Coronavirus
Denuncian fuertes errores en España con cifras de la epidemia
Los informes de carácter oficial del Gobierno siembran dudas sobre el tratamiento de la información en la evolución del virus

La crisis del coronavirus ha obligado al Ministerio de Sanidad a poner todos sus recursos en dos focos: uno, la gestión sanitaria, con el ministro Salvador Illa al frente; y otro, el de la comunicación, el que ha querido ser uno de los pilares fuertes del Gobierno, sin demasiado éxito en este caso. Los errores en las cifras de los informes oficiales publicados por Sanidad, los cambios de protocolo en el recuento o la falta de precisión en las declaraciones del portavoz del Centro de Coordinación de Emergencias, Fernando Simón, empañan la gestión comunicativa del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Las actualizaciones diarias del Gobierno sobre el Covid-19 comenzaron el 15 de enero, dos días después de que Tailanda registrara el primer caso importado de Hubei (China). Desde entonces el ministro ha presidido reuniones diarias de lunes a viernes, con informes que en las primeras semanas daban cuenta de la situación del coronavirus en el mundo y comparecencias de Simón. "Existe una probabilidad de infección muy bajo", señalaba Simón el 24 de enero, una semana antes de que el virus llegara al país, y adelantaba "España iba a tener como mucho algún caso diagnosticado con una transmisión limitada y controlada".

El 31 de enero se registró el primer caso en España. Fue entonces cuando el Gobierno comenzó a incluir a los ciudadanos españoles en la estadística oficial. La llegada del Covid-19 saltó a primera plana el 24 de febrero, cuando un italiano dio positivo en un hotel de Tenerife y tuvieron que poner en cuarentena a todos los residentes del hotel.

Desde entonces, la gestión comunicativa de la enfermedad ha ido cambiando. A comienzos de marzo, con el estallido de casos en España, el Ministerio trató de llamar a la calma y minimizar el impacto social que tendría el virus. "No es necesario cerrar colegios o universidades porque no ayudaría a frenar la expansión del coronavirus", explicó Simón el 4 de marzo, 10 días antes de que Pedro Sánchez decretara el estado de alarma, con el cierre de centros educativos y el confinamiento ciudadano.

El 6 de marzo, el viernes previo a la manifestación feminista del 8M, Simón llamaba a "seguir con la vida social normal". Por entonces, el informe del Ministerio de Sanidad arrojaba cinco muertos con coronavirus y 345 casos positivos. Mientras, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias descartaba cerrar los centros de mayores el mismo día en que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, decretaba su cierre en la capital.

"Los centros de día no se tienen que cerrar. Las acciones se tienen que tomar de acuerdo a la situación específica de cada lugar", defendía. "Pero no se puede generalizar a todo el territorio español, donde hay que seguir con la vida social normal". Finalmente, los centros tuvieron que cerrarse tras el estado de alarma ocho días después. 

Simón llamó a hacer "vida social normal" en caso de no tener síntomas, y pidió no cerrar colegios, centros de mayores ni desconvocar manifestaciones 

El sábado 7, en víspera de la multitudinaria manifestación feminista, Simón aseguró que no recomendaba "a nadie nada". "Si mi hijo me pregunta si puede ir le diré que haga lo que quiera", defendió en rueda de prensa sobre la celebración del evento en plena expansión del coronavirus.

El lunes siguiente, el 9 de marzo, fue cuando se registró la explosión de casos en el país, con más de 1.200 confirmados y triplicando las cifras del viernes anterior. Fue la primera vez que Sánchez presidió la reunión del Comité de Seguimiento y Evaluación del virus. Desde entonces, en las últimas dos semanas la cantidad de información ha desbordado a Sanidad, que ha presentado varios errores en los datos de sus informes oficiales, que han elaborado diariamente sin mantener un criterio único en el tratamiento de los casos de coronavirus, provocando confusión en algunos momentos.

Informes sin consonancia con la OMS

A diferencia de otros países que han elaborado un documento oficial reconocido por la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Sanidad ha seguido un protocolo heterodoxo, con actualizaciones de información dos veces hasta el pasado lunes, cuando las redujo a una actualización diaria.

España, el tercer país del mundo en numero de casos, es el único cuyas cifras oficiales no han coincidido con las ofrecidas por la OMS

Unos datos que no se correspondían con los informes publicados con la OMS, que recogían los casos de todo el mundo y que convirtieron a España en una excepción: mientras en el resto de países la información de la OMS y del Gobierno coincidía, en nuestro país sólo empezaron coincidir Gobierno español a partir del 15 de marzo. En todos los registros anteriores, el número de casos es distinto según Sanidad y según la organización mundial. Desde el Ministerio, en declaraciones a LPO, dicen no saber "cómo recoge datos la OMS".

Falta de criterio único y tres modelos de informes

El Gobierno ha ido publicado un informe diario con los datos oficiales de la incidencia del Covid en España. Un modelo que también ha sido cambiante, sin un criterio único, y que ha presentado errores en muchos casos.

Los primeros modelos recogían un balance de situación repasando los antecedentes en China; el 14 de marzo se pasó a un informe-resumen de dos páginas únicamente con tablas de datos por comunidades autónomas e incidencia en los países más afectados, y el 16 volvió a cambiar, incluyendo de nuevo la historia del virus y agregando a los datos unos gráficos enormemente confusos. El 18, dos días después, el formato volvía a cambiar y eliminaba algunos de los gráficos, incluyendo otros relativos a las CCAA.

En los informes del pasado domingo al lunes, este documento oficial contenía errores, alternado los datos de toda la cronológica anterior y haciendo asegurando que, de un día de para otro, habían disminuido los casos registrados el día anterior [ver imagen]: el día 15, según el informe más antiguo, habían disminuido los casos respecto al día anterior; sin embargo, en el siguiente documento oficial aseguraba que los casos habían aumentado.

Desde el Ministerio de Sanidad, consultado con este periódico, aseguran que "el fin de semana, a partir de la publicación del Real Decreto [del estado de alarma], se produjo un cambio en los procedimientos diarios de la notificación de casos de las CCAA al Ministerio, lo que ha producido ese pequeño decalaje en las gráficas].

Cambio de protocolo y baile de cifras

Con la activación del estado de alarma, Simón explicó el cambio en el protocolo de información: desde este lunes, sólo se está dando una actualización diaria a media mañana y los datos corresponden a las 21 horas del día anterior. En los días anteriores, Sanidad daba dos actualizaciones: una por la mañana, que recogía los datos del día anterior, y otra a mediodía, que recogía los datos de ese mismo día hasta por la mañana.

Este cambio de criterio propició el lunes la falsa sensación de que la expansión de coronavirus había descendido en España, ya que no recogían datos de las últimas 24 horas sino de las últimas 12 -desde las 9 del domingo hasta las 21 de ese mismo día. Una circunstancia que tampoco fue aclarada por las autoridades en sus informes oficiales.

Disparidad en el número de fallecidos

Este mismo miércoles, Fernando Simón anunciaba en su habitual rueda de prensa de mediodía la existencia de "558 fallecidos".

Minutos más tarde el Ministerio de Sanidad publicaba el informe donde aparecían otras cifras muy distintas, y en varios sentidos.

Por un lado, apuntaba a que el dato oficial de fallecimientos era 598, un datos distinto al ofrecido en la comparecencia por el director del Centro de Emergencias.

Pero no es el único error: en el primer párrafo de este informe oficial del Gobierno también se habla de "767 fallecidos", una cifra que podría achacarse a un error, puesto que en realidad se corresponde con el de personas ingresadas en la UCI., pero que sin embargo figura en el documento oficial del cuarto país del mundo con más fallecidos por el coronavirus.

El error en las ruedas de prensa no se ha producido solo en la cifra de fallecidos: el pasado lunes, Simón también aseguró que había 8.744 casos de coronavirus en España cuando en el informe los cifraban en 9.191.

Simón este mismo jueves, en su habitual rueda de prensa, aseguró que "tenemos información de al menos 3 fallecidos en personas menores de 65 años". Sin embargo, sólo durante el lunes, martes y miércoles de esta misma semana falleció un joven de 21 años en Málaga, un hombre de 57 en Granada (ambos el lunes); el martes una mujer en Tenerife de 34 años y un Policía Municipal de Madrid de 58, mientras el miércoles falleció una mujer de 62 años el Elda y un Guardia Civil de 37 años en Madrid. Seis muertes de menores de 65 años en sólo tres días, frente a los tres totales registrados por el director del Centro de Emergencias.

Regiones que 'reducen' los casos detectados de Covid

Entre los errores en los sucesivos informes se encuentran los datos relativos a las comunidades autónomas. En la tabla donde el número de casos del país aparece desgranado, las cifras de las distintas regiones presentan problemas en casi todos los documentos oficiales.

El primero de ellos es la falta de actualización de las cifras de las regiones: varios de las cifras ofrecidas por el Ministerio de Sanidad estaban defectuosos porque no se habían recogido los nuevos casos de las últimas horas en uno o varios de sus territorios. 

El Ministerio de Sanidad ha ofrecido durante varios días cifras defectuosas, con datos sin actualizar en algunos de los mayores focos de infección

Así ocurrió en uno de los principales focos del virus, País Vasco, hasta en dos ocasiones: el pasado sábado no se actualizaron sus cifras y seguían figurando los 417 casos del día anterior. Pero también ocurrió este lunes, cuando País Vasco presentaba 630 infectados detectados y 23 fallecidos, una cifra que tampoco había sido actualizada respecto al domingo. En el mismo informe del lunes tampoco aparecía actualizada la cifra de la Comunidad Valenciana, que seguía presentando los datos del día anterior (409 casos y 5 fallecidos).

Este martes, sin ir más lejos, ocurrió lo mismo tanto en Castilla La Mancha -que seguía presentando los 556 infectados del lunes-, ni en Cantabria, que mantenía los 58 infectados del informe del día anterior.

Hay otro fenómeno curioso en los informes, y es la misteriosa disminución del número de casos en algunos territorios. Así ocurrió en baleares, que el pasado viernes presentaba 30 contagiados, una cifra que cayó milagrosamente a 28 al día siguiente. También ocurrió así en Galicia, donde de los 39 contagiados del 11 de marzo se pasaron a 35 el día 12.

Anuncio de un falso "descenso en el crecimiento de casos"

El caos de los datos oficiales, sumado a los cambios en el protocolo de recogida de datos, que desde el lunes se recogen sólo una vez al día frente a las dos actualizaciones anteriores, han dado lugar a errores en la interpretación de datos que han sido asumidos por el propio Simón.

El cambio de 'reglas del juego' hizo que el pasado lunes se emitieran las cifras del domingo por la noche, cuando el día anterior se habían ofrecido las cifras del mediodía. El resultado fue que proyectó una tendencia bajista en el ritmo de contagios, cuando la realidad era que el informe no recogía los datos de las últimas 24 horas, sino de 12.

Más allá de eso, los bailes de cifras han sido asumidos por los portavoces. En el cálculo del aumento de contagios respecto al día anterior, el portavoz de emergencias ha ofrecido datos erróneos durante los últimos dos días, asegurando en ambos casos que se producía una bajada en la tendencia de contagios que no era tal. 


Este martes Simón aseguraba que los casi 2.000 nuevos casos respecto a los 9.000 del día anterior era un incremento del 17,7%, una porcentaje de crecimiento menor que el registrado en los días previos. Sin embargo, el porcentaje real de esta cifra era cuatro puntos mayor, del 21,7%, aumentando el ritmo de crecimiento respecto a los anteriores datos. El portavoz sanitario erró en la elaboración de este porcentaje, puesto que relacionó los nuevos casos con el número de casos totales, que es distinto al crecimiento del día anterior. Es decir: el 17,7% de los casos del martes eran nuevos, pero se había experimentado un 21,7% más de casos respecto al día anterior.

E error no fue una cosa puntual. El miércoles también volvió a incurrir en él, brindando de nuevo unas cifras que anunciaban la bajada en la expansión del virus. Simón volvió a realizar los cálculos siguiendo el método del día anterior y ofreció una tendencia irreal, anunciando 'sólo' "un 18% de incremento, que viene en la línea de lo de ayer, por debajo de lo observado las semanas anteriores".

Sin embargo, el porcentaje de expansión de nuevos contagios no era del 18%, sino del 22,7%, casi cinco puntos más. El portavoz de emergencias llamaba a "valorarlo con mucha prudencia", pero se felicitaba de la progresión: "Siempre es bueno que haya un descenso de la progresión del crecimiento de casos", aseguraba, mientras el ritmo de crecimiento de contagios llevaba 48 horas creciendo, en una tendencia que este miércoles siguió aumentando hasta el 25%. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Estos son iguales que nosotros.