

Powell también criticó a los miembros republicanos del Congreso que se han resistido a mantener a Trump a raya, "mientras los observamos a él, tenemos que observar también al Congreso".

Trump rápidamente respondió acusando a Powell de ser un "tieso" responsable de haber metido a EU en "las desastrosas guerras de Medio Oriente". Ahora que anunciaba que votaría por otro tieso, Biden. "¿No dijo Powell que Irak tenía armas de destrucción masiva? ¡No las tenían, pero igual nos fuimos a la GUERRA!".

Este mismo fin de semana salieron reportes que anticipan que el expresidente George W. Bush y el senador Mitt Romney, candidato presidencial republicano en 2012, no apoyarán la reelección de su correligionario de partido. Romney fue el único senador republicano que votó a favor de remover a Trump durante el juicio del impeachment este año.

Los líderes del partido y exmiembros de las Fuerzas Armadas no son los únicos republicanos que han dado su espalda a Trump. Hasta hace unos años George Conway era sólo un prominente abogado del círculo conservador cuya esposa dirigía una firma de encuestas para candidatos republicanos. Y entonces llegó Donald Trump. Kellyanne Conway, esposa de George, se unió al equipo de campaña de Trump en 2016, donde hizo historia como la primera mujer en dirigir una campaña presidencial exitosa. Pero la fama de Kellyanne llegaría hasta la Casa Blanca, donde se convirtió en Consejera Presidencial y una de las personas más cercanas a Trump. Ha pasado a la historia con frases como "nosotros tenemos hechos alternativos" para defender las mentiras del presidente. Mientras su estrella crecía en el trumpismo, George, con quien sigue casada y con quien cría cuatro hijos, se volvió una de las voces conservadoras más críticas de Trump.

El senador republicano Mitt Romney.

El abogado ha publicado varios artículos y columnas criticando políticas específicas del presidente y lo que él percibe como violaciones a la ley y abuso del poder. Durante el impeachment Conway fue uno de los que más apoyó la ofensiva de los demócratas, sus otrora rivales ideológicos. Recientemente, cuando la Suprema Corte se preparaba para decidir sobre la pertinencia de revelar las declaraciones fiscales de Trump, el abogado escribió una apasionada columna en el Washington Post prediciendo que la Corte fallaría en contra del presidente. El caso sigue en el aire.

El jefe del Pentágono contradice a Trump y rechaza enviar el Ejército a contener las protestas

Pero este año George sin duda escaló las confrontaciones cuando, junto con un grupo de republicanos antitrumpistas especialistas en campañas, fundó The Lincoln Project, un comité de acción política que tiene el objetivo de poner a Joe Biden en la Casa Blanca en la elección de noviembre. El grupo ha recaudado millones de dólares y ha producido cinco comerciales para atacar al presidente. El más reciente salió esta semana y tiene como protagonista al general Mattis.

"Esta es la historia de un cobarde y un comandante", arranca el video, contraponiendo las caras de Trump y Mattis. "El cobarde Trump evadió la leva del Ejército. Jim Mattis lideró tropas estadounidenses durante cuarenta años. Mientras el aterrado Trump se oculta de los manifestantes en su bunker disparando tuits, Jim Mattis hace lo que siempre ha hecho: liderar".

Esta es la historia de un cobarde y un comandante. El cobarde Trump evadió la leva del Ejército. Mattis lideró tropas estadounidenses durante cuarenta años. Mientras el aterrado Trump se oculta de los manifestantes en su bunker disparando tuits, Mattis hace lo que siempre ha hecho: liderar.

El video utiliza las declaraciones de Mattis --cuyos índices de aprobación en las Fuerzas Armadas siguen siendo muy altos-- para dibujar a un mandatario cobarde e indigno del cargo.

"Sabemos que somos mejores que el abuso de la autoridad del Ejecutivo... Debemos rechazar y hacer responsables a aquellos que desde el cargo quieren burlarse de nuestra Constitución", cita el video a Mattis.

"¿En quién confías tú, en el cobarde o en el comandante?", cuestiona el video. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
trump gana por robo. los dinasaurios del gop que hace 40 años estan en politica robando nunca le van a perdonar que entre un tipo de afuera y reviente el sistema. los democratas pusieron al tibio de biden, los rednecks van a ir en masa a votar a donald j.
2
Que todos estos personajes siniestros esten en contra de Trump me hace dudar de todo...
1
Pareciera ser que el corona virus /covid-19 ha penetrado las defensas de las políticas demócratas-republicanas de los estadounidenses y ha generado, en consecuencia, una pseudo anarquía institucional del país que podría llevar a iniciar el declive del poder mundial del imperio anunciado desde hace tiempo por una serie de acontecimientos, especialmente de índole económico y que tienen que ver exclusivamente con la guerra en todo tiempo y lugar y los enormes gastos que generan. Considerando que los muchachos del norte poseen aproximadamente ochocientas bases alrededor del mundo en ciento cincuenta y seis países y con unos trescientos mil soldados más núcleos familiares en lugares cerrados y con todas las instalaciones suficientes para el desempeño de sus tareas específicas de labor y de esparcimiento y adicionando barcos, submarinos, aviones, tanques, y lo que tenga relación para estos menesteres y lo que mantiene en su territorio, podríamos asumir que los gastos referidos a este tema abarcan sumas incalculables. En otras palabras, solo la guerra impulsada por las quinientas familias anglosajonas-judias que poseen el poder del conglomerado armamentisco y dominan el entramado del poder de decisión político-económico para seguir construyendo armas de todo tipo y tenor y seguir destruyendo el mundo , determinan que en algún momento la cosa se irá ralentizando hasta que la economía estalle y la anarquía se posesione del país. El corona virus implica, sin dudas, que el neoliberalismo ha comenzado a iniciar su camino de no retorno. El gráfico se amesetó y la curva apareció sobre el horizonte. Como dato anecdótico se verifica que si los acredores del imperio se presentaran en ventanilla a cobrar sus acreencias, éste no podría pagar y se declararía en quiebra: de ahí la famosa frase que dice que es demasiado grande para caer porque generaría un caos mundial que nos llevaría a las épocas de las cavernas. Lpmqlrmpp.