Salarios
De acuerdo al Indec, en noviembre la pérdida de poder adquisitivo de los salarios llegó al 7,4%
Con los datos de los primeros once meses de 2019, revelaron que los salarios subieron 37,3% y los precios 48,3%.

El Indec informó este jueves que en el mes de noviembre los salarios subieron 2,4%, lo que los dejó lejos de empatar el 4,3% que marcó la inflación. En los primeros once meses de 2019, solo tres fueron los meses en los que los sueldos les ganaron a los precios: enero, marzo y julio.

De esta forma, entre enero y noviembre, los salarios acumularon una suba del 37,3%, es decir que quedaron 11 puntos porcentuales detrás del Índice de Precios al Consumidor, que a noviembre acumulaba una suba del 48,3%.

En otras palabras, en noviembre los salarios podían comprar 7,4% menos bienes y servicios que a comienzos de año.

Cabe recordar que, en el transcurso de 2018, los salarios perdieron 12,1% de su poder adquisitivo, el peor retroceso desde la crisis de 2002, de la mano de la destrucción de 191.300 puestos de trabajo en blanco.

En 2018 los salarios registraron la mayor caída desde la crisis del 2002

En los primeros once meses de 2019, por su parte, se destruyeron un total de 16.200 puestos en blanco más, de acuerdo a los datos del Ministerio de Trabajo.

De esta forma entre diciembre de 2017 y noviembre de 2019, los salarios perdieron 18,6% de su poder de compra y se destruyeron 207.500 puestos de trabajo.

 Entre diciembre de 2017 y noviembre de 2019, los salarios perdieron 18,6% de su poder de compra  y se destruyeron 207.500 puestos de trabajo.

El aumento del 2,4% de los salarios de noviembre no fue uniforme: los sueldos del sector público subieron 1,7% y los del sector privado registrado, 2,8%; en tanto los salarios en negro avanzaron 2,3%.

Respecto de la comparación interanual, el Indec detalló que: "El índice de salarios total mostró un crecimiento de 40,7% en los últimos 12 meses, como consecuencia de la suba del 43,7% del total registrado y de 28,7% del sector privado no registrado".

En consecuencia, frente al 52,1% de inflación acumulada entre noviembre de 2018 e igual mes de 2019, los salarios en negro fueron los que más perdieron: 16,5% de su poder adquisitivo se licuó en esos doce meses.

"El índice de salarios total registrado acumula en los últimos 12 meses un aumento de 43,7%, como consecuencia del incremento de 44,5% del sector privado registrado y un aumento del 42,2% del sector público", agregó el Indec.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Siempre fui un crítico de los procesos de sobreendeudamiento y de desregulación financiera.
La economía argentina está estancada y fuertemente endeudada, con menores salarios reales y desempleo más alto.
Los ingresos de capitales sólo traen beneficios, si producen un incremento en la inversión. Por eso, la mejor opción, es una expansión del mercado interno que haga un poco más atractiva la inversión, tanto, para extranjeros, como para dueños locales.
La reactivación económica es la mejor vía para reducir o achicar el déficit fiscal. Por lo tanto, si hay menor déficit, hay menor inflación. Y, por ende, mayores salarios reales y un mayor PBI, en términos constantes.
El actual gobierno heredó varios problemas. El principal es la falta de inversiones, que genera menor oferta de bienes y servicios. Esto produce más inflación. Otro problema, es el no acceso a los mercados voluntario de deuda. La reestructuración is the key para resolverlo. La herencia positiva es el superávit comercial, aunque este no provenga de una expansión de las exportaciones, sino más bien de una reducción de las importaciones.
O sea, hay que resolver el tema de la deuda, el de la inflación (que tiene un alto componente cambiario), también los de la recesión, el desempleo, la caída del poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones, la pobreza, etc. Creer que la liberalización del mercado financiero es la solución a nuestros males, como mínimo es erróneo. Además, está demostrado que es falso. Hay que buscar todos los mecanismos o alternativas posibles para crecer y producir, y de esa forma, pagar nuestra deuda, bajar la inflación, la desocupación , etc. Eso se logra eliminando regulaciones e impuestos que ponen trabas a la inversión y producción de bienes y servicios. Apostar siempre al sector productivo, a la educación tecnológica, va a mejorar nuestra economía real. No incentivar la fuga de científicos argentinos, ni tampoco de divisas.
1
se seguiran cagando de hambre