Economía
El estancamiento obliga a AMLO a abandonar su voluntarismo economico
El presidente de México fue reduciendo sus pronósticos de crecimiento del 6 al 4%, después al 2%; y ahora solo habla de "desarrollo".

La firmeza con que Andrés Manuel López Obrador insistía que la economía crecería al 2% este año se ha ido diluyendo, en su lugar el desarrollo y el bienestar ocuparon un lugar central en su discurso. El cambio en el discurso solo busca aminorar el golpe que significará el resultado del magro crecimiento económico, opinan los expertos.

Fue en abril cuando el mandatario lanzó por primera vez una apuesta en contracorriente a los recortes que ya hacían los principales actores económicos. "Vamos a crecer cuando menos 2% este año y 3% el próximo. Apuesto, trato hecho", dijo entonces el mandatario federal, contradiciendo ya desde entonces al que fuera secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

El mercado ratifica la desconfianza hacia el plan económico de López Obrador

Suscribió algún tiempo más la misma apuesta, pero las expectativas del mercado no cambiaron y siguieron los recortes a las proyecciones. Tres meses después, la jugada se volvió insostenible y transcurrido ya más de medio año de Gobierno, ningún indicador apoya sus dichos de campaña en cuanto a crecimiento económico.

"Se vuelve ya imposible o muy complicado maquillar y alcanzar la meta de crecimiento que había dicho", señaló el politólogo de la UNAM, Jorge Márquez al reflexionar sobre el giro en el discurso.

Y es que el escenario es ineludible: para este miércoles se espera que el INEGI confirme el estancamiento económico durante el segundo trimestre del año frente al trimestre anterior inmediato, o incluso que ligue una segunda caída trimestral. De ser así, desde algunos ángulos económicos, significaría una recesión técnica para el país.

Ahora López Obrador dejó de apostar con los mercados. Para el pasado 12 de julio, el mandatario federal incluso reconoció una menor tasa de crecimiento, pero descarta la recesión. El giro más interesante es que ahora optó por relegar al crecimiento económico y enaltecer el desarrollo, dejando de lado una de sus principales promesas electorales.

Cabe recordar que en los arranques de su campaña, un López Obrador más optimista hablaba de crecimientos de 6% durante su sexenio, más tarde se redujo a 4%. "Creceremos al doble combatiendo a la corrupción", solía repetir. Ahora, el presidente prefiere hablar de desarrollo. No es casual: el escenario que los economistas plantean para este año es que la economía podría ni siquiera alcanzar el 1% .

En el mundo de la política y la economía no cabe duda, al cambiar el foco de atención del crecimiento económico al desarrollo es una forma de evadir el fracaso. "No puede manipular las cifras de crecimiento, así que lo que sigue es hablar de desarrollo, que es algo más intangible", dice Márquez.

Aunque el desarrollo es medible. La ONU, año con año, lanza el Índice de Desarrollo Humano, mientras que la distribución de la riqueza se realiza a través del índice Gini. Aún así, los economistas recuerdan que se tratan de variables que no dan resultados inmediatos. Por ejemplo, el nivel de desarrollo de este año lo sabríamos hasta 2021, lo que significa que el debate que López Obrador busca instalar en la agenda mediática, tendrá pocos elementos para criticar a este Gobierno, opina Márquez.

"Lo que López Obrador hace hablar de desarrollo para que los medios, la discusión intelectual, ya no se concentre en algo que ya es un fracaso, entonces lo lleva a otra cosa más intangible que va a ser muy difícil de debatir en el corto plazo", agrega el académico de la UNAM.

Por su parte, el Dr. José Luis de la Cruz, director del IDIC, recuerda también que no se puede pensar en desarrollo sin crecimiento económico y que ambas variables están relacionadas entre sí. "Es bueno hablar de crecimiento económico como un elemento que genere estabilidad, pero solo se puede hacer con crecimiento económico", afirma.

Aunque en este giro hay elementos que en realidad no distan mucho del discurso del mandatario federal. Para Horacio Vives, académico del ITAM, con este foco fortalece sus críticas a las calificadoras y otras instituciones financieras que no han acompañado sus expectativas de crecimiento. A su vez, retroalimenta la conexión con su electorado que aprecia el discurso de ir en contra de las riquezas y del capital, aunque el politólgo termina recalcando que al fina, se trata de que "para justificar la falta de crecimiento, jala otras variables".

Pero los expertos también reconocen que hay una contradicción, pues a pesar del discurso, en los hechos el crecimiento económico sigue siendo central para Hacienda. Por eso, para el mercado no existe distracción y el cambio discursivo no tiene ningún efecto. 

 "No hemos visto una ruptura en la política macroeconómica y eso es un alivio", opinó Marco Oviedo, de Barclays. Otro motivo claro, opinan los analistas, es el anuncio que hizo ayer Arturo Herrera que incluye una inyección de 485,000 millones de pesos para infraestructura y reanimar la economía.

"Esta jugada se adelanta al golpe que desde Palacio Nacional ya sabe que recibirá mañana", dice Ignacio Martínez, coordinador de LACEN-UNAM. "Se están curando de salud, están aminorando el golpe" -refiriéndose a los datos del PIB. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
El socialista este va a hacer mierda Mexico.