Emmanuel Gregoire
"Si Airbnb sigue poniendo en peligro la vitalidad de París tomaremos medidas extremas"
El vicealcalde parisino, Emmanuel Gregoire, y las regulaciones a las plataformas como Uber o Airbnb.

 Emmanuel Gregoire llega temprano y distendido a la cita en un hotel de Recoleta. El francés no es un visitante más: se trata del vice alcalde de París que vino a Buenos Aires para participar del Urban 20 organizado en Buenos Aires. Su agenda le permitió correr 15 kilómetros por Puerto Madero, barrio al que define como "magnifique" a pesar de que en algunas zonas parece un vertedero de escombros debido a la cantidad de obras en proceso.

"Vi muchas iniciativas para reducir la cantidad de autos y ciclovías. También me interesó la rezonificación de viejos predios industriales en oficinas o casas", explica sobre el barrio más nuevo de la Ciudad.

-¿Qué lo sorprendió de Buenos Aires?

-Nunca había venido y me sorprendió la proximidad a la arquitectura europea. Es extraño encontrar tan lejos de nuestro continente un conjunto urbano tan similar a ciudades francesas, inglesas o italianas. También me llamó la atención la cantidad de autos, Buenos Aires es una ciudad que tiene muchos "ejes" automovilísticos, en ese sentido París es diferente, más densa y con calles más pequeñas.

También vi que en cada pequeña zona vacía instalan un parque. Me pareció interesante la cantidad de bicisendas y que estén pintadas con un color particular, en París no es así. También esperaba encontrar una costanera, pero no la hallé. Aunque hay mucho potencial.

-¿Cuál es el próximo gran desafío de París para los próximos años?

-Para todas las grandes urbes el próximo gran desafío es la polución, lograr la sustentabilidad de los modelos de desarrollo. Estamos haciendo grandes esfuerzos para revertir la trayectoria de las emisiones de carbono y de partículas finas, pero recién estamos al principio del punto de inflexión. El desafío es tener zonas urbanas hiperdensas con crecimiento económico, creación de valor y de empleo que preserven el medioambiente y la salud. Es un gran esfuerzo para los estados pero también para los ciudadanos.

-París recicla menos del 20% de los residuos caseros, en Buenos Aires esa cifra es aún menor, ¿se puede pensar en incinerar la basura sin mejorar esa proporción, es sustentable?

-No, no es sustentable. En París tenemos un problema muy simple, existe un sistema organizado para los canales de reciclaje pero los ciudadanos no separan lo suficiente. Ahora abrimos otro canal para plásticos, uno para verdes y otro para los residuos residenciales no reciclables. Hace dos meses que comenzamos a testear el reciclado de los desechos orgánicos y por eso hay un cuarto tacho de basura que es marrón. Esos desechos sirven para alimentar plantas de producción de energía por "metanización". Cuesta mucho dinero porque hay que agregar otro turno de recolección y los ciudadanos no separan demasiado.

¿Subte gestionado por el Estado o por un privado? Nos inclinamos por lo estatal: dárselo a un privado crearía un monopolio de hecho que puede ser beneficioso en el corto plazo pero perjudicial en el largo

-¿Cómo piensan mejorar el sistema?

-Hacemos muchas acciones de equipamiento y comunicación, pero pensamos que en algún momento intervendremos con cuestiones impositivas para recompensar o castigar a los que no colaboren.

Nuestro modelo es San Francisco, que tiene una verdadera estrategia de cero residuos. Hay que hacer todo, incitar, castigar y equipar. La mejor manera de reciclar es no generar residuos, vi que en Buenos Aires hay una prohibición de entregar bolsas plásticas. Incinerar cuesta caro y es una pérdida muy importante de valor. Y es más útil poder reciclar en canales económicamente recuperables.

-En los barrios céntricos de París hay cada vez menos habitantes, ¿Cuál es la influencia de AirBnb sobre la ciudad?

-Es un verdadero problema para todas las ciudades turísticas del mundo. París recibe 17 millones de personas por año y en general a los turistas les gusta este tipo de alojamientos porque son más confortables y baratos que los hoteles. Eso crea una presión enorme sobre las viviendas porque los inversores se dieron cuenta de que es mucho más interesante económicamente alquilar a turistas que llevar las propiedades al mercado local.

Amamos los turistas pero hay que prestar atención a que la presión turística no desnaturalice la Ciudad. No queremos que París entre en la misma espiral que otras ciudades como San Francisco o Venecia que tienen dificultades para volver atrás con los fenómenos turísticos y los alquileres.

En el hipercentro de París vimos que ante los aumentos de precios muchos propietarios vendieron sus departamentos a inversores que de manera completamente ilegal los alquilan a turistas por Airbnb. En París para alquilar un departamento es necesario estar en un registro profesional, que paga impuestos como el IVA, etc. Por otra parte está el alquiler "ocasional": un particular que alquila su departamento.

-¿Tiene solución?

-San Francisco directamente prohibió Airbnb, Berlín adoptó una solución intermedia y permite alquilar solamente un cuarto dentro de una casa. En París decidimos poner un techo y permitimos que alquilen 120 días por año, cuatro meses. Es mucho tiempo para estar fuera de casa, casi que podemos decir que no se trata de tu casa si estás cuatro meses afuera.

Obligamos a preregistrar los bienes, así cuando uno sale por Airbnb tiene un número de identificación que nos ayuda con el control. Pero hoy hay un fraude masivo con la complicidad de los propietarios y de Airbnb que no pone a disposición los medios para aplicar la ley. O Aribnb toma conciencia de que no pude suceder más o nosotros vamos a tomar medidas más extremas si siguen poniendo en peligro la vitalidad urbana.

Tenemos que estar muy atentos a que Airbnb y la presión turística no desnaturalicen la ciudad. O Aribnb toma conciencia o nosotros vamos a tomar medidas extremas

-¿Cómo resolvió París los conflictos con Uber?

-Es una larga batalla la que tenemos, pero conseguimos llegar a un buen compromiso. Creo que los VTC (como se llama a los vehículos con conductor) son algo positivo, que llegó para modernizar la movilidad. Filosóficamente es mejor tener un auto compartido por muchos que muchos autos.

Al mismo tiempo también pueden influir de modo negativo en la ciudades: No nos pareció justo exigirle a un taxi que pague 100 mil euros por una licencia y al mismo tiempo permitir que bajando una aplicación un particular se convierta en taxi. Otro problema de los VTC es que muchos circulan vacíos y entorpecen el tránsito, hay que regularlos. Pero además son vehículos que funcionan con combustible y nosotros pretendemos que utilicen autos eléctricos para disminuir la contaminación.

-¿Cómo trabajan los problemas habitacionales?

-Hay varios mecanismos. En París los precios de las propiedades aumentaron enormemente y eso genera un fenómeno de gentrificación, hay armas para luchas contra eso pero no resultan muy efectivas. Una de las ideas que exploramos es modular la tasa según el valor del bien.

También aplicamos la Ley Alur que regula el precio de los alquileres. No frena los aumentos de precios, pero hace que suban más lento. Cuando se vence un contrato de alquiler los propietarios se tientan con subir brutalmente los precios. La ley pone una horquilla que no autoriza a subir los precios de manera exponencial.

-¿Qué funcionó entonces?

-Lo único eficaz para evitar la gentrificación son las viviendas sociales y por eso invertimos 3 mil millones de euros en 5 años en alojamientos. El problema es que París es una ciudad pequeña y muy poblada. Lo que comenzamos a hacer es transformar las viviendas privadas en viviendas sociales. Y un tercer procedimiento es comprar algunas propiedades que salieron a la venta. La Ciudad tiene el derecho de quedarse con cualquier vivienda que esté a la venta.

Actualmente un cuarto de las viviendas son sociales lo que implica 500 mil personas que no podrían vivir en París si no los tuvieron.

Algunos nos reprochan que gastamos mucho dinero y no creamos nuevas viviendas. Eso es cierto a corto plazo pero el momento de hacerlo es ahora porque en 10 o 15 años no habrá oportunidad. Si no hacemos eso París se transformaría en Londres, una ciudad donde las personas de clase media no pueden vivir. Eso sería terrible.

No hay otro modo de hacerlo: hay que invertir mucha plata, subvencionar para poder alquilar departamentos a gente que de otra manera no podría vivir. Es una cuestión filosófica, hay gente que no cree.

-¿Cuál es la política de París respecto de la venta de terrenos públicos?

-Los vendemos a privados para que los desarrollen pero con ciertas condiciones muy precisas. Les pedimos que pongan una guardería, una escuela o un establecimiento. Les decimos que podrán ganar mucho dinero con oficinas o con viviendas de lujo, pero también 50% de vivienda social. Sabemos que van a ganar dinero, pero también financiar equipamiento o viviendas sociales.

-¿Es mejor un subte gestionado por el Estado o por un privado?

-Tenemos tres operadores públicos, la RATP, la SNCF y Optil. Nuestra concepción nos inclina hacia la gestión estatal: dárselo a un privado crearía un monopolio de hecho que puede ser beneficioso en el corto plazo pero perjudicial en el largo. En Inglaterra, por ejemplo, tuvieron que dar marcha atrás, las experiencias internacionales con el sector privado no fueron demasiado convincentes.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
6
jaja, se les complica recaudar, ese es el problema
5
Este señor dice que si no estás cuatro meses en tu casa, "no es tu casa"... Por piedad...


guadatesta, el destacado estadista francés dijo que le sorprende la cantidad de autos, porque son muchos. No porque "son pocos", que es lo que usted pudo entender.
4
Las corporaciones no quieren la competencia de personas independientes.
3
Por lo que veo en Francia como aca la preocupacion es que haya gente ganando y no pague la porción de la torta que quieren , como el caso de Airbnb y UBER.
En cuanto a que se impresiona por la poca cantidad de autos, es porque nuestro querido presidente, se esfuerza denodadamente en aumentar los combustibles para que nadie pueda circular.
Por suerte ya a fin del 2019 se va y podremos ver si tenemos un pais mas libre y que no esten al acecho de que gabnes plata sin pagar una parte de lo tuyo.
2
Comparado con larreta este intendente es un estadista...
1
Comparado con larreta este intendente es un estadista...