Estados Unidos
Trump en alerta, busca asegurar la mayoría republicana del Senado
En una jornada cardiaca, el presidente fue a tres actos para defender la hegemonía republicana del Senado.

"La ola azul sobrevive", insisten los analistas de encuestas que aseguran que el voto anticipado, que ya atravesó números históricos en estados altamente divididos como Texas y Nevada, le va a favorecer al Partido Demócrata. En los últimos meses antes de la elección los demócratas sacaron la artillería pesada. Liderados por los dos pesos pesados del partido, el ex presidente Barack Obama y su compañero de fórmula Joe Biden, los líderes históricos salieron a promover con una fuerza y agresividad poco vista en la política estadounidense. La escuela política Trump lo ha marcado todo.

Este lunes, por primera vez en meses, los analistas ven otra vez un posible cambio en las mayorías en el Senado, el gran bastión republicano. Parecía estar escrito en piedra que los demócratas ganarían la Asamblea de Representantes -Cámara de Republicanos- y los republicanos no sólo conservarían el Senado, sino que incluso hasta se llevarían algunas bancas de la oposición. Pero las cosas no parecen tan claras un día antes de la elección.

En una jornada cardíaca en la que protagonizó tres eventos de campaña -en Ohio, Indiana y Missouri-, el presidente Donald Trump finalmente adoptó la elección como un referendo de su administración. Curioso, porque Obama hizo lo mismo.

La movida fue reveladora: por primera vez a Trump se le vio alarmado por una amenaza a la hegemonía republicana en la Cámara Alta. Hace días que empezó a mostrar resignación con la posibilidad de perder la Asamblea, pero perder ambas cámaras es una proposición catastróficamente distinta para el presidente.

Este martes los estadounidenses elegirán 35 senadores, 435 diputados y 36 gobernadores, además de cientos de legisladores provinciales. No es poco el poder en juego.

 Trump apostó todo a blindar su base y espera volver a sorprender 

Trump encabezó una alucinante jornada prelectoral con tres eventos de campaña en tres estados diferentes. En Cleveland el presidente suplicó a sus seguidores que votaran en las intermedias como si estuvieran votando por él.

"Todo es muy frágil", advirtió. "Tenemos que salir y tenemos que votar. Aunque yo no esté en la boleta, de cierto modo sí estoy en la boleta", agregó Trump.

Las alarmas del presidente fueron encendidas por las encuestas más recientes en tres estados clave. En Florida el candidato demócrata a la gubernatura, Bill Nelson, rebasó al gobernador republicano Rick Scott, quien busca brincar de la gubernatura a la Cámara Alta. En Missouri la también senadora demócrata Claire McCaskill, que muchos apostaban que perdería su asiento gracias a la popularidad del presidente en el estado, también apareció por encima de su rival Josh Hawley.

La candidata demócrata al senado por Missouri Claire Mc Castkill.

Si conservan estos dos asientos, los demócratas podrían conquistar la mayoría en el Senado. Son probabilidades complicadas, pero no imposibles. El partido del presidente tenía la esperanza de arrancar una curul a los demócratas en Dakota del Norte, mientras que los demócratas creen que es viable que ganen el asiento que libera el republicano Jeff Flake en Nevada. En este momento los conservadores mantienen una débil mayoría en la Cámara Alta con 51 senadores versus 49 de los demócratas.

También en Texas hay esperanza para los demócratas. El candidato demócrata Beto O'Rourke ha entusiasmado a los progresistas del todo, y aunque las encuestas sigan favoreciendo ligeramente a Ted Cruz, las cifras de voto anticipado mantienen la flama viva. En Texas se han registrado más de 4.5 millones de votos anticipados. Este número ya supera al total de personas que votaron en la elección de medio término de 2014, y eso sin contar los que votarán mañana en el estado grande. El voto anticipado de los jóvenes favorece en su mayoría al progresista O'Rourke, aunque los analistas de encuestas advierten que los adultos mayores todavía podrían superar al voto joven y garantizar el triunfo del aliado de Trump, Ted Cruz.

Es difícil predecir el resultado en una carrera tan cerrada, pero por primera vez los conservadores se ven genuinamente asustados de su control en la Cámara Alta.

Si bien perder la Asamblea sería un golpe duro para la agenda legislativa y el cuerpo de protección política del presidente, perder ambas cámaras significaría despedirse de los nombramientos históricos que están haciendo en el Poder Judicial. Es el Senado el que vota a favor de los candidatos a jueces y ministros del presidente.

Por lo pronto, el agregador de encuestas FiveThirtyEight coloca a los demócratas siete puntos por arriba de las preferencias en las encuestas de aceptación general. De nuevo, no se trata de una ventaja aplastante, pero sí parece sugerir que llegan a la elección con una ventaja nada desdeñable.

"Mañana es un referendo de mi Gobierno", Trump aseguró hoy. "El carácter del país está en la boleta", reviró Obama.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.