Conurbano
Los intendentes de Cambiemos refuerzan la ayuda social ante el fantasma de diciembre
Descartan que haya incidentes o un "estallido" en el Conurbano. Activan bonos de fin de año.

Ante la crisis económica que podría agudizarse en el último mes del año y el fantasma del mes de diciembre, los intendentes de Cambiemos buscan dar tranquilidad y aseguran que la situación social está "contenida", mientras refuerzan la ayuda en comedores y activan bonos para los trabajadores municipales. 

Si bien reconocen que el panorama económico es "complejo", intendentes del Conurbano coincidieron en diálogo con LPO en que no habrá un "estallido" en diciembre porque ven una situación social contenida en sus municipios. "Estamos trabajando para que no haya ningún incidente, queremos llevar tranquilidad", dijo un jefe comunal de la Tercera Sección en diálogo con este medio.

En línea con la gobernadora María Eugenia Vidal -que ayer anunció que anticipa el aguinaldo y pagará un bono a jubilados- la mayoría de los intendentes confirmó un pago extra para los trabajadores municipales. 

En Lanús, Néstor Grindetti anunció un "doble bono" y el adelantamiento de aguinaldo. "Habíamos acordados un bono de 1500 pesos a los municipales que negociamos con la paritaria. Estaba anunciado para diciembre, lo adelantamos a este mes. A eso sumamos un bono extra y adelantamos el aguinaldo a la primera quincena de diciembre", confirmaron desde el municipio.

Otro intendente que ya cerró con los municipales fue Gustavo Posse, que negoció un bono de $5.800 en dos cuotas en San Isidro. La primera de 1.600 pesos se cobró en octubre y la segunda cuota de $4.200 se cobrará los primeros días de diciembre. 

En ese sentido, los intendentes explican que hay un trabajo de contención que no sólo se extiende a los sectores más vulnerables sino que también se aplica a la clase media, el comercio y la industria. Por ejemplo, en varios municipios exploran medidas de beneficios a las pymes como en Lanús, donde ya anunciaron que las que comiencen con una actividad este año quedarán eximidas de la tasa de Higiene y Seguridad, mientras que hay otros proyectos en Concejos Deliberantes para reducir las tasas. 

También se reforzó la contención social en los barrios más vulnerables, trabajando a la par de los comedores municipales. En Quilmes, Martiniano Molina aseguró a LPO que también tiene la situación contenida y descartó un estallido a fin de año. Este sábado buscó mostrar presencia y "cercanía" con los vecinos, por lo que convocó a unas 150 personas para que lo acompañen en el timbreo de Cambiemos.

"Esta semana fue muy especial, tuvimos la inauguración de un parque industrial, el parque la Bernalesa, que es el primero de este año en la provincia de Buenos Aires. Es muy importante que esté sucediendo, una alegría enorme porque nos importa generar empleo y que Quilmes se ponga en movimiento. Va a tener entre 3 mil y 4 mil trabajadores", prometió el intendente que aclaró que habrá presencia "sobre todo en las zonas que más necesitan al Estado".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
¿Fantasma? ¿Fantasma? De pronto, el "mejor equipo de los últimos 50 años" ve "fantasmas" por todas partes. A este tranco, después del G20 van a entrar en un pánico total. No sé si alcanzará con tirarles unas monedas a los muchachos para que no se lleven por delante el alambrado.
De todos modos, al igual que ocurrió con De la Rúa, el verdadero fantasma que se puede transformar en un monstruo es la clase media. A esa no la subsidia nadie y hasta ahora aguanta mordiendo el cotín y putéandolo todo el tiempo a Macri, aunque sin reaccionar por causa de sus propios berretines. Cuando le toquen definitivamente el bolso, cuando llegue la inevitable crisis bancaria (corolario de la cambiaria), van a salir en tropel nuevamente con sus cacerolas como en el 2001.