Deuda
Por la recesión, Fitch bajó la calificación de la deuda argentina a negativa
La calificadora explicó que la deuda se elevará hasta el 93% del PBI en 2018 y su sustentabilidad está en duda por el menor nivel de actividad y la incertidumbre política.

La agencia calificadora de deuda Fitch emitió este miércoles un comunicado desde su casa central en Nueva York en el que explica que revisó la perspectiva de la calificación de la Argentina por su deuda de largo plazo en moneda extranjera de estable a negativa. Aunque mantuvo la nota "B" del país como deudor.

"La revisión de la Perspectiva Argentina de Estable a Negativa refleja la más débil actividad económica y la incierta prospectiva para la consolidación fiscal plurianual y la disponibilidad de financiamiento de mercado en la medida en que se vayan agotando los fondos del FMI, suponiendo riesgos a la sustentabilidad de la deuda soberana", señala el reporte de la calificadora.

Es que con una estimación de necesidades de financiamiento por 39.000 millones de dólares en 2019 -en línea con las del Ministerio de Hacienda-, para Fitch el año próximo no habrá problemas de fondeo ya que se cubrirán con 23.000 millones de dólares del FMI, renovaciones de deuda y fondos de otros organismos internacionales; pero sí será necesario volver a los mercados externos "de nuevo a partir de 2020 en la medida en que disminuya el flujo de fondos del FMI y un año más tarde comiencen los vencimientos".

De esta forma para la agencia calificadora de riesgo, el peso total de la deuda soberana pasará a ser del 93% del PBI en 2018 -desde el 57% en 2017- producto de la devaluación del peso- "y se reducirá al 89%" en 2019. En tanto, la deuda pública total (incorporando las deudas provinciales y los recursos de la seguridad social) se estima que termine el 92% del PBI este año "bien por encima de la mediana del 58% actual de los países con calificación 'B', incuso neto de la deuda cuasifiscal de 24 puntos porcentuales que tiene el Banco Central."

 Para la agencia calificadora de riesgo, el peso total de la deuda soberana pasará a ser del 93% del PBI en 2018 -desde el 57% en 2017- producto de la devaluación del peso- 'y se reducirá al 89%' en 2019.

El documento detalla que "Fitch conjetura que en el 2019 el Gobierno logrará el ajuste fiscal al que se apunta en el Presupuesto y que el programa con el FMI será de ayuda para cubrir completamente las necesidades financieras, pero prevé riesgos por deterioro entre la recesión incipiente y el ciclo electoral. Luego de 2019, la prospectiva de mayor consolidación fiscal, recuperación económica y regreso del acceso a los mercados externos son inciertas y son probablemente sensibles al resultado de las elecciones", agrega el informe que lleva la firma del analista principal Todd Martinez.

En efecto, para la calificadora, el Gobierno logrará reducir el déficit fiscal primario a 2,7% "y tal vez sobrecumplirlo" este año; y estima que el déficit financiero o total -primario más intereses de deuda- sea del 5,5% del PBI en 2018 al 3,7% en 2019 -con déficit primario del 0%- porque la oposición en el Congreso parece tener más incentivos a firmar el nuevo Presupuesto que a rechazarlo.

"Sin embargo los riesgos se inclinan para el lado negativo", señala el documento que explicita los temores del mercado respecto de que un mayor ajuste incremente el riesgo político.

"La seguridad social representa la mayor parte del gasto primario y seguirá creciendo en términos relativos dada la indexación (de jubilaciones y asignaciones) a la más elevada inflación pasada. Las autoridades confían que los ingresos (netos de retenciones al as exportaciones resistan a la recesión, pero esto podría suponer un mayor riesgo contraproducente si reduce la recaudación tributaria y las contribuciones a la seguridad social en los próximos meses", advirtió Fitch.

Al respecto, la calificadora agregó que, en el contexto electoral del año que viene, "La implantación de un ajuste de magnitud del gasto discrecional dejará menos espacio para recortes adicionales; y no está aún claro que haya voluntad política para encarar una reforma previsional, la mayor fuente de presión fiscal".

"La intensa inestabilidad macroeconómica en 2018, marcada por una gran depreciación del peso, ha debilitado dramáticamente las perspectivas de crecimiento en el corto plazo", dijo en un comunicado la agencia calificadora a la vez que reiteró que espera que la economía se contraiga un 2,7% este año y de un 1,7% el próximo.

"Las autoridades persiguen un ajuste fiscal y una política monetaria más agresivos como parte del acuerdo renegociado con el FMI, lo que pesará más sobre el crecimiento, a pesar de que podría también proveer algún apoyo al punto de ayudar a estabilizar las expectativas", agregó el reporte.

Según Fitch, la inflación en el 2018 se elevará al 47% anual producto del pass-through de la devaluación y en 2019 se desacerará a la zona del 27,5% gracias a la mayor estabilidad del peso y la débil demanda doméstica. "Una baja más rápida probablemente se vea entorpecida por las paritarias de 2019 y la reapertura de las discusiones salariales de 2018, las que probablemente le confieran un pico nominal para compensar la pérdida de los salarios de este año". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
no leen al oso.....
2
Estupidos Fitch! no leen a guille Laborde?
1
Se imaginan en qué estado Económico va a estar el pais en Octubre de 2019 si está HOY ASÍ.
ESTO NO DA PARA MAS.
Renuncien.