CLAAF
Calvo advierte a López Obrador que Pemex puede desencadenar una crisis de deuda en México
"Pemex es, por mucho, el problema fiscal más importante que enfrenta México", sostiene el trabajo del economista que predijo la crisis del Tequila y que elaboró junto a algunos de los analistas más prestigiosos de la región.

"La crisis migratoria plantea riesgos fiscales adicionales. Aunque no hay estimaciones de los costos fiscales de mantener los refugios migratorios en la frontera, asi como el despliegue de la Guardia Nacional, otras experiencias alrededor del mundo sugieren que el costo fiscal es significativo y puede llegar a ser 0.5% del PIB", advierte el documento final de los integrantes del Comité Latino Americano de Asuntos Financieros (CLAAF) que se reunió en Washington a principios de la semana pasada para analizar la situación de México.

Integran ese grupo Laura Alfaro, es ministra de Economía de Costa Rica; Augusto de la Torre, ex presidente del Banco Central del Ecuador y Ex Economista Jefe para América Latina del Banco Mundial; Guillermo Calvo, ex economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo; Roque Fernandez, ex ministro de Economía de Argentina; Pablo Guidotti, ex viceministro de Finanzas de Argentina y Carmen Reinhart, profesora de la Harvard Kennedy School, entre otros destacados economistas.

Calvo es un economista argentino radicado en Estados Unidos y profesor titular de la Universidad de Columbia, que alcanzó fama mundial al predecir la crisis conocida como efecto Tequila.

En la reunión, los analistas coincidieron que el principal problema que enfrentan México y López Obrador es Pemex.

Explosivas declaraciones del ex ministro de Economía de México agravan la crisis de gabinete de AMLO

"Pemex es, por mucho, el problema fiscal más importante que enfrenta la administración de AMLO. La falta de inversiones en exploración y extracción conllevaron a una reducción constante en la producción de petróleo, mientras que la empresa ha emitido grandes stocks de deuda en los mercados internacionales. Los inversionistas están cada vez más preocupados con los bonos emitidos por Pemex, y tras la baja de la calificación de su riesgo crediticio, el spread entre Pemex y el soberano ha incrementado en 100 puntos básicos", señalan en el documento final (ver adjunto).

Los economistas advierten que financiar mega proyectos como el Tren Maya, Dos Bocas y Santa Lucía, que en el mejor de los casos tardarán años en tomar velocidad "está disminuyendo la calidad global del gasto, implementando decisiones de gastos arbitrariamente, y exacerbando la caída en la actividad económica".

"En los próximos 4 años, la compañía enfrenta vencimientos de deuda externa por 20 mil millones de dólares", advierten.Y prevén que esta situación junto a la proyección de un menor crecimiento de México que ubican en torno al 1% anual para este año, impactará en la calificación crediticia del país.

"En junio del 2019, S&P y Moody's disminuyeron la calificación de las perspectivas de crédito de la deuda soberana a negativo y Fitch Ratings la disminuyó a BBB con perspectivas negativas. Ambas agencias enfatizaron que el grado de inversión se encuentra en riesgo, y que hay una probabilidad razonable que se reduzca la calificación dentro de un año", sostiene el trabajo.

Y anticipan que "una baja en la calificación de la deuda soberana o un deterioro de las condiciones financieras de Pemex podrían restringir severamente los flujos de capitales a México. Esto podría ampliar el diferencial de riesgo entre el soberano y el crédito corporativo y el peso mexicano podría debilitarse".

Por eso, el Comité deja muy en claro que para empezar a despejar estos riesgos "la tarea primordial del gobierno es atender la situación crítica en Pemex".

"Pemex necesita de un plan de acción detallado para atender su situación financiera débil y las reducciones en producción y la exploración. La reducción impositiva de AMLO es un buen comienzo, pero la situación de la deuda de Pemex permanece extremadamente precaria dada los vencimientos cercanos de amortizaciones de deuda", señalan y piden además de reestructurar la arquitectura corporativa de la compañía "reedirigir los ahorros así generados a invertir en I&D en exploración de petróleo en aguas profundas y de gas natural".

Es decir, cuestionan la idea de López Obrador de centrar la acción en la construcción de la mega refinería de Dos Bocas y descuidar la mejora de la exploración y producción, coincidiendo en esa línea con la crítica que hizo Carlos Urzúa este fin de semana en su explosivo reportaje con Proceso.

Renuncia el ministro de Economía de México en medio de duras acusaciones contra López Obrador

Y lo dicen con toda claridad: "El Comité cree que la reestructuración corporativa de Pemex debe ser complementada con un número de acciones adicionales, tales como: i) restaurar el rol de la Comisión de Hidrocarburos; ii) reconsiderar la cancelación de contratos con el sector privado; iii) abstenerse de proyectos a gran escala pobremente planeados sin estudios de factibilidad tal como la refinería de Dos Bocas (el cual puede descarrilar el uso de fondos escasos a actividades menos productivas); y iv) atraer nuevo financiamiento privado para inversiones en exploración y extracción".

Pemex está en curso a una colisión que lo puede llevar a una reestructuración de deuda, que puede contaminar la calificación crediticia de México y desencadenar desinversiones inmediatas de activos mexicanos por parte de instituciones inversoras como fondos mutuos y de pensiones, sostiene el trabajo.

"El Comité cree que un plan de reestructuración corporativa puede prevenir una crisis de deuda de Pemex. Actualmente, Pemex está en curso a una colisión que lo puede conllevar a una reestructuración de la deuda. Una crisis en Pemex puede contaminar la calificación de crédito de México, la cual, si cayera por debajo del grado de inversión, desencadenaría desinversiones inmediatas de los activos mexicanos por varias instituciones inversoras como fondos mutuos y de pensiones, resultantes de mandatos de inversiones", agrega el documento.

Y apuntan otra crítica central a la estrategia económica de AMLO: "El gobierno ha alcanzado sus primeras metas en el corto plazo al compensar una caída drástica en los ingresos con cortes draconianos en gastos. Aunque una racionalización de los gastos corrientes es necesaria, el Comité cree que el éxito del plan de gobierno de usar superávits primarios para financiar proyectos de gasto público requiere estudios de factibilidad sustantivos y bien desarrollados. En este aspecto, proyectos como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya, y el aeropuerto de Santa Lucía deben ser evaluados cuidadosamente. De igual manera, es necesario reconsiderar las decisiones sobre cancelar proyectos que estaban en vía de desarrollarse como el aeropuerto de Texcoco y la autopista Toluca-Naucalpan".

Concluyendo el trabajo con una advertencia, la obsesión de López Obrador por financiar mega proyectos como el Tren Maya, Dos Bocas y Santa Lucía, que en el mejor de los casos tardarán años en tomar velocidad "está disminuyendo la calidad global del gasto, implementando decisiones de gastos arbitrariamente, y exacerbando la caída en la actividad económica. Esta estrategia arraiga preocupaciones sobre su viabilidad y puede terminar incrementando el riesgo país".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.