El gobierno de México reconoce que en 45 días Trump podría volver a imponer aranceles
El canciller Ebrard explicó que con el acauerdo ganaron tiempo para demostrar que sí pueden frenar la ola migratoria.

Quizás sea uno de los integrantes más sólidos del Gabinete. Marcelo Ebrard contradijo en los últimos días, y de manera frontal, a la militancia de la 4T. Con un discurso muy alejado del triunfalismo que agitó un sector del Gobierno entre la militancia obradoristas, el Canciller reconoció que su negociación se centró -como aspecto principal- en ganar tiempo.

"Mi horizonte eran dos o tres días, ahora tenemos 45 días por delante", reconoció Ebrard, que detalló los pilares de su planteo en Washington. Según el funcionario, México intenta demostrar que sí es posible bajar el flujo migratorio que ingresa desde la frontera sur de México y que termina cruzando -en buena parte- a los Estados Unidos.

En el próximo mes y medio, Ebrard buscará mostrar una baja significativa, para evitar así que Donald Trump vuelva a la carga con sus aranceles, una estrategia que -también reconoció el canciller- golpearía de lleno a la economía de México, con pérdidas de empleos por decenas de miles e incluso un eventual escenario recesivo.

El propio Trump anunció ayer que "siempre se puede volver a los muy lucrativos aranceles contra México", en caso de que Andrés Manuel López Obrador y su Gobierno no demuestren cooperación en materia migratoria, el verdadero issue diplomático entre ambas naciones.

Tanto es así, que el giro en la política migratoria ya es evidente. Ebrard dijo que es inviable tener a cientos de miles de migrantes dando vueltas por México sin siquiera conocer los nombres de estas personas. Un reconocimiento a las quejas explícitas que venía haciendo Trump.

También avisó que solicitará al Gobierno de Guatemala y a las ONG´s de ese país vinculadas al tema migratorio una colaboración para poder mostrar en EU resultados en el corto plazo. "Nosotros somos los principales promotores del Plan de Desarrollo para Centroamérica. De modo que ahora pedimos colaboración, que ayuden a México", reclamó.

Las palabras de Ebrard -que ya se había expresado en ese mismo sentido en el acto de Tijuana- demuestran que la celebración por una aparente "victoria" diplomática deberá esperar. Los riesgos de nuevos embates desde Washington están latentes. Y el Canciller lo sabe. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.