Primarias Demócratas
Super Tuesday: Joe Biden triunfa con el voto moderado y vuelve a liderar la contienda
El exvicepresidente logró ganar en más de la mitad de los estados, aunque Sanders se mantiene en la pelea gracias a su triunfo en California, el estado más grande del país.

Arrancó el Super Tuesday en EU, día en el que 14 estados y un territorio salieron a votar por su nominado para la presidencia. Los dos grandes de la jornada fueron Texas y California, dos estados que las encuestas proyectaban para Sanders. Al final del día el senador triunfó en el estado más importante, California (415 delegados), pero Biden se llevó Texas (228 delegados) y otros ocho estados, colocándolo de nuevo al frente de la contienda.

Los primeros resultados empezaron a llegar y pusieron a Biden la cabeza con triunfos en Alabama (52), Carolina del Norte (110) y Virginia (99), mientras que Sanders se llevó Vermont (16).

Hacia la media noche, hora de Washington, DC, el exvicepresidente ya tenía en el bolsillo cinco estados más, sumando Minnesota (75), Oklahoma (37) y Massachusetts (91), estado que representa la también candidata Warren en el Senado. Un golpe muy duro para la otra progresista de la contienda, quien cerró el día sin un sólo triunfo.

Sanders logró ganar California, el estado más grande del país y con más delegados demócratas.

Otro que se fue con las manos vacías fue el exalcalde de Nueva York y magnate de los medios Mike Bloomberg. Tras una inversión de más de 500 millones de dólares, el candidato sólo ganó en American Samoa (6), un territorio bajo control de EU que comprende siete islas en el Pacífico sur con poco más de 55 mil habitantes, quienes, por cierto, no podrán votar en la elección general de noviembre ya que no son ciudadanos estadounidenses.

A pesar del avance del vicepresidente, Bernie se mostró optimista antes sus seguidores durante su evento de campaña en Vermont. "Nos está yendo bien en Texas ahora", dijo el candidato progresista, "ganamos Colorado, y soy cuidadosamente optimista de que más adelante en la noche podremos ganar el estado más grande país, el estado de California".

Las buenas noticias desde California sí llegaron, dándole un triunfo envidiable a Sanders con 32% de las preferencias en un estado que tiene más 400 delegados. Sin embargo, Texas -el otro gigante- se le escapó de las manos. Biden aseguró el estado con apenas 3 puntos de ventaja sobre Bernie.

La carrera por la nominación demócrata cambió de manera dramática en cuestión de días. El sábado 29 de febrero, Biden logró recuperar terreno tras dos fracasos rotundos en Iowa y New Hampshire, y un golpeado segundo lugar en Nevada. El candidato por fin logró llevarse 40 de los delegados demócratas en Carolina del Norte con 48.8% de las preferencias, dejando a Sanders en segundo sitio con 19.9%. Este triunfo puso a Biden a tan sólo seis delegados de distancia de Sanders, con 54 delegados vs. 60. Lo más destacable es que el exvicepresidente triunfó gracias al voto afroamericano, una de las piedras angulares de apoyo del partido a nivel nacional, lo que lo puso como el único capaz de frenar el avance de Sanders en la interna demócrata.

"Si la elección en noviembre termina siendo Sanders vs. Trump, voy a escribir el nombre de mi mamá en la boleta", me dijo esta mañana Joan, una abogada especializada en migración que reside en Los Ángeles; demócrata de toda la vida y anti trumpista. Según explicó la abogada, el estilo de "Bernie or bust" (Bernie o nada) del senador le hace imposible apoyarlo. "En 2016 los votantes de Bernie se negaron a apoyar a Hillary", dice. Joan apoya a Joe Biden. "Sólo Biden puede vencer a Trump".

Lo sorprendente del sábado no fue el triunfo de Biden, sino que tres candidatos al hilo anunciaran que abandonarían la contienda por la presidencia cuando el Super Tuesday estaba a unos cuantos días de distancia. Es decir, no esperaron a ver cómo les iba en una de la fecha más importante de la primaria, cuando el 35% de los estados irá a las casillas.

Ante la posibilidad de que Sanders saliera del Super Tuesday con un conteo irreversible de delegados, existe una hipótesis nada descabellada de que los centristas del partido se unificaron para detener la inercia ganadora del senador antes de que fuera demasiado tarde. El primero en anunciar su salida el domingo pasado fue el magnate Tom Steyer, quien invirtió cantidades muy fuertes en Carolina del Norte. Luego el alcalde Pete Buttigieg se retiró el domingo, y después la senadora Amy Klobuchar el lunes. Por la noche Beto O'Rourke, excandidato al Senado y a la presidencia, sumó su apoyo para Biden. Si bien todavía nada está escrito, por lo pronto Joe Biden es de nuevo el líder de la interna. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    observador
    06/03/20
    06:15
    Menos mal. El viejo Sanders es un peligro contra la humanidad
    Responder