Corte Suprema
Rosatti desmiente contactos con Seita para desgastar a Rosenkrantz
El juez de la Corte desmintió al diario La Nación. "Se me adjudica "mantener una vieja relación" con alguien a quien no conozco", afirmó.

Tras el recorte de facultades que sufrió el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkranz, la Casa Rosada asumió abiertamente la defensa del juez nombrado por Macri y salió a instalar en medios que había caído víctima de una "estrategia" urdida por el operador de medios Guillermo Seita, a quien atribuyó el poder de determinar las decisiones de los jueces Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

La versión se complementa con otro ejercicio: Instalar la idea que estos tres magistrados son una nueva "mayoría automática" peronista. Curioso, ya que la afinidad política más firme que se le conoce a Lorenzetti es con el radicalismo y en especial con su amigo y ex presidente de ese partido, Ernesto Sanz. De hecho, durante el kirchnerismo Lorenzetti coqueteó con la idea de integrar una fórmula con Julio Cobos o directamente ser él quien representara al partido de Alem.

Como sea, este sábado fue el propio Rosatti quien cruzó sin medias tintas al diario la Nación que publicó un artículo titulado: "Guillermo Seita, el hombre de quien la Casa Rosada sospecha de haber estado detrás del motín en la Corte".

El conflicto con Rosenkrantz ahora arrastra a Highton de Nolasco

En el mismo se sostiene que "es el hombre que une al peronismo no kirchnerista con la nueva triada de poder de la Corte Suprema de Justicia, que el miércoles pasado sacudió al Gobierno por partida doble. Es el consultor Guillermo Seita".

"En las oficinas de su consultora Managment & Fit se hizo la primera reunión que unió elementos dispersos del universo peronista en busca de un futuro emancipado en busca de un futuro emancipado de Cristina Kirchner. Y él es asesor de Ricardo Lorenzetti, además de mantener una vieja relación con Horacio Rosatti, tan antigua como la que tiene con Juan Carlos Maqueda, los otros dos miembros del alto Tribunal que se unieron para concretar el golpe judicial al Gobierno", señala la nota.

Rosatti no la dejó pasar y le escribió una desmentida a Fernán Saguier, secretario de redacción del diario, en la que no se privó de chicanearlo con la excelencia periodística del británico the Guardian.

Se me adjudica "mantener una vieja relación", con alguien a quien no conozco. Tratándose de datos -que como dijera The Guardian son sagrados, a diferencia de las opiniones que son libres- un simple chequeo hubiera bastado para certificar lo dicho.

"En la nota citada se me adjudica "mantener una vieja relación" con alguien a quien no conozco. Tratándose de datos -que como dijera The Guardian son sagrados, a diferencia de las opiniones que son libres- un simple chequeo hubiera bastado para certificar lo dicho", comienza Rosatti en su nota, que fue repartida a los principales medios, incluida LPO.

"Como no escapará a su conocimiento, la vocalía a mi cargo en la Corte Suprema de Justicia de la Nación está abierta para responder consultas periodísticas a fin de contrastar información. Muchos de los prestigiosos integrantes de su redacción -y de otros medios periodísticos- pueden dar fe de ello. Dejo a su sano criterio periodístico la necesidad de la divulgación de esta comunicación", concluye el juez.

El juez de la Corte Suprema, Horacio Rosatti.

Pero más allá de este esperable chisporroteo -a alguien tiene que culpar el gobierno por la monumental torpeza con que manejó la relación con la Corte Suprema-, lo cierto es que Seita era un blanco fácil, aunque seguir por ese camino acaso conduzca a mas inconvenientes que soluciones.

La lección de la Corte 

Es que el ex estratega de medios de Domingo Cavallo, no sólo es un consultor habitual del peronismo y también de importantes dirigentes del PRO como Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, sino que además mantuvo hasta hace no mucho una relación con el propio Macri a quien le ha acercado periodistas famosos a su quinta Los Abrojos, para que tengan un acceso directo a información sensible que maneja el Gobierno.

Pero claro, es verdad que en los últimos tiempos empezó a levantar el perfil con una exhibición de poder que para sorpresa de nadie, lo convirtió en el monje negro perfecto que andaba buscando la Casa Rosada para explicar sus desgracias.

La reunión inicial del peronismo de centro que ahora se llama Alternativa Federal se realizó en sus oficinas. Y fe también él quien estuvo a cargo de la comunicación de la cumbre de la semana pasada en la Casa de Córdoba de la avenida Callao. Es natural, el gobernador Juan Schiaretti, es uno de sus más fieles clientes y por ahora es visto como el principal financista de la campaña que viene, de ahí su preponderancia. Por eso, se lo menciona a Seita como el futuro encargado de la comunicación de ese espacio, una decisión que resiste el salteño Juan Manuel Urtubey y que causa algún recelo a Sergio Massa, que supo contratarlo, pero ahora trabaja con el catalán Antoni Gutiérrez-Rubi.

Seita maneja además la consultora de encuestas Managment & Fit, es socio de Clarín en el espacio de Mar del Plata -su ciudad natal que alguna vez soñó con gobernar- y logró hacerse con la representación en el país de la CNN. Con esa franquicia produce los ciclos en la señal de Jonatan Viale y Marcelo Longobardi. Y junto a su socio Marcelo González acaban de lanzar CNN Radio, montada sobre la frecuencia de la vieja radio Belgrano que operaba el banquero Jorge Brito. Otro amigo de Macri.

Es decir, para buscar conspiraciones hay elementos de sobra, lo que no significa que sean reales.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.