Socialistas
Bonfatti se lanzó a gobernador y agitó la interna del socialismo santafesino
Bonfatti oficializó que irá por la gobernación y Lifschitz empuja a Pullaro para que lo enfrente en la interna.

Antonio Bonfatti finalmente confirmó, a través de un video que publicó en las redes sociales, que buscará un segundo mandato al frente de la Casa Gris y lo hizo a las pocas horas de conocerse que la candidata a la intendencia de Rosario será Verónica Irizar, del círculo de confianza de Lifschitz.

De esta manera, en el socialismo comenzaron a despejar el escenario de cara al proceso eleccionario que en la provincia de Santa Fe arranca en febrero con la presentación de listas y las PASO en abril aunque el gobernador Lifschitz aún no firmó el decreto que establece las fechas.

Las definiciones en el socialismo no estuvieron exentas de las diferencias entre los dos principales dirigentes del partido. Aunque lo niegue, Lifschitz señala a Bonfatti como uno de los que impidió la reforma constitucional que lo habilitaba a la reelección mientras que el ex gobernador y actual candidato considera a Lifschitz por demás de pragmático y capaz de atravesar los límites ideológicos negociando con el PRO.

Massa a punto de cerrar con el socialismo en Rosario, la llave para sumarlos a nivel nacional

La elección de la concejala Verónica Irizar para suceder a Mónica Fein en la intendencia de Rosario fue un poroto que se anotó Lifschitz. Irizar es contadora y se desempeñó como la secretaria de Hacienda de Lifschitz en sus dos gestiones al frente de la municipalidad. Además, la edil cuenta con el aval de la mayoría partidaria.

Luego de conocerse la postulación de Irizar, Bonfatti adelantó su presentación a través de las redes: "hemos conquistado muchos derechos, dimos pasos importantes, pero todo eso que conseguimos hay que cuidarlo y defenderlo porque se puede perder" señaló, adelantando su polarización con Cambiemos.

A partir de la corrida financiera y la profundización de la crisis económica, la aprobación del gobierno nacional cayó de manera abrupta en la provincia -en Rosario el rechazo a la gestión de Macri supera el 70 por ciento- lo cual le dio oxígeno al Frente Progresista que en las elecciones pasadas sufrió una de las derrotas más duras de su historia.

Frente a ese escenario, el socialismo recuperó la confianza y sus dirigentes calculan que pasaron del temor de poner en riesgo la intendencia de Rosario y la gobernación de la provincia en manos de Cambiemos, hoy tienen la posibilidad no solo de mantenerse en la gestión en los dos niveles sino de sumar en el radar a la ciudad de Santa Fe y de Rafaela.

Pero más allá de los cálculos, tanto Bonfatti como Lifschitz reconocen que para ganar en el 2019 se necesitan y en el círculo íntimo de Bonfatti creen que será candidato único aunque no descartan que pueda haber una interna competitiva:

"La idea de que haya una interna atractiva cuando las tendrán las otras dos fuerzas opositoras -Cambiemos y el PJ- tiene un sentido estratégico interesante" reconocieron allegados al presidente de la Cámara de Diputados provincial.

Es que Miguel Lifschitz viene tratando de convencer a su ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, para que se anime a enfrentar al socialista en las primarias. Esa idea la propuso el gobernador hace una semana en una cena a la que asistieron el presidente del partido a nivel provincial, Enrique Estévez, y dirigentes del radicalismo.

Sin embargo, Pullaro le pidió algunas garantías y le reclamó al gobernador que le brinde un apoyo explícito en la campaña y que lo presente como su candidato. La gestión de Lifschitz es por lejos la mejor posicionada y Pullaro quiere aprovechar esa imagen.

Sin embargo, Lifschitz puso reparos a esa exigencia: "eso sería romper con el partido" consideró una fuente socialista quien agregó que "Miguel no lo va a hacer. No puede jugar abiertamente por un candidato radical cuando el PS definió avalar la candidatura de Bonfatti".

La idea de Lifschitz es que Pullaro le sume puntos al Frente en Rosario donde está mejor posicionado que Bonfatti quien registra niveles más bajos de aprobación según las encuestas que manejan.

Lo cierto es que sin ese apoyo explícito, difícilmente Pullaro se arriesgue a la contienda. "Una interna entre Maxi y Antonio puede generar un desgaste importante hacia adentro del Frente" reconoció una fuente radical del espacio que lidera el ministro de Seguridad, que será un tema central en la campaña y donde sospechan que la oposición apuntará al crecimiento del narcotráfico para tratar de desbancar al socialismo de la gobernación.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Soy K pero a Bonfatti lo banco. Lifschitz es un tibio que es bancado por las embajadas de EEUU, es un socialista de derecha y terrible cagón.