Verónica Irizar
"Está muy bien el acuerdo con Lavagna, Argentina tiene que salir de la grieta"
Verónica Irizar es la candidata socialista a la intendencia de Rosario. Elogia a Lavagna: "Es el indicado para un gobierno de transición que estabilice el país".

 Verónica Irizar es la precandidata a la intendencia de Rosario por el Partido Socialista que gobierna la ciudad hace treinta años. Acompañó las gestiones de Miguel Lifschitz y Mónica Fein como secretaria de Hacienda del municipio hasta el 2017 cuando asumió como concejala.

Compite en la interna contra el ex lilito, Pablo Javkin, en una contienda que promete ser más que atractiva. Es que Irizar comenzó la campaña con el 1,3 por ciento de conocimiento pero los socialistas confían en que para el 28 de abril, la candidata ya estará instalada y superando en intención de votos a Javkin quien ya tiene varias contiendas electorales encima.

Irizar hace una pausa en la vertiginosa agenda de campaña y entre una reunión con vecinos y otra, recibe a LPO en uno de los bares que pueblan la tradicional esquina de Laprida y Mendoza con el teatro El Círculo de telón de fondo y el sol de otoño entibiando los adoquines.

¿Cómo se hace campaña electoral para una interna cuando la ciudadanía es refractaria a la política y tiene otras inquietudes más urgentes que atender?

No es fácil, hay mucha preocupación respecto a la situación económica y el empleo. Estamos viviendo una crisis con características similares a las del 2001 sumado a un proceso inflacionario que el gobierno no ha mostrado tener la capacidad para poder controlarlo y aplica medidas macroeconómicas que generan el enfriamiento de la economía. Con tasas del 70% no hay manera que alguien venga a invertir en Argentina, es imposible cerrar cualquier ecuación económica de un negocio.

El informe sobre la pobre que publicó el INDEC refleja una realidad muy complicada para Rosario

En Rosario pegó fuerte la pobreza y el desempleo porque depende mucho de la actividad privada. Por no ser capital de provincia tiene muy poco empleo público es por ello que afecta mucho más rápidamente este tipo de problemas económicos que a otras ciudades. Rosario es muy parecido en ese sentido a Mar del Plata que no casualmente son los que más sienten el impacto del desempleo. Y son los jubilados y pensionados, los sectores medios de comerciantes, pymes los que más sintieron el golpe. Ni que hablar de los que quedaron afuera del camino.

El gobernador Miguel Lifschitz impulsa un acuerdo con Roberto Lavagna que incluya el progresismo y sectores del justicialismo. ¿Está en sintonía con esa estrategia?

Está muy bien, Argentina tiene que salir de esta lógica de la grieta que es una lógica perversa que no le resuelve los problemas a nadie. Nosotros estamos pensando en el armado de un gobierno de transición que ordene, que estabilice el país, los problemas macro y creemos que Lavagna es la persona con capacidad política y técnica. Ha estado en otros momentos complicados del país e invita a todos los que no se sientan representados ni por uno ni por otro lado de la grieta.

Nosotros hemos demostrado, con experiencias de gobierno en Rosario y en Santa Fe, que con políticas públicas claras, con honestidad y transparencia se pueden obtener resultados concretos. Hemos desarrollado un plan como el Abre que es un abordaje integral para los barrios que resuelve los problemas del hábitat, lleva los servicios esenciales, salud y educación para los sectores más vulnerables y sale de la idea de que la pobreza se resuelve con subsidios económicos. Ojalá la Argentina tuviese un plan como el Abre.

Esta muy bien la búsqueda del acuerdo con Lavagna. Argentina tiene que salir de la grieta y nosotros estamos pensando en un gobierno de transición que ordene y estabilice el país.

En declaraciones recientes, usted sostuvo que en Rosario no debe instalarse la grieta. ¿Puede la ciudad quedar al margen de la dinámica nacional?

Somos la única alternativa que impide que la grieta entre a Rosario. Ya hemos visto lo que pasa con esta grieta, que de un lado la representa (el candidato peronista) Roberto Sukerman y del otro lado (el candidato de Cambiemos) Roy López Molina. Esta grieta le ha significado a la ciudad perder recursos muy importantes, por ejemplo de coparticipación, durante el kirchnerismo y que hoy el gobierno de Cambiemos no paga aún cuando hay un fallo de la Corte.

El escándalo del espionaje ilegal tiene su capítulo rosarino, por los vínculos de D´Alessio con Los Monos...

La presencia en Rosario de D'Alessio, el falso abogado que operaba para los servicios de inteligencia, significó el fin de la inocencia en la ciudad. Nos enteramos que tenía contactos con la banda de Los Monos que tanto daño le hizo a Rosario y que hoy está presa por una decisión política del gobierno provincial porque los atrapó la policía provincial y los juzgó la justicia de Santa Fe por delitos provinciales, mucho antes que la justicia federal.

Y hay indicios que muestran que D´Alessio tenía contactos con sectores de la política local. Nuestro gobernador Lifschitz ya hizo las presentaciones, esperemos que la justicia actúe porque es muy grave tener servicios de inteligencia operando.

D'Alessio se reunió con el líder de Los Monos y le ofreció beneficios si comprometía al socialismo

¿Cuáles son esos indicios?

Indicios de que operaban antes del 2015 y también en la actualidad. Llamativamente hay un silencio tanto de un lado como del otro respecto a este tema. No hemos escuchado a los dirigentes de Cambiemos referirse a la gravedad de estos hechos ni tampoco al kirchnerismo.

Tenemos indicios que D´Alessio tenía contactos con sectores de la política local. Lifschitz ya hizo las presentaciones y ahora esperamos que la justicia actúe rápido porque es grave tener a los servicios de inteligencia operando en Santa Fe.

También dijo que la ciudad no podía caer en "manos de improvisados" ¿a quién se refirió?

Rosario es muy compleja y es simple y tentador hacer discursos tribuneros pero lo difícil es gestionar, hacer. Trabajar los temas complejos de la ciudad y resolver los problemas. Hace más de 20 años que estoy en la gestión pública, integré los equipos de Hermes Binner, Miguel Lifschitz y de Mónica Fein. Me toco llevar adelante la Secretaría de Hacienda de la Municipalidad, que es un área muy compleja, demostrando eficiencia y capacidad en el manejo de los fondos públicos sin tener un solo hecho de mi gestión que haya sido cuestionado u observado. Una forma de hacer con el valor de la transparencia.

Meses antes de las elecciones se hablaba de un relanzamiento del Frente Progresista, incorporar nuevos sectores, y hasta se hablaba de cambiarle el nombre. ¿Por qué nada de esto ocurrió?

Tuvimos un diálogo abierto con todas las fuerzas políticas que tuvieran una vocación progresista y pusimos como límite que esto no era un rejunte electoral sino una construcción política. Lamentamos no haber llegado a un entendimiento, pero sí valoramos que la mayor parte del radicalismo de Rosario sigue estando en el Frente.

Por eso conservamos los valores y los colores (para la gráfica de campaña) porque nos identifican como un proyecto colectivo de muchos años, con el eje en los valores de la honestidad y la transparencia que son fundacionales de nuestro proyecto. Siempre estuvimos en el mismo lugar en cambio a Sukerman le da vergüenza reconocer que es kirchnerista y a López Molina le da miedo y vergüenza salir a la calle con lo que está pasando a nivel nacional.

La ex periodista Susana Rueda la acompaña encabezando la lista de concejales, una extrapartidaria y no precisamente vinculada al radicalismo, el principal socio en el Frente...

Venimos en un proceso de apertura porque entendimos que los rosarinos nos hicieron un planteo muy fuerte con la necesidad de renovar el Frente. Varias listas compiten en la interna pero la mía oficial es la de Susana Rueda, de origen peronista, pero siempre fue simpatizante de los proyectos del socialismo. Entendió que es un momento muy complejo para el país y quería sumarse para defender lo que venimos construyendo hace tantos años.

Pablo Javkin le planteó dos críticas principalmente; la utilización de dineros públicos para la campaña y la otra que hay que ser más obsesivos con los controles (del espacio y la circulación urbana).

Pablo es una persona a la que respeto. El ha sido parte de todo el proceso de construcción del Frente Progresista. Fue candidato de la lista de Mónica Fein en el 2001 y desde antes ha estado formando parte. Entiendo que tenga la necesidad de diferenciarse con algún tema. Conoce como nos manejamos, nunca mezclamos lo institucional con lo político. El socialismo siempre fue muy respetuoso. Lo he escuchado hablar de aparto, lo que él cree que es aparato para nosotros son equipos de militantes con convicción. Pablo tiene un recorrido distinto, yo soy una persona del hacer y expresamos cosas distintas. No creo en el individualismo sino en las construcciones colectivas. Para poder gobernar una ciudad tan compleja como Rosario es necesaria la capacidad de liderar equipos y de conducirlos.

La quita de subsidios y el aumento del combustible impacta en el sistema de transporte público. Desde el socialismo acusan al gobierno de Macri de privilegiar a CABA y provincia de Buenos Aires en detrimento del interior...

El gobierno se equivocó cuando nos quitaron el subsidio al transporte a todo el país que gracias a una lucha muy fuerte de todos los intendentes, con Mónica Fein a la cabeza, lograron que no nos quitaran la totalidad. Rosario pasó de tener 13 pesos a solo 3,90 en un solo día. El gobierno no entiende que Argentina es un país federal y hoy vuelven a equivocarse porque quieren hacernos pagar a todos los argentinos el transporte de Capital Federal y del área metropolitana.

Los fondos que se aportan los construimos todos los habitantes del país cuando cargamos nafta en el auto y pagamos en impuestos más de 9 pesos por cada litro de nafta y gasoil. También nos discriminaron con la SUBE que desde el gobierno anterior venimos intentando que nos lleguen los subsidios. Hicimos un largo camino para compatibilizar la sube con la MOVI -la tarjeta municipal- pero a fines del año pasado, cuando ya habíamos homologado las máquinas, nos dijeron que venía la SUBE pero sin los subsidios. Nos toman el pelo. No entienden que es el interior el que genera las riquezas. Lo mismo pasa con la reducción de obras públicas. Argentina no tiene futuro si se sigue aplicando un federalismo inverso.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
La narco ciudad, a nadie le importa.