Rubén Galassi
"No queremos el país del ajuste, pero tampoco el que considera a la corrupción un mal menor"
Rubén Galassi es uno de los arquitectos de la hegemonía socialista en Santa Fe. Objeta a Cambiemos, pero también la fórmula Alberto-Cristina y a nivel provincial vaticina una polarización con el peronista Perotti.

La casa elegante y bien conservada se ubica sobre la calle San Luis, en esas manzanas mágicas del barrio Martin, a metros del río Paraná y el monumento a la Bandera. Más rosarino imposible. Rubén Galassi llega apurado, viene de reunirse con Pablo Javkin, el candidato a intedente que dio el batacazo y le ganó las primarias a la canidata del socialismo. Hay que acercar posiciones porque ahora viene el desafío bravo de las generales, que encuentra a un peronismo unido que huele que el poder está otra vez al alcance de la mano.

Galassi es la mano derecha de Antonio Bonfatti y uno de los arquitectos de la poderosa maquinaria electoral socialista. Periodista de profesión, ex ministro de Gobierno y actual diputado, es el jefe de la campaña que intenta regresar a Bonfatti a la Casa Gris, como llaman en Santa Fe a la sede del gobierno. Tiene como desafío revertir los siete puntos de ventaja que le sacó el peronismo en las PASO y anticipa un derrumbe mayor de Cambiemos y un escenario de polarización con Omar Perotti.

¿Cómo se preparan para las elecciones del 16 de junio?

Estamos transitando estos días con optimismo moderado porque creemos que hay grandes posibilidades que el Frente Progresista resulte triunfador.

¿No les preocupa la distancia que les sacó el peronismo en las primarias?

La ciudadanía entendió que las internas son abiertas y obligatorias y participan de ese proceso, pero después, a la hora de elegir en las generales el gobernador, la motivación y la movilización excede la identificación partidaria.

Estamos convencidos que la interna del justicialismo atrajo a ciudadanos que están por fuera del marco de contención de lo que es hoy el peronismo o el kirchnerismo, que es la estructura que sostiene la candidatura de Perotti, y que hay un reacomodamiento de esos votantes.

Además, hay un aumento en términos absolutos de electores en relación a las PASO de alrededor de 400 mil votos entre los que no van a votar, que sí lo hacen en la general, la disminución notable de los votos en blanco e impugnados y otros cien mil votos que fueron a candidatos que no pasaron el umbral.

¿Esperan una elección de tercios entre el Frente Progresista, el peronismo y Cambiemos o una polarización con Perotti?

Vamos a una elección donde disputamos claramente con Omar Perotti y no va a haber ese escenario de tres fuerzas de las elecciones pasadas. Todo indica que Cambiemos va a sacar menos votos que en las primarias y creemos que ahí hay muchas chances de que el Frente siga gobernando la provincia.

Lo que sacaron Antonio (Bonfatti) y Miguel (Lifschitz) lo tomamos como un piso, que estuvo cerca de la cantidad de votos con los que ganamos anteriormente en el 2015 y ahora proyectamos que vamos a estar arriba de los 700 mil votos.

El gobernador Lifschitz está implementando un plan de obras en la provincia como no se veía hace años y sin embargo no tuvo un triunfo resonante en las primarias ¿Por qué cree que ocurrió esto?

Miguel tiene una imagen positiva de dos tercios cuando otros dirigentes nacionales, como el caso del presidente, están muy lejos de esa ponderación y eso lo reflejaron los santafesinos en las primarias. El gobernador sacó entre 40 y 50 mil votos más que Bonfatti. Pero el resultado global también se explica porque no tuvimos internas que movilizan, estuvimos en el piso del Frente.

En política nunca dos más dos son cuatro y hubo un voto que se metió en la interna del peronismo que fue la única en la categoría a gobernador. Pero desde las primarias hemos tenido algunos hitos de gestión como la inauguración del Hospital Iturraspe en Santa Fe, donde los que tenemos muchos años en esto percibimos que generan un quiebre, que no quiere decir que vamos a sacar un 20 por ciento más en las generales, pero generan una revalorización de la gestión que a veces son el envión que se necesitan para consolidar un proceso.

Vamos a una elección donde disputamos claramente con Omar Perotti y no va a haber ese escenario de tres fuerzas de las elecciones pasadas. Todo indica que Cambiemos va a sacar menos votos que en las primarias y eso abre las chances que sigamos gobernando la provincia.

¿Cuál es el secreto del socialismo que ya en varias elecciones arranca de atrás y termina ganando en el último minuto? ¿Se explica por la estructura partidaria?

Hay una suma de factores. El Frente Progresista es muy diverso. Como partido socialista aportamos nuestra estructura, pero el 90 por ciento del radicalismo se ha quedado en nuestro armado y han sido muy críticos de Cambiemos y en muchos lugares del territorio el rol de los intendentes y presidentes comunales radicales son un factor importante.

¿Creen que la caída de Cambiemos los puede terminar beneficiando?

Santa Fe vota independientemente a los procesos nacionales y no digo que no haya incidencias o que los posicionamientos nacionales no jueguen en una elección provincial, pero no son determinantes. En el 99 ganó la Alianza y en la provincia Reutemann; en el 2007 ganó Cristina-Cobos y acá ganó Binner; en 2011 volvió a ganar Cristina con Boudou y en la provincia ganó Bonfatti y en el momento de más auge de la confrontación entre macrismo y kirchnerismo nosotros sostuvimos, por muy poco, ese tercer espacio que nos permitió seguir gobernando.

Bonfatti hizo una muy buena elección en toda la extensión de la provincia pero en Rosario no logró los mismos resultados, un dato que es original para el socialismo, ¿Qué análisis hace?

Creo que por un lado, tuvimos una interna muy competitiva para la intendencia de Rosario y mucha energía se gastó allí mientras que Antonio, al no tener competencia, quedó solapada su candidatura a la vez que el PJ tuvo una interna potente. Si Bielsa repetía la elección que hizo en la ciudad en el interior quedaba empatada con Perotti. Esa interna nos llevó a que saquemos mucho menos votos. Estoy convencido que ahora en las generales, Antonio va a ser el más votado en Rosario.

Lo mismo en la ciudad de Santa Fe donde tuvimos internas en las categorías menores que al principio parecen que nacen sin dificultades pero luego se endurecen y hace que los esfuerzos se vuelquen allí. Además, José Corral sacó 16 por ciento en toda la provincia pero en su ciudad sacó el 28, ahí también nos restó votos. En junio creemos que José no repite el resultado y nosotros tampoco, va a ser al revés.

Santa Fe vota independiente de los procesos nacionales. En el 99 ganó la Alianza y en la provincia Reutemann; en el 2007 ganó Cristina-Cobos y acá ganó Binner; en 2011 volvió a ganar Cristina con Boudou y en la provincia ganó Bonfatti y en el pico de la confrontación entre macrismo y kirchnerismo nosotros sostuvimos, por muy poco, este tercer espacio.

¿La jugada de Cristina mostrando una actitud más amplia al poner a Alberto Fernández como candidato, perjudica de alguna manera la estrategia nacional del Frente Progresista con Lavagna?

Entiendo que tenemos que definir políticas nacionales, venimos trabajando en una construcción alternativa y veremos los alcances de esa construcción. Los acontecimientos son muy recientes y nosotros somos una estructura partidaria que nacionalmente no deja de ser chica, pero la ciudadanía tiene en claro que provincialmente se vota distinto.

Veo que algunas fuerzas caen en el error de comparar las legislativas nacionales o las presidenciales con las elecciones de gobernador y si uno compara las del 2015, no ha habido cambios y esta es una tentación de los medios de Buenos Aires que comparan peras con melones. Las nueve derrotas que tuvo el Gobierno en lo que va del año ratifican lo que pasó en 2015 donde Cambiemos, en esas categorías, había perdido en todas.

Pero están perdiendo ciudades importantes que tenía el radicalismo...

Puede ser Córdoba o Santa Rosa (La Pampa) pero no como se dice Santa Fe que era del Frente Progresista. Lo que pasó es que José Corral, que fue elegido por el Frente, luego se pasó a Cambiemos (risas).

¿Ustedes pueden sumar votos antiperonistas que giran en torno de Corral y que ahora consideren que ya no es una opción?

Nosotros creemos que podemos seguir sumando votos diversos porque el Frente lo es, partidos de distintas filosofías que sostienen políticas en las que coincidimos todos como la educación y la salud pública o la inversión equilibrada en toda la provincia y no la idea de poner toda la plata en Capital Federal y que el interior no exista. Somos una rara avis de la política porque unirse para ganar una elección está lleno de ejemplos ahora, seguir unidos gobernando ese es el gran mérito del Frente, con aciertos y errores.

¿Como fueron los tres años y medio de Macri para Santa Fe?

Valoramos que haya cumplido con el fallo de la Corte que nos devolvió recursos de la coparticipación que ha sido dinero muy bien invertido en obras públicas, pero para la situación social del país ha sido un gran retroceso. La pobreza es dramática y sin rumbo a futuro.

Valoramos que Macri haya cumplido con el fallo de la Corte que nos devolvió recursos de la coparticipación, que ha sido dinero muy bien invertido en obras públicas, pero para la situación social del país ha sido un gran retroceso. La pobreza es dramática y sin rumbo a futuro.

¿Y un regreso del peronismo con Alberto y Cristina cómo lo consideran?

Tampoco lo vemos, porque no fue positivo para el país. Creo que alguna vez tenemos que tener un plan donde salgamos de los ismos, sobre todo los asociados a personalismos y podamos construir un plan que fije metas comunes con coincidencias. No es una ilusión ni una ingenuidad pensar en un gobierno de concertación, que saque al país de ese subibaja que siempre es más baja que sube. Hoy tenemos 34 por ciento de pobreza pero 5 años atrás teníamos 28, es igualmente inaceptable. Necesitamos que los conflictos se resuelvan con mecanismo institucionales y no de enfrentamientos que terminan siendo pérdidas para todos.

Lifschitz apostó por Lavagna: ¿Esto refleja un consenso del Frente Progresista o aún pueden ocurrir cambios en los posicionamientos nacionales?

Creemos que hay que construir una alternativa en la que muchos hombres y mujeres del justicialismo, el radicalismo, el socialismo y de otros partidos puedan ser parte. Después, quién sea el referente y candidato es el segundo paso y Miguel Lifschitz lo hizo, obviamente, en el marco de un acuerdo partidario

¿Hay tiempo para eso?

Siempre hay tiempo, hasta un minuto antes de resolver las candidaturas. Lo importante es lo otro, establecer qué país queremos construir. Claramente que no queremos un país de ajuste, de desempleo, de desigualdad, pero tampoco un país no federal donde se tome la corrupción como un mal menor.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
9
Un anacronico en retirada, tendría que juntarse con la corresponsal de Sara Palin en la Argentina Maria O'Donnel.
8
Es detestable que toda la derecha recalcitrante y sus adláteres sigan hablando de corrupción sin que en casi cuatro años de macrismo no haya ni un condenado en juicio, solo hay detenidos preventivamente (eufemismo por presos políticos). Para colmo comienzan los juicios a 6 meses de terminar el período de gobierno, con lo cual el gobierno macrista no condenó ni condenará a nadie. Pero les viene bien para echarle el fardo a próximos gobiernos si no hay condenas.
7
Johhny, militonto amarillo lameculos de peña y carrio. Se te cagan de risa todos acá. Sorete
6
Juani. alcahuete lameculos de la yegua ....segui con tu vida de mierda limpiando letrinas ..sin llegar a fin de mes ....jajaja
5
El "socialismo" tiene la "virtud" d combinar tanto el ajuste como la corrupcion, lo blankeo su mentor Binner: "nosotros todavia creemos en la mano invisible del mercado" y para los chanchuyos provinciales basta nombrar su jefe d policia involucrados con narcos, corrupcion con fondos d la policia provincial, sakeo d fondos provinciales via nombramiento d legiones d familiares en cargos jerarkicos d la provincia....
4
Pero cambiemos es ajuste, corrupción e inoperancia, por eso les va como les va. No hay manera de ocultar la realidad.
3
Esta nota es paga...
2
Convirtieron Santa Fe en un narcoestado en apenas 15 años, por eso el peronismo la va a recuperar.
1
Claro seguramente lo que quiere es el estado narco que supieron consuguir justamente estos socialistas