Coronavirus
Francia y Alemania proponen un plan de recuperación de más de 500.000 millones de euros
La canciller alemana señaló que serían para una primera etapa. El presidente español respaldó la iniciativa.

El presidente francés y la canciller alemana presentaron este lunes en una conferencia conjunta su propuesta para la recuperación de la Unión Europea frente al impacto del coronavirus: la creación de un fondo de 500.000 millones de euros para transferencias no reembolsables a los países miembro y los sectores más golpeados por la pandemia.

Se trata de una iniciativa conjunta para el plan de relanzamiento económico de la UE que anunciaron después de mantener una videoconferencia entre ambos, y que no consiste en la emisión de los "coronabonos" que proponían Italia y España, sino de transferencias directas, aunque sujetas a condicionamientos.

De esta forma, el plan logra un balance entre el endeudamiento mutualizado que postulaban los países del sur, donde más fuerte fue el impacto del covid-19, y la propuesta de los países del norte de la Unión, que consiste en el apego a los límites de déficit con férreo control del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), un organismo que durante la crisis del subprime les otorgó un conjunto de préstamos a cambio de un durísimo plan de ajuste bajo la auditoría del Banco Central Europeo.

Tan duros fueron los ajustes que prolongaron la recesión, elevaron el endeudamiento por encima del 100% de los PBIs de las economías más rezagadas de la UE y dinamitaron el capital político de las coaliciones gobernantes. Por eso, los países del sur vienen insistiendo en la necesidad de que la respuesta sea solidaria y comunitaria y no mediante préstamos.

¿Cómo es el modelo de salida a la crisis que se debate entre el Norte y el Sur de Europa?

Cabe recordar que este enfrentamiento entre países del norte y del sur de Europa dinamitó la iniciativa de la presidenta de la Comisión Europea, Urusula von der Leyen, presentada en el mes de abril de un plan de recuperación por 1,6 billones de euros mediante la elevación del techo del gasto público de cada país en hasta un 60% en lo que durase la crisis. La iniciativa chocó de lleno con los fiscalistas nórdicos y también con el reclamo de solidaridad.

En este sentido, fue clave la declaración de Ángela Merkel: "Francia y Alemania se posicionan a favor de la solidaridad". Y Macron enfatizó que se trata de una "etapa mayor" en la historia europea.

 En medio de la pulseada entre la postura fiscalista del norte y el pedido de mutualizar los apoyos que pide el sur, fue clave la declaración de Merkel: "Francia y Alemania se posicionan a favor de la solidaridad".

En aquel entonces, el Eurogrupo había llegado a un acuerdo de acceso al MEDE con el máximo de financiación del 2% del PIB y la condición de que se destine a gastos sanitarios, directos o indirectos. Este acuerdo, además de la línea de crédito del MEDE por 240.000 millones de euros, constaba de un fondo del Banco Europeo de Inversiones con hasta 200.000 millones en créditos para empresas y un fondo temporal contra el paro con 100.000 millones, una propuesta que se limita a la duración de la crisis. Durante este negociación Holanda había pedido reformas estructurales en los países que se endeudaran con el MEDE para evitar descalabros macroeconómicos, aunque el resto de los países rechazaron estos condicionantes porque la naturaleza de la crisis no es por el desmanejo de los Estados sino por un fenómenos imprevisible y externo como el virus.

Europa acuerda un seguro de desempleo regional de 100 mil millones de euros mientras dure la pandemia

Por eso, la canciller advirtió que la solidaridad no exime a los países beneficiados de atenerse a restricciones de presupuesto: "Todo tiene que hacerse dentro de las reglas presupuestarias" de la Unión Europea, advirtió. Y agregó que la aplicación de las medidas futuras en el ámbito del combate de las consecuencias de la pandemia podrá requerir, además, una reforma de los Tratados comunitarios. "Tenemos que actuar de manera europea", declaró la canciller, quien alertó de que las circunstancias actuales "ponen en peligro la unidad" de la UE.

"Es necesario un esfuerzo colosal y Francia y Alemania están dispuestos a hacerlo", subrayó Merkel en la conferencia de prensa. Se trata de una crisis inédita que requiere una respuesta europea", coincidió Emmanuel Macron.

"Recibimos positivamente la propuesta de Francia y Alemania para crear un fondo europeo de recuperación a través de subvenciones no reembolsables. Es un primer paso en la buena dirección, una iniciativa en línea con nuestras demandas y en la que debemos seguir avanzando", dijo el presidente español en su cuenta de twitter.

Merkel aseguró que esta es una "respuesta corta" a la crisis planteada por la pandemia, a la que seguirá una "respuesta larga" para afrontar las consecuencias a más largo plazo, y reconoció que hay países de la Unión Europea más afectados que otros.

El objetivo, insistió, es que de la crisis actual salga una Unión Europea "fuerte y unida", y añadió que el fondo propuesto este lunes es una cantidad inicial para contrarrestar las consecuencias de la pandemia en un primer momento, pero que su alcance será mayor.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.