Mendoza
Los bodegueros le protestaron a Macri por las retenciones y la cerveza
En un tono menos bélico de lo que se esperaba, el presidente escuchó los reclamos del sector del vino.

Mauricio Macri debió ir a visitar a los bodegueros en Mendoza luego de anunciar retenciones, que se sumaron a la baja de reintegros y generaron malestar en el sector vitivinícola.

El presidente asistió junto al gobernador Alfredo Cornejo y el ministro Rogelio Frigerio a la bodega del respetado Walter Bressia, ubicada en Luján de Cuyo, preparado para escuchar los reclamos de la "Mesa de Competitividad Vitivinícola".

"Les pido por favor que no agreguen más reclamos a la lista, ya voy 5 ó 6 pedidos, cortemos acá", dijo Macri con humor, luego de aguantar un rato largo de exigencias de los bodegueros. A pesar del tono exigente, la reunión no fue áspera como se esperaba en la previa.

Eso se debió básicamente a que el candidato de Cornejo para su sucesión, el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, dio un dato preciso en el inicio del encuentro. Les dijo a los bodegueros que ganarán un 35 por ciento más gracias a la devaluación que catapultó el precio del dólar. Con las retenciones de 3 pesos por dólar exportado, los empresarios del sector tendrán una ganancia de al menos un 25 por ciento, aproximadamente, respecto del valor del dólar de antes de la crisis económica.

Aspero desembarco de Macri en Mendoza, en medio de la tensión con Cornejo y los bodegueros

A pesar de esos datos, los bodegueros reclamaron una serie de cuestiones. Le aclararon a Macri que los más beneficiados por la devaluación son sólo el 8% de los bodegueros, que exporta vino de alta calidad. El 92% restante vende en el mercado interno y le exigió al presidente que aumente impuestos al sector de la cerveza, que le está comiendo el mercado al sector vitivinícola.

Al mismo tiempo que aumenta las ganancias del sector Premium, la devaluación complica a aquellos bodegueros que quieren producir un vino de calidad y para eso necesitan importar maquinaria como las mallas antigranizo y para aplicar el riego por goteo. La industria de calidad creció justamente con la convertibilidad del menemismo.

Uno de los bodegueros le dijo a Macri que estaban "dispuestos a ver el bosque y no el árbol". El árbol, explicó, era la quita de reintegros y la imposición de importaciones que los bodegueros podían terminar aceptando si el presidente les respetaba el resto de los reclamos. Fue una manera elegante de colar el reclamo en la reunión. Se volvió sobre ese punto y Macri aceptó tibiamente estudiar alguna leve modificación de las retenciones para el sector.

El bosque, en tanto, era la firma de tratados internacionales de comercio que el sector espera para poder exportar el vino a una mayor cantidad de países. Macri les explicó que intenta avanzar en un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea. Aunque una de las trabas es precisamente el vino, habida cuenta que Francia e Italia son dos de los mayores productores del mundo.

Por otro lado, los empresarios mencionaron la preocupación por la plaga Lobesia Botrana, la polilla de la vid. La respuesta fue que el gobierno nacional prometió 100 millones de pesos para Mendoza, 20 millones para San Juan y 1 millón para Salta para control sanitario de esa plaga.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.