Industria
Por la devaluación, la competitividad del tipo de cambio se recuperó a niveles del 2008
Sin embargo, los industriales advierten que la dolarización de los insumos y las retenciones complican la ecuación exportadora.

En el mes de agosto, el dólar pasó de $28 a $38 y dejó al peso como la moneda emergente más golpeada del mundo. Como contrapartida, la competitividad del tipo de cambio recuperó los niveles de comienzos de 2008.

Así lo indica el tipo de cambio real multileral (TCRM) que calcula el Banco Central. Se trata de la cotización del peso ya no frente a la moneda de otro país, sino frente a una canasta de monedas compuesta por aquellos países que son nuestros principales socios comerciales; y además está deflactada para quitar las distorsiones que generan en esta comparación las inflaciones de cada uno de los países.

El Informe Monetario Mensual de agosto del Banco Central indicó que el TCRM terminó el mes en 136,4, nivel que no se observaba desde comienzos de 2010 y que es muy parecido al promedio de 2008. Vale aclarar que este índice parte de la igualación a 100 al día 17 de diciembre de 2015, cuando el actual gobierno levantó el cepo cambiario.

"Respecto al tipo de cambio real, cabe señalar que superó el máximo alcanzado tras la salida del cepo cambiario en marzo de 2016, y alcanzó valores que no se observaban desde fines de 2008", precisa el informe.

"En líneas generales, cuando uno mira el tipo de cambio resultante de la suba de retenciones y la devaluación, para las exportaciones la economía ganó competitividad. El tema es que sabemos que es una competitividad-precio, es decir, no está basada en una mejora productiva. En sí es un problema medir la competitividad solo por el lado del tipo de cambio porque son muchos los factores que la determinan y esta medición solo mira una parte. El estancamiento de la obra pública y la suspensión de las PPP por los motivos que fuere hacen que haya menos infraestructura, lo cual también hace a la competitividad, aunque el TCRM no contemple esta merma", explicó a LPO el economista en jefe de la consultora Radar, Martín Alfie.

Sin embargo, no son pocos los sectores industriales que salieron a aclarar que sus problemas de competitividad no se vieron resueltos por la devaluación, sino lo contrario porque los costos de los insumos -incluso si son de fabricación nacional- están dolarizados. Por ejemplo, el presidente de la Cámara Industrial de Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA), Ariel Aguilar, aseguró que "la devaluación de la moneda no hace que los sectores productivos argentinos ganen competitividad en los mercados internacionales".

Aguilar señaló que "en estos días se intentó instalar que producto de la suba del dólar íbamos a poder exportar más los sectores industriales". Sin embargo, aclaró que "tanto en nuestro sector como en muchos sectores productivos, esta competitividad no se da" y "las retenciones a todas las exportaciones sin discriminar si se trata de productos primarios o industriales, empeoró la ecuación". En efecto, dependiendo del sector, el impuesto a las exportaciones de $3 o $4 significa una tributación adicional del 8 al 10,5%.

En este sentido, días atrás el Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP) de la UBA advirtió que Argentina es el único país de la región que no logró desacoplar los movimientos del tipo de cambio de los de la inflación y que por eso, el nuestro es el país con mayor "pass-through", traslado a precios de la devaluación, del Cono Sur.

 Este importante salto en la competitividad no es percibido como una mejora que llegó para quedarse, sino más bien como una ventaja transitoria que la inflación erosionará en el corto plazo.

Por eso este importante salto en la competitividad no es percibido como una mejora que llegó para quedarse, sino más bien como una ventaja transitoria. "No pareciera ser sostenible en el tiempo. Todo indica que el aumento de la inflación va a erosionar buena parte del aumento de la competitividad. Esto muestra estos ciclos de apreciación y depreciación brusca -que no son nuevos en Argentina- vuelven a repetirse ahora quizás con más virulencia. Y hasta que no se busque un sendero sostenible, estos son solo ventanas de oportunidad en materia de competitividad", explicó el economista consultado.

"Claramente lo que falta no es una cuestión de nivel, sino de sustentabilidad, de estabilidad, de tener un horizonte claro de precios para poder desarrollar un negocio exportador. Esto es lo que reclaman mayoritariamente los empresarios, no solo unos meses de oportunidad de competitividad, sino un sendero claro y sustentable", aseveró Alfie.

Consultado acerca de los sectores más favorecidos por la combinación de la devaluación y las retenciones, Alfie explicó a LPO que "La devaluación, por definición siempre es buena para los sectores exportadores. Y cuanto mayor sea el componente importado de una industria, menor es la ganancia en materia de competitividad que genera el tipo de cambio".

"El agro tiene todas las fichas para ser uno de los sectores más beneficiados, si bien tiene parte de sus costos dolarizados, la proporción es menor a la de otros sectores en líneas generales. Particularmente en el caso de la soja, las nuevas retenciones no terminaron siendo tan perjudiciales como para otros sectores que antes no estaban alcanzados por este impuesto y ahora van a empezar a pagarlo y que hace muy poco, además, les quitaron los reintegros a las exportaciones; por lo que al interior del agro, los productores de soja son los más beneficiados en términos relativos", agregó el economista. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Es mejor esto que la ficción del tipo de cambio a $ 20 sostenido con deuda.