Agustín Simone
"A diferencia de Vidal, nosotros no pensamos la obra pública desde el lado del marketing"
En una entrevista con LPO, el ministro de Infraestructura de Kicillof repasa la compleja situación de la obra pública en la provincia.

Agustín Simone pide disculpas por la demora. "Estaba con un intendente del sur de la provincia. Hacen muchos kilómetros para llegar a La Plata y necesitan solucionar problemas, no los puedo apurar", afirma mientras ordena papeles en su escritorio ubicado en el piso 5 del viejo e icónico edificio del ministerio de Infraestructura de la provincia.

De perfil técnico y con estudios en Administración de Empresas, Simone tiene como misión ordenar la compleja situación de la obra pública que dejó la administración de María Eugenia Vidal. Pero además, cuenta con conocimientos en un campo singular y más que oportuno: es especialista en negociación con organismos internacionales de crédito, una herramienta clave en momentos de crisis. Axel Kicillof ya lo había elegido antes para comandar la subsecretaría de Relaciones Financieras Internacionales cuando el ahora Gobernador y su equipo dirigían el ministerio de Economía de la Nación.

Aunque amable y cordial, el ministro no le esquiva a las críticas más duras y dispara contra el tipo de deuda que tomó la ex gobernadora. "Si tomas un crédito con el Banco Mundial es a 20 o 30 años. En cambio, Vidal tomó deuda en dólares y con vencimientos a corto plazo", dice.

Simone traza un perfil de la obra pública que el gobierno pondera. Toma distancia de las grandes obras de infraestructura y apunta a obra chica pero con inmediata cercanía a la gente. Menciona programas de seguridad vial, proyectos de agua y cloacas, y también intervenciones urbanas orientadas a la vivienda, como llevar luz, gas, agua a los barrios.

Además, cuestiona la gigantesca obra de la cuenca del Río Salado. Asegura que lo poco que se hizo estuvo en manos del gobierno nacional. "El resto lo tenía que hacer la provincia y no se hizo". Pero además, va más allá y ponen en discusión la importancia de la obra. "Lo que se hizo en el Río Salado tiene hasta ahora un nulo impacto sobre las poblaciones", asegura.

Kicillof tiene un gabinete de economistas. Si bien Usted es licenciado en Administración se puede decir que viene de ese palo. ¿Por qué lo eligió para comandar el ministerio de Infraestructura?

Habría que preguntarle al Gobernador, pero en realidad yo trabajé con Axel en el ministerio de Economía y ahí estaba a cargo de todo lo que es financiamiento externo. En esos años el financiamiento externo estaba muy ligado a la obra pública, por un lado, a través de organismos internacionales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina. Y por otro, al financiamiento con China para el Belgrano Cargas y las represas de Santa Cruz.

Siempre estuve muy ligado no a la obra pública, pero sí al financiamiento de esa obra pública. Y uno de los diagnósticos que hicimos con Axel en la campaña es que uno de los problemas que iba a tener la provincia era la falta de fondos para obras.

Al gobierno de María Eugenia Vidal le costó avanzar en algunas negociaciones con organismos de crédito y se focalizó más en un plan de obra pública con recursos propios y ayuda nacional.

En realidad ella financió obra pública con la enorme deuda que tomó. Deuda que no fue tomada específicamente para obra pública, sino que tomaba un paquete significativo de deuda y una parte de eso lo destinaba a obra pública. Sobre todo con la creación del Fondo de Infraestructura Municipal, que es algo que se lo impone la Legislatura y que la obliga a destinar el 16% de la deuda a obra pública. Esa fue la mayor parte de la obra púbica que se hizo y se hizo a través de los municipios.

Pero el gobierno anterior llegó a niveles importantes de inversión en obra pública.

En realidad, el año 2016 fue de transición. En 2017 el nivel de obra pública fue el más alto de los cuatro años del gobierno anterior. Y en 2018 cuando llega la crisis empieza a caer todo. Eso se puede ver en la ejecución presupuestaria. Ya en 2018 fue muy baja y luego, en 2019 no llega al 3% del presupuesto. Yo creo que más allá de lo que comunicaron, la de Vidal no fue una gestión con un gran desempeño en la obra pública, salvo en 2017.

¿Cuál es el escenario hoy en materia de obra pública? ¿Con qué se encontraron?

Hoy tenemos las obras neutralizadas y paralizadas. Las neutralizadas son las que, de mutuo acuerdo, la obra queda suspendida sin perjuicio para las partes, con algunas posibilidad de poder reactivas a futuro. Y las paralizadas son cuando se da de baja la obra. Si sumamos esos dos grupos tenemos 11.000 millones de pesos de obras paradas. Y para dimensionar el volumen pensá que el año pasado se ejecutaron 26.000 millones.

Lo otro que encontramos es una deuda muy grande. Es difícil darte el número exacto de deuda, porque tenemos redeterminaciones pendientes, pero en total debemos llegar a 5.000 millones de pesos.

Entre obras neutralizadas y paralizadas tenemos unos 11.000 millones de pesos. Y para dimensionar el volumen pensá que el año pasado se ejecutaron 26.000 millones.

¿Qué van a hacer con eso?

Eso se va a ir pagando, pero ahora es un tema más económico que de infraestructura. A medida que Economía tenga fondos irá pagando. Lo que pasa es que Economía se encontró con una situación muy complicada, con vencimientos de deuda muy exigente para este año y el año que viene. Todo esto es consecuencia de la crisis de 2018 cuando se cortó el financiamiento externo.

Porque lo que hizo el gobierno de Vidal, y que fue algo irresponsable, es tomar deuda en dólares y con vencimientos a corto plazo. Porque, volviendo al financiamiento externo del que hablábamos, si tomas un crédito con el Banco Mundial es a 20 o 30 años.

El valor que generás con la obra te va a dar los fondos para después pagarlos, pero cuando se toman prestamos a muy corto plazo y muchas veces con motivo financiero es complicado.

¿Es erróneo afirmar que hoy se está en una situación de ajuste respecto de la obra pública?

Ajuste de qué tipo.

Digo, obras que arrancaron y están paralizadas y sin inicio de obra nueva.

No, creo que nosotros tenemos una oportunidad con las obras justamente en el financiamiento externo. ¿Qué es lo que pasa? El gobierno anterior, tanto en Nación como en la provincia, cuando empieza el ajuste tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional lo que hace es paralizar todas las obras, pero incluso paraliza las obras que estaban financiadas con fondos de bancos de desarrollo. Entones hoy nosotros nos encontramos con un potencial de financiamiento que llega a 2.500 millones de dólares en total que para la provincia es mucho dinero y que el gobierno anterior no utilizó.

¿Por qué cree que se paralizaron esos créditos si eran de organismos internacionales?

Por cuestiones de contabilidad presupuestaria. En definitiva si yo tomo deuda para hacer una obra, por un lado tengo un ingreso, pero también tengo un gasto. Entonces lo que hizo el gobierno de Vidal fue pisar todos esos préstamos y avanzar solo con aquellos que les permitía tener un ingreso pero no tener un gasto por otro lado. En definitiva contar con préstamos financieros que nutrieran el tesoro de la provincia. Entonces dejó una cantidad de préstamos paralizados.

¿Qué obras quedaron afectadas por esa lógica?

Por ejemplo las obras de la Cuenca del Salado. Allí la ejecución financiera del préstamo llega al 9%, pero ni siquiera es real porque una parte de esos fondos están en una cuenta bancaria. Debe llegar al 6% lo que utilizó.

Esa obra estaba planificada como la más importante del gobierno de Vidal. Se anunció que se iba a hacer la Etapa 4 del plan maestro del Salado. ¿Se puede estipular lo ejecutado por Cambiemos?

Hay un tramo que lo hizo el gobierno nacional con un aporte de 1.600 millones pesos. El resto lo tenía que hacer la provincia y no se hizo.

Se hizo un tramo, que en realidad lo hizo el gobierno nacional con un aporte de 1.600 millones pesos. El resto lo tenía que hacer la provincia y no se hizo.

¿Para el gobierno de Kicillof qué prioridad tiene la obra?

Es una obra que es importante hacerla. Nosotros la vamos a hacer porque está el financiamiento aprobado por el Banco Mundial. Pero creo que hay muchas otras obras en la provincia que tienen mayor impacto en cuanto a cantidad de población que la obra del Salado. Es una obra muy cara.

¿Vidal siempre decía que con la Etapa 4 se iban a recuperar un millón de hectáreas productivas?

Si, pero no tiene impacto en términos de población. Obviamente la Cuenca del Salado es la mitad de la provincia. Pero te reitero, por un lado no hay demasiado impacto en términos de población, y por el otro, las obras que se hicieron son exclusivamente de dragado. ¿Qué quiere decir esto? Que no se hizo la conexión al río, entonces el beneficio es fundamentalmente para los campos. Nosotros, lo que estamos incluyendo en el proyecto es incorporar las obras para las poblaciones.

Consideramos que, contando con los fondos para hacer esta etapa, no debemos hacer trabajar a las dragas, sino que debemos hacer los fluviales, el manejo hídrico y un plan de alerta temprana. Creo que las obras que se hicieron en el Salado tienen hasta ahora un casi nulo impacto sobre las poblaciones.

Las obras de la Cuenca del Salado no tiene impacto en términos de población. Pero además, lo que se hicieron son obras exclusivamente de dragado. ¿Qué quiere decir esto? Que no se hizo la conexión al río, entonces el beneficio es fundamentalmente para los campos. 

Entre los proyectos con financiamiento internacional que fueron cancelados durante la gestión anterior está el Acueducto del Río Colorado. ¿Piensan reflotar esa obra?

Ese préstamo se dio de baja y se separó en dos proyectos. Uno para la ejecución de agua y cloacas para el Conurbano que no se ejecutó y que nosotros queremos ejecutar. Y otro más chico para hacer obras de agua potable en Bahía Blanca.

En cuanto al Acueducto, lo que estamos haciendo es evaluar la parte técnica. Existe mucha discusión entre los técnicos sobre cuál es el proyecto correcto para Bahía Blanca. El proyecto que Vidal dio de baja era costoso, de unos 200 millones dólares. Con los fondos que quedaron restando el plan de obras para el Conurbano no alcanza para el Acueducto. Lo que se puede hacer es mejorar la pérdida de agua de Bahía Blanca.

¿Cómo sería eso?

Es que los sistemas actuales tienen muchas áreas de pérdida, sobre todo cuando la cañería es vieja. Por ejemplo acá en La Plata en algunas zonas las pérdidas llegan al 50%, es decir que la mitad del agua que mandás a la cañería se pierde. En Bahía Blanca las pérdidas son muchas. El proyecto tal cual está planteado es para bajar ese porcentaje de pérdida.

Hasta ahora hablamos de cómo administrar lo que se heredó. ¿Cuáles son los proyecto de Kicillof en materia de obra pública?

Estamos planteando proyectos nuevos. Proyectos que estamos discutiendo con Nación porque todo lo que es crédito de organismos internacionales requiere aval de la Casa Rosada.

Tenemos proyectos en materia de infraestructura educativa, que si bien no es de este Ministerio, nos parece relevante. También proyectos viales que serían mejoras de rutas, quizás algunas nuevas o doble mano y también infraestructura para seguridad vial. Queremos localizar los puntos más críticos e intervenir esos lugares. Pueden ser rotondas, cruces, muchos lugares donde las rutas provinciales quedan en medio de los tejidos urbanos. Después tenemos proyectos de agua y cloacas y también intervenciones urbanas orientadas a la vivienda, como llevar luz, gas, agua y demás servicios a los barrios.

No parecen proyectos demasiado vistosos. Quizás Vidal buscó proyectos de mayor envergadura, de gran impacto.

Es posible, nosotros no lo pensando desde el lado del marketing. La obra del Salado, de la que hablamos, se anunció como una gran obra pero lo cierto es que la población impactada por el tramo que se hizo es muy poca.

Ayer asumió el titular de la empresa Aubasa que controla la Autovía 2, la autopista Buenos Aires-La Plata y la ruta 6. Esta última entiendo es la que más trabajos necesita, sobre todo hacia el norte y es la única que no tiene peajes. ¿Es una posibilidad incorporar cabinas de peaje?

Cuando Aubasa se hizo cargo de esa ruta la tenía que reparar Vialidad, pero en ese momento no tenía fondos para las obras. Es una ruta muy larga y para tránsito pesado, lo que la hace más costosa.

Ahora estamos avaluando si Aubasa encara las obras o si finalmente será Vialidad quien destina los fondos. Aubasa no tiene disponibilidad de fondos, a nosotros nos entregaron la empresa sin un peso en la caja. No es que haya un problema financiero, porque la empresa se mantiene con el cobro de peajes, pero no tiene fondos para invertir. Una opción es implementar un sistema de peajes por tramos para que Aubasa vaya haciendo las obras.

En diciembre, junto al paquete de emergencias que pidió Kicillof se incluyó un fondo de 2.000 millones para obras en los municipios. ¿Cómo se está manejando ese fondo? ¿Están buscando un perfil de obra determinado?

Hoy ese fondo es un tema menor, la principal preocupación de los intendentes son los pagos, que se empezaron a cortar desde agosto, y la cantidad de obras paralizadas. Te diría que ese es el tema de mayor preocupación de todos los intendentes. Por supuesto que algunos nos traen proyectos para financiar y que en algunos casos calzan con este fondo de infraestructura y en otros casos necesitarán fondos de otro tipo.

El gobierno de Vidal intentó avanzar sin éxito en un proyecto de ley de Obra Pública que actualice los procesos administrativos. ¿Es necesario avanzar en una normativa nueva?

Yo creo que hay un montón de cuestiones normativas y legales por las que habría que hacer una normatización de los esquemas legales, pero es una discusión que hay que darla en la Legislatura. Yo personalmente creo que sí, que hay que actualizarla.

También habría que actualizar la Ley Orgánica de las Municipalidades. Ambas son leyes que tienen muchísimos años y creo que tienen que tener alguna actualización. Pero bueno, más allá de lo que yo pueda decir como ejecutor de obra, es una discusión que hay que darla en la Legislatura.

¿Qué va a pasar con los subsidios al Transporte? ¿Qué impacto tienen en las cuentas de la provincia?

Es un gran problema. Yo creo que es uno de los grandes perjuicios que tuvo la provincia el año pasado fue la transferencia por parte del gobierno nacional de unos 30.000 millones de pesos de subsidios al transporte. Ese monto es mayor al todo el presupuesto de Infraestructura de este ministerio. El año pasdo ejecutaron 26.000 millones y terminó pagando 30.000 millones en subsidios.

Es un tema que estamos hablando con Nación. Yo creo que hay que volver al esquema anterior, entendemos que tampoco es fácil resolverlo para Nación. Pero para nosotros es muy crítico porque significa más que todo el presupuesto en Infraestructura que tiene la provincia.

¿Pero más allá de si los fondos los aporta la Nación o la provincia, los subsidios se mantienen?

Se está trabajando técnicamente. Estamos haciendo un calculo preciso de los recorridos y los costos. Pero, o es subsidio, o es tarifa. Imaginate si nosotros trasladamos 50.000 millones, que es lo que calculamos para este año, a la tarifa. Sería un problema.

Es muy problema complejo. En el interior muchas veces, por cantidad de población y por el tamaño de los recorridos, es economicamente inviable si no hay una ayuda del Estado. En el Conurbnao y el Gran Buenos Aires se puede trabajar técnicamente para reducir los costos, mejorar trayectos, ver las frecuencias. Tratar de maximizar o ser muy eficiente para bajar ese número.

¿En qué situación está el traspaso de las empresas Edenor y Edesur a la provincia?

El gobierno anterior había generado el Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (Emse) que era el ente bipartito con la Ciudad de Buenos Aires y que para nosotros era una locura. Primero porque por cuestiones legales, el gobierno nacional tiene que estar presente.

Por otro lado, a mediados de octubre el gobierno de Vidal le cedió todas las autoridades en ese ente a la Ciudad de Buenos Aires. Fue claramente un acuerdo político de un gobierno que se estaba yendo para pasarle el control del organismo a otro gobierno de su color político que se quedaba. Fue una locura que a nosotros nos sorprendió. No pensábamos que fueran a avanzar así.

Con eso se volvió hacia atrás y hoy sigue todo en manos del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre). Nosotros consideramos que se debe hacer un ente tripartito y ver que la distribución de las autoridades tenga un equilibrio. El 70% de los usuarios de Edenor y Edesur están en la provincia y no en la Ciudad.

¿Y en ese caso qué pasa con los subsididos?

Bueno, hoy la provincia está pagando subsidios a la tarifa social. Son unos 10.000 millones de pesos.

Usted mantuvo reuniones ya dos reuniones con el CEO de Edenor, Ricardo Torres. ¿Se puede saber qué es lo que vienen conversando?

Ellos reclaman dos cosas. Desde agosto la provincia le dejó de pagar el gasto de energía eléctrica. Así como dejaron de pagar los convenios con los municipios, tampoco pagaron la boleta de la luz. Edenor nos vino a pedir que le paguemos 246.000 pesos de luz. Y entendemos que con Edesur tiene que haber un monto similar, todavía no nos reunimos.

Lo otro que que nos pidió es que la provincia debe desde septiembre de 2017 1.700 millones pesos por lo que se denomina el ‘Convenio Marco'. Es la luz que consumen los barrios en los asentamientos. Existe un acuerdo por el cual las eléctricas no le cobran a los asentamientos, pero el Estado tiene que pagar ese consumo, a un precio menor.

¿Cómo es el diálogo con las empresas? Porque está claro que el cambio de gobierno implica un giro importante respecto del actor con quien las empresas interactuaban.

Había un esquema en el cual no se regulaba nada. No había ningún tipo de regulación ni control de lo que hacían o dejaban de hacer las eléctricas. Si bien a la provincia no le corresponde la regulación de Edenor y Edesur porque está el Enre, lo cierto es que sobre las empresas que operan bajo la órbita provincial no había ningún tipo de regulación.

¿Cómo se manejaban?

Las eléctricas presentaban una declaración jurada sólo en valores monetarios y sin detalles sobre de las inversiones realizadas. Por ejemplo, ellas decían que invertían 10 millones de pesos, pero acá el organismo de control nunca supo si era para cambiar un transformador que se quemó o para hacer un cableado nuevo. No había detalle de eso. También se había acordado que las empresas iban a tener una contabilidad regulatoria, pero eso nunca sucedió.

¿En qué consiste una contabilidad regulatoria?

Es que cuando tenés una empresa regulada desde el Estado tenés que poder ver la contabilidad de la empresa, meterte adentro de la contabilidad de la empresa. Porque vos tenés un monopolio regulado con un cliente cautivo, entonces el Estado tiene que tener un acceso en la empresa.

La empresa Edelap no pagó la multa por el apagón en La Plata del año pasado porque asegura que no tiene recursos para hacerlo. ¿Este gobierno puede ir más allá del sumario que inició el organismo de control?

Hay una instancia judicial, incluso la Defensoría del Pueblo también avanzó en una instancia. Yo quiero ser claro: hay una multa que no está pagada. Esto entra en una revisión general donde nosotros tenemos reclamos y ellos también. Hay reclamos cruzados.

Ellos manifiestan que no están en posición de poder pagar esto, pero nosotros creemos que ellos tuvieron una ganancia más que suficiente sobre todo en los años 2017 y 2018.

El problema principal es que el Estado no los reguló, ni los controló. Nosotros lo que tenemos que hacer es saber cuánto invirtieron y cuánto no invirtieron, porque la empresa asegura que invirtió, pero lo cierto es que no existió control alguno. Esto, independientemente de que la multa la tienen que pagar porque es para los usuarios, no para el gobierno. Se trata de una recomposición a los usuarios por las pérdidas y el costo.

En los últimos días desde el gobierno provincial confirmaron que el gobierno bonaerense buscará ser parte de una mesa de gobernadores petroleros. ¿Cuál es el interés del gobierno de Kicillof?

Se está conversando. La provincia tiene un polo pretroquímico muy fuerte en Bahía Blanca y posiblemente, con el crecimiento de Vaca Muerta, sea un lugar importante en lo que es generación de valor agregado y la importación de productos de combustibles. Desde ese lugar es que estamos viendo de ser parte del organismo.

¿Cuál es el interés puntual del gobierno?

Creemos que todas las decisiones en materia de energía no tienen que ver sólo con la extracción de hidrocarburos, sino también con la distribución y la exportación. Tienen que estar todos lo que son parte de la cadena, porque la puerta de salida de toda esa energía es la provincia de Buenos Aires. Nosotros necesitamos de las provincias que tienen extracción y esas provincias necesitan de nosotros.

La Pampa, Río Negro y Neuquén empiezan a formar un frente de resistencia al proyecto mendocino Portezuelo del Viento. En las últimas horas trascendió que el gobernador de La Pampa le pidió a Kicillof que se sume a ese frente. ¿Está al tanto de esas conversaciones?

No estoy al tanto de las conversaciones. Te puedo decir que yo pienso, pero es una opinión técnica. Esto pasa siempre, en las cuencas que afectan a varias provincias. Por eso, las cuencas se manejan de manera comunitaria. Sino el que está rio arriba te hace una represa y te maneja el agua de toda la cuenca hacia abajo. Hay una discusión que es histórica. La administración de los recursos de la cuenca los debe administrar toda la cuenca.

Yo creo que la discusión técnica es que si se hace una represa debe ser administrada por todos los miembros de la cuenca. Desconozco qué hablaron entre ambas partes. Pero creo que hay soluciones. La administración de esos recursos tienen que estar en manos de todas las partes de esa cuenca y nosotros también somos parte de esa cuenca porque llega a la parte sur de la provincia.

En los últimos años hubo un desarrollo importante en energías renovables en el sur de la provincia, fundamentalmete en proyectos eólicos. Si bien es una política del gobierno nacional qué postura tiene la provincia sobre esos proyectos.

Creo que valen la pena pero hay que mirar bien es cuál es la rentabilidad y las condiciones de esos contratos. No soy especialista en energía, pero me da la impresión que en márgenes de rentabilidad son bastante cuestionables.

Por supuesto que me parece que una matriz energética debe incluir proyectos de energía renovable, pero hay que ver los costos. Las energías renovables eran mucho más caras hace 20 años que ahora y ahora seguramente son mucho más caras que dentro de 20 años. Hay que definir cuál es el momento, porque a veces se paga demasiado cara una tecnología sin demasiado sentido. Esto es una curva, como pasa en todas las industrias.

Como vos decís, es un tema que depende de Nación, pero habría que ver en qué momento de la curva es cuando hay que hacer la mayor inversión y hay que ver también la rentabilidad de las empresas.

Además, se avanzó en este tipo de renovables pero no se avanzó en las represas del sur que generaban una cantidad de energía que era mucho mayor a la que generan varios proyectos renovables juntos. Creo que a la matriz energética hay que analizarla en su conjunto. Y también hay creo que la energía nuclear tiene mucho potencial en Argentina y que permite un gran desarrollo a nivel científico e industrial.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
14
A diferencia de Vidal, ustedes no piensan, punto y a otra cosa.
13
Que bueno seria que LPO invite al ex ministro de la misma area para que responda a los cuestionamientos y podamos saber la verdad. Evidentemente escuchar una parte sin escuchar a la otra, nos quedamos sin saber quien mintio o miente
12
Al pedo la chicana a Vidal. Ya perdió x 15 puntos y se dedica a las reposeras
11
sr. toda vivienda que supere un millon de dolares, que tribute mucho pero mucho mas. así de simple. tranquilamente 20 mil dolares por año. recauda papá pero recauda de los que tienen en serio no de los perejiles como siempre !
10
Flaco todo bien, ponete las pilas y hace una auditoria queremos saber la que se llevó Gigante, La viva y la otra.
9
Un opinologo todo terreno. Bien argento.
Dice no soy especialista en energia, pero igual opina.
Amigo, si no sabe no opine, instruyase y luego hagalo
Mejor hablar del vaso de agua que se conoce, y quedarse callado ante el oceano que se ignora.
8
La pavada de provincia consumidora para meterse en la mesa de los productores de petroleo
Entonces como consumen mate en Bs As metanse en la mesa de productores de yerba, y como jujuy come pescado metamosla en la mesa de la pesca maritima

Estos muchachos y sus ideas locas, para generar relato que la gilada aplaude
7
A diferencia de MEV ustedes no piensan hacer obra publica
Piensan seguir teniendo pobres y esclavizados a muchos de los habitantes del Kongourbano, asi que con ustedes es imposible que se convierta en conurbano
6
Poco sabe de obra publica este kamporito otre teorico como axel. La obra del salado no es importante para las poblaciones .... anda a preguntar en loa pueblos que no se inundan si es importante. Parece que solo quiere hacer obras en el conurbano y eao no es marketing para la gilada? Solo obras donde hay mucha gente que las vea?
Este solo se va a llenar los bolsilllos criticando a la vidal y macri mientras se rasca los huevos.
5
Si este es especialista en negociar, preferimos a quienes no lo sean
Por ahora es un fraKAso todo lo de kici
Nota complaciente con los KA y con el pejota que en 28 años seguidos (1087-2015) no hizo obras en la provincia
Solo la convirtio en burundi