Senado
Macri consigue la sanción del presupuesto por 45 votos, en una señal clave al G20
La abultada mayoría, anticipada por LPO, se alcanzó luego de una serie de negociaciones de Pichetto con gobernadores.

Mauricio Macri logró esta madrugada la sanción del presupuesto 2019, con el déficit cero que exige el FMI y quince días antes del inicio del G20, con una abultada mayoría de 45 votos, en la que fue clave la interacción entre Miguel Pichetto, los gobernadores y el ministro Rogelio Frigerio, que sobre el filo cerró una serie de beneficios puntuales para las provincias. El más visible de ellos fue las ventajas petroleras para Tierra del Fuego, pero hubo otros.

La mayoría que roza los dos tercios, se alcanzó con una serie de medidas impositivas -además de los beneficios puntuales por provincia- que básicamente implica aumentar la carga tributaria. Es decir, la parte más dura del ajuste le toca en buena medida a los privados. Se bloqueó la posibilidad de ajustar los balances de las empresas por la inflación, lo que genera ganancias ficticias y obliga a pagar mas impuestos. Se estima que unos 50 mil millones extra que irán a las acrcas de las provincias, al igual que otros 30 mil millones del aumento de bienes personales.

La resistencia a la norma que apenas superó el tercio del recinto la formaron los 9 del bloque de Cristina Kirchner, los dos progresistas (Magdalena Odarda y Fernando "Pino" Solanas) y 9 justicialistas: Eduardo Aguilar (Chaco), Omar Perotti (Santa Fe), Guillermo Snopek (Jujuy) Daniel Lovera y Norma Durango (La Pampa); José Mayans y María Teresa González (Formosa); y Héctor Luenzo y Juan Pais (Chubut). Carlos Espínola se abstuvo y los tucumanos Beatriz Mirkin y José Alperovich, debutaron con bloque propio votando en contra.

Al rechazo se sumó uno de los datos políticos de la jornada: el santacruceño Eduardo Costa nunca apareció, molesto porque no incluyeron obras para su provincia y fondos para el Yacimiento de Río Turbio.

A Miguel Pichetto lo acompañaron votando a favor Dalmacio Mera (Catamarca), Rodolfo Urtubey (Salta), Carlos Menem (La Rioja) Carlos Caserio (Córdoba); Cristina López Valverde y José Uñac (San Juan), Pedro Guastavino y Sigrid Kunath (Entre Ríos). Fue el clave el apoyo de los partidos provinciales.

12  justicialistas votaron a favor, 9 en contra y 1 se abstuvo. Los bloques provinciales acompañaron y Macri ablandó a los senadores de Bertone y Corpacci con medidas de último momento. 

Los fueguinos José Ojeda y Julio Catalán Magni se sumaron ante un nuevo decreto presidencial para favorecer el polo industrial de su provincia. Inés Blass, de Catamarca, también recibió el llamado de su gobernadora Lucía Corpacci, para votar a favor.

Hubo planilla perfecta de aliados y partidos provinciales, como los santiagueños (aprobaron 2 de los 3), misioneros y neuquinos, que rechazaron varios artículos.

"Valoramos los acuerdos en momentos complejos. El país del facilismo, del aislamiento, de los cuadernos, es un país que quedó atrás y la responsabilidad de que sea parte del pasado. Depende de todos nosotros", cerró Luis Naidenoff, jefe del interbloque Cambiemos, que aseguró que Argentina está mejor que 2015.

Adjudicó la crisis en curso a la sequía y al efecto de la causa de los cuadernos. "El lava jato le costó a Brasil 27 mil millones de dólares", comparó. "Déficit, deuda y desempleo marca registrada de la era K", agregó.

Se dirigió varias veces a Cristina Kirchner, que había agotado a sus pares con un discurso de 47 minutos. "No estamos discutiendo una ley de presupuesto: estamos ante planillas pensadas para cumplir el déficit cero. Debe haber 7 u 8 experiencias en el mundo de déficit cero y ninguna dio resultado", inició.

Se dedicó a contrarrestar varias máximas como el daño del déficit fiscal ("Sólo 2 países del G20 tiene superávit") o la relevancia de baja el gasto ("Hay que alimentar la demanda para que lleguen inversiones").

"El gran problema de Argentina no es el déficit, sino la restricción externa", insistió y usó el caso de Arcor, revelado en exclusiva por LPO, para graficar la crisis de las empresas argentinas ante la rececesión en curso. "Y por si fuera poco, este gobierno tuvo una oposición que le votó todo", chicaneó.

Consciente de la crisis que sufrió su bloque por su decisión de acompañar el presupuesto, Pichetto evitó polémicas, pero recodó que si el presupuesto no se vota debe reconducirse el anterior y eso ya le pasó a Cristina en 2011.  "Recibí a muchos rectores de universidades preocupados, porque los números de este año ya no existen", explicó.

Es un presupuesto de emergencia, pero no podemos dejar a la Argentina sin este instrumento en medio de una supervisión del FMI y a días del G20, la señal hacia el mundo hubiera sido terrible y se podría agravar mucho la crisis económica", advierte Pichetto en la intimidad.

Como reveló LPO, Pichetto sostiene que dejar a Macri sin presupuesto le hubiera dejado las manos libres para reconducir el de este año y aplicar el ajuste donde mejor le conviniera. El peronista sostiene que con la norma actual, los gobernadores peronistas lograron que el grueso del del interior caiga sobre María Eugenia Vidal y se compensaron por la desaparación del Fondo Sojero, con la no actualización de balances por inflación de las empresas que les aportarán unos 50 mil millones de fondos extras de impiuestos y otros 30 mil millones de la modificación de bienes personales.

"Es un presupuesto de emergencia, pero no podemos dejar a la Argentina sin este instrumento en medio de una supervisión del FMI y a días del G20, la señal hacia el mundo hubiera sido terrible y se podría agravar mucho la crisis económica, hasta habría riesgo de default", advierte Pichetto en la intimidad.

Pichetto aseguró el apoyo de los fueguinos y tiene los votos para aprobar el presupuesto de Macri

No evitó una crítica a la docena de senadores de su bloque, más de la mitad, que votaron en contra. "Van a llegar 67 mil millones de pesos a las provincias, aún si los legisladores no votan. Una provincia del sur recibió 800 millones en una planilla que se escribió de madrugada", apuntó. Se refería a Chubut, sin senadores que hayan apoyado la ley de leyes. 

El presupuesto prevé un dólar promedio a 40.10 y un gasto corriente de 3.988.095.409.786, que escala a 4.172.312.239.441 si suma la erogación de capital. El 70% (2.575.402.909.369) se insume en servicios sociales y el segundo rubro que más consume es el de servicio de deuda, con 746.389.149.419, por lejos el que más creció.

El año que viene tendrá un déficit financiero de $600.285,7 millones (3,3% del PBI), financiado con deuda y el déficit fiscal, previo al pago de los intereses, llegará a cero a partir de fuertes recortes de gastos.

Para llegar al déficit cero, Macri borró o redujo al mínimo los programas de diferente índole, la obra pública bajó a pisos históricos y el gasto en áreas administrativas se derrumbó y obligó a diputados de Cambiemos a pedir refuerzos

El recorte más profundo fueron los subsidios a servicios públicos que ahora deberán afrontar las provincias, pero no en su totalidad: como parte de la negociación en diputados, Kosiner y los gobernadores crearon un fondo de 6500 millones de pesos para sostener los boletos de los micros del interior. 5000 tendrán asignación directa y Guillermo Dietrich manejará discrecionalmente el resto.

El Senado lo debatió por 12 horas y la sesión empezó con un descargo de Mayans, líder de la rebelión del bloque justicialista, que con citas a Perón volvió a pedir tratar la derogación del fondo sojero, una caja de 100 mil millones para las provincias que un grupo de gobernadores quiere recuperar.

Macelo Fuentes, jefe del bloque K, anticipó que pedirá que la próxima sesión sea especial para que los dictámenes sean incluidos.

Aunque se adjudicó haber negociado el quórum de sus coterráneos en Diputados, Adolfo Rodríguez Sáa votó en contra, "porque se trata del presupuesto del FMI".

Fernando "Pino" Solanas habló del "fantasma de Neustadt" y hubo muchos oficialistas que hablaron, para molestia de Pichetto, que recordó que la doctrina "Matzkin", por el ex legislador pampeano, que consistía en pocos discursos oficialistas para agilizar la sesión.

Sin los kirchneristas en sus bancas, Cambiemos y el PJ sancionaron el paquete de leyes económicas, como la adenda al pacto fiscal y el aumento de bienes personales, que volverá al Senado.

Pichetto logró eximir a las viviendas únicas familiares valuadas en hasta 18 millones de pesos, que con el revalúo fiscal que están en marcha, pronto serán muchísimas. El radical chaqueño Ángel Rozas logró aprobar una rebaja al impuesto a las cooperativas de créditos y seguros, que no pagarán ganancias, sino una tasa del 3 % sobre el capital imponible.

Se sancionó el ajuste de Ganancias por inflación y Caserio logró aprobar una ley para reincorporar a los trabajadores despedidos de las fábricas militares de Fray Luis Beltrán, Villa María y Río Tercero. Varios senadores e Cambiemos colaboraron.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Excelente noticia para la gobernabilidad la institucionalidad y la credibilidad ... buena acción del "peronismo racional"
2
Lo único que me reconforta es que lo que se vio No es la voluntad del pueblo, son los negocios de los políticos de turno. Esperen las urnas.
1
Y terminaron votándole este desastre....."lo votaron todo"....desde endeudamiento frenético para favorecer el choreo/fuga, hasta este bodrio. .....y toda la mierda que pidió nerón..............como no olvidamos que hasta el 2015 se vivió con dignidad y felicidad (por lo menos para la mayoría del pueblo) ...menos olvidamos ésto, un gobierno preperonista -conservador absolutista - apoyados por...."peronistas"?