España
Tras la fallida experiencia de Tinelli, ahora Caselli fracasa en el fútbol español
El argentino desembarcó en el Burgos prometiendo "quedar en la historia". Cuatro meses después, el equipo vive su primera crisis deportiva.

El desembarco del argentino Antonio Caselli como inversor principal del Burgos Club de Fútbol a fines de mayo revolucionó a la capital de Castilla y León. Récord histórico de abonados, fichajes de renombre y dinero fresco. Pero cuatro meses después, el empresario afronta una crisis prematura que hace temer una repetición de la fallida experiencia del popular conductor de televisión argentino Marcelo Tinelli como inversor del Badajoz a fines de los 90 y principios del 2000.

Los resultados no acompañan: disputados cinco encuentros del campeonato de Segunda B, la tercera división del fútbol español, el Burgos CF todavía no ganó ningún partido. Y el domingo pasado sufrió una dura goleada por 4-0 ante la Cultural y Deportiva Leonesa que dejó al entrenador Fernando Estévez Martín a un paso del despido.

Caselli es hijo del histórico dirigente peronista Esteban Caselli, vinculado a los sectores de la derecha más dura de la Iglesia y muy enfrentado con el papa Francisco

Caselli convocó a un gabinete de crisis y, tras numerosos rumores, dio finalmente un voto de confianza a Estévez Martín. No lo había hecho con su compatriota César Traversone, quien fue despedido sorpresivamente como director deportivo del Burgos hace dos semanas. Traversone, ex directivo del club argentino River Plate al igual que Caselli, era uno de los hombres fuertes del proyecto.

Candidato a presidente de River en 2009 y empresario con inversiones en el sector inmobiliario y agropecuario, Caselli es un hombre con fluidos contactos con el poder político, económico y religioso en Argentina. Fue embajador de la Soberana Orden de la Cruz de Malta en Buenos Aires y su padre, Esteban "Cacho" Caselli, fue representante del gobierno del ex presidente argentino Carlos Menem en el Vaticano. Muy cercano a los sectores de derecha dura de la Iglesia, tiene un histórico enfrentamiento con el papa Francisco, otro argentino.

El economista argentino Luis Belli Príncipe junto Franco Caselli.

La familia Caselli desembarcó en el Burgos CF, el club más popular de la ciudad, a fines de mayo de 2019. Junto a Antonio se incorporó su hijo Franco Caselli, de 24 años, que es actualmente consejero delegado del club y CEO de la empresa "The Football Company". El otro hombre fuerte del club es el economista argentino Luis Belli Príncipe.

A su llegada, Caselli prometió "quedar en la historia del Burgos" y llevarlo "al lugar donde corresponde". Además, rechazó que haya llegado al club con el fin de hacer negocios, si bien no oculta que aspira a ser presidente de River en el futuro. Como accionista principal de la institución, Caselli llevó fichajes como el de los argentinos Leonardo Pisculichi o Gastón Machín.

El arribo del inversor despertó el entusiasmo en la ciudad y en el club, que superó rápidamente la barrera de los 5.000 abonados. Hace un mes, durante la presentación de la plantilla, se congregaron cientos de personas en la plaza del Rey San Fernando, frente a la catedral, para saludar a los jugadores.

El PP, Vox y Ciudadanos calificaron de 'escandalosa privatización' la decisión del alcalde socialista Daniel de la Rosa que cedió al Burgos el estado municipal por 30 años con opción a una extensión hasta llegar al medio siglo

Los problemas de los Caselli en su breve experiencia en el Burgos no se limitan a lo deportivo. El empresario recibió críticas de la oposición política local después de que el Ayuntamiento de Burgos, presidido por el socialista Daniel de la Rosa, diera luz verde a la concesión del estadio municipal El Plantío al club por un periodo de 30 años con posibilidad de prórrogas hasta llegar a los 50. A cambio, el club presidido por Caselli se comprometió a realizar inversiones por más de cinco millones de euros.

En un comunicado conjunto, el Partido Popular, Ciudadanos y Vox rechazaron la "escandalosa privatización" del campo de fútbol. Además, acusaron al PSOE de actuar llevado por "una borrachera de poder", con "oscurantismo" y "malas artes". También hubo críticas desde la izquierda a través de Podemos. Semanas después, el ultraderechista Vox cambió de opinión tras un encuentro con la gerencia del club y consideró que "el proyecto deportivo y empresarial es bueno", según palabras del consejero vecino Iñaki Sicilia. Ahora, a los Caselli les tocará convencer a los aficionados de que su proyecto va por el buen camino. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.