Presupuesto
El Gobierno cede y acepta frenar la baja de bienes personales para tener el Presupuesto
La Rosada apura el acuerdo para dar un mensaje al FMI. Convocan a los gobernadores para la semana que viene.

El Gobierno cedió ante el pedido de los gobernadores de revisar los ingresos del Estado y no sólo ajustar el gasto para avanzar con el acuerdo por el Presupuesto 2019 que debe enviar al Congreso la semana que viene.

La administración de Mauricio Macri debió ablandar su postura respecto de reuniones anteriores porque considera clave tener acordado el Presupuesto con la oposición como una señal de respaldo institucional para ofrecer al FMI.

Rogelio Frigerio recibió este martes en el salón de los escudos de la Casa Rosada a los ministros de Economía y demás emisarios de las 19 provincias opositoras.

El ministro del Interior estuvo acompañado por funcionarios del área de ingresos públicos de Hacienda, lo que fue tomado como un gesto de apertura por parte de los emisarios provinciales que en la última reunión se habían ido con la negativa del Ejecutivo ante la idea de revisar los ingresos.

Los gobernadores quieren que Macri los convoque para discutir el presupuesto

Un ministro provincial explicó a LPO y a otros medios presentes en el encuentro que la Rosada se comprometió a mejorar y revisar las exenciones del impuesto a las ganancias y de bienes personales que gozan los grandes beneficiarios, una medida que beneficia a los que se acogieron al blanqueo, aunque mantengan decenas de miles de millones de dólares en el exterior. Este punto fue especialmente cuestionado por los gobernadores peronistas en la reunión que mantuvieron la semana pasada en el CFI junto a Sergio Massa y Miguel Angel Pichetto, como anticipó en exclusiva LPO.

En ese sentido, el gobierno tuvo que ir donde no quería en la última reunión de dos semanas atrás, cuando sólo exigía revisar los gastos para llegar al número de 100 mil millones de pesos de ajuste en las provincias.

Massa y gobernadores quieren frenar baja de impuestos a blanqueo y eliminar la "secretaría de trolls"

Frigerio, que estuvo acompañado por los diputados Luciano Laspina y Nicolás Massot, acordaó con los ministros provinciales un cuarto intermedio para el jueves. Ese día asistirá el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, para explicar el traspaso de los subsidios de Transporte que el Ejecutivo quiere transferir a las provincias. También se espera la presencia del secretario de Energía, Javier Iguacel, para que hable de los subsidios a las eléctricas.

Desde las provincias admiten que podrían llegar a un preacuerdo si el Gobierno avanza con los pedidos de los gobernadores. "Estamos muy cerca", aseguró el jefe de gabinete de Salta, Fernando Yarade. "Se entendió que no sólo había que reducirle gastos a las provincias sino ampliar el horizonte fiscal y la base tributaria", señaló.

Para apurar el acuerdo, Macri convocará a los gobernadores para la semana que viene, luego del pedido que hicieron este martes en el CFI junto a Sergio Massa y Miguel Pichetto. En el encuentro de la semana que viene estará el propio Macri junto a Marcos Peña, Frigerio y Nicolás Dujovne.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
Escribir mucho para tirar verdades a medias y mentiras descaradas. Y sobre todo culpar al peronismo del desastre que hicieron los que lo tumbaron siempre.
Dejame adivinar, hoy pagaron en el call center
3
El peronismo tiene la culpa y ahora se disfraza de Superman. Todos dicen que la clave es el acuerdo. ¿Cuándo ayudaron estos muchachos?
En abril de 2016 el peronismo -salvo por Kicillof y su memorable contrapunto con Prat-Gay- colaboró en aprobar la cancelación de la deuda con los holdouts. A partir de ese preciso momento, absolutamente todo lo que hizo el peronismo, en todas sus expresiones -racional, irracional, demencial- fue para dinamitar la confianza en el país, la corrección del déficit, aumentar la deuda y devaluar el peso.
Haciendo memoria desordenada: El peronismo se opuso a la reforma previsional, con un combo que incluía desde piedrazos hasta dos proyectos de ley que, más que ?alternativos?, eran en realidad inaprobables y ridículos. En vez de corregir, empeoraban el gasto.
Se opuso también a la reforma laboral, que gracias a la CGT y los derechos de los ?muchachos? sigue sin aprobarse.
Se opuso ciega y sistemáticamente a todos los (escasos) despidos en el Estado, desde los ?asesores? del Senado que echó Michetti en 2016 hasta los 300 ?periodistas? de la agencia de noticias más populosa, ineficiente e ideologizada del mundo, Telam, la mayoría de los cuales entraron por la ventana una semana antes de que Cristina dejara el poder. Para ellos, en el Estado no sobra nadie, sin embargo tenemos 1.000.000 de empleados públicos más que en 2003, y eso que ahora el 90% de los trámites que en ese entonces se hacían en persona ahora se hacen por Internet.
Se quejaron del blanqueo, supuestamente ?armado? para los amigos de los Panamá Papers. Se quejaron de la reparación histórica, porque supuestamente era una estafa (no pagar lo que les correspondía especulando con que los jubilados se murieran de viejos antes de cobrar, se ve que no califica como estafa).
Se quejaron del ?escandaloso nivel de endeudamiento?, pero retrasaron con amparos y quilombos de todo tipo el ajuste de todas las tarifas, hasta que un año después finalmente se aprobó una la ley que las avalaba con previa realización de audiencias públicas? a las cuales jamás fueron. No quisieron aprobarle el presupuesto a Vidal porque decía que contemplaba mucho endeudamiento? pero tampoco le dan la razón con el escandaloso congelamiento del Fondo del Conurbano, gracias a lo cual pierde miles de millones de pesos de recaudación en detrimento de las provincias.
Se quejaron de que ahora le levantaran retenciones al sector primario (?beneficiaron a las mineras? ¿se acuerdan?). Hoy, dos años después, lo critican porque las volvieron a poner. No porque sea una mala medida (nadie se olvida de la 125, no les daría la cara para criticar las retenciones), pero sí porque Macri con esto ?se contradice?.
La cantidad de ?troyanos? que los peronistas introdujeron en las leyes o pidieron a cambio para aprobarlas son incontables. Por ejemplo, después de 12 años de tener un presidente peronista, recién cuando se fue Cristina los gobernadores peronistas se dieron cuenta y tuvieron el coraje de pedir que la coparticipación tenía que ser automática y no discrecional. A eso se sumó el arbitrio de la Corte Suprema -una semana después de que Macri ganara las elecciones- que después de años de hacerse los boludos fallaron a favor del reclamo de 3 provincias que se quejaron de que Nación (Cristina) les venía descontando un 15% de la coparticipación.
Massa metió su troyano con el impuesto a la renta financiera extranjera, que aportó su cuota de espanto a la fuga de inversores extranjeros que empezó a fines de abril. Y no nos olvidemos de su brillante ley para prohibir despidos por 90 días, una de las ocurrencias más payasescas que nos regaló en su prolífica carrera legislativa.
Los peronistas se oponen, aún hasta hoy, a la extinción de dominio, para que no se pueda recuperar lo robado. Se opusieron al traspaso del subte y la policía a la Ciudad. Se opusieron a la reforma política, que permitiría ahorrarnos las ridículas PASO y eventualmente, mediante el voto electrónico, todos los costos de los camiones, las toneladas de papel y cartón, y el del tiempo de las personas. Sin hablar de erradicar el clientelismo y las listas sábana, gracias a las cuales dos años después de votarlos conocemos por TV a las legisladores que reconocen públicamente que no leen los proyectos de ley para cuya evaluación fueron votados y cobran cientos de miles de pesos mensuales.
Criticaron a Macri por no eliminar el Impuesto a las Ganancias, que aunque era cierto que lo prometió y no lo cumplió, su gobierno fue el único de los últimos 15 años que al menos modificó levemente las escalas. Durante 12 años los kirchneristas se hicieron soberanamente los pelotudos, aunque ellos sí estaban ?del lado de los trabajadores?.
Culparon a Macri del cierre de Pepsico, de dejar sin medicamentos a los abuelos del PAMI, de dejarnos sin ?Fútbol para Todos?, de destruir a Aerolíneas por permitir que una low cost con 3 aviones opere en El Palomar.
La CGT le hizo 3 paros a Macri en 2 años y medio (el 4º ya tiene fecha en septiembre). A Néstor le hicieron 1 y a Cristina 5 (todos en su segundo mandato)... Y eso que Macri le liberó más fondos de las obras sociales que Néstor y Cris juntos.
2
a puro latigo y chequera.
les suena ???
los gobernadores pagaran con escarnio publico.
arribistas. delincuentes. coimeros. y coimeadores.
1
por que no nos convocan a votar de nuevo, si van a hacer cualquier cosa , lo mínimo seria refrendar que lo estén haciendo con el apoyo popular.... ah no cierto que ni el padre lo quiere volver a votar---