Provincia
Por la caída de Ingresos Brutos y la quita de impuestos, Vidal perdió la mitad del Fondo del Conurbano
Especialistas estiman que se perderán 17.000 millones en la reforma fiscal y 5.000 millones por tarifas.

Más de la mitad de los 41.000 millones recuperados este año por María Eugenia Vidal para la provincia de Buenos Aires gracias la recuperación del Fondo del Conurbano se perderán por la rebaja en Ingresos Brutos y la eliminación de impuestos que se cobraban en las tarifas de luz y gas.

Esa es la conclusión a la que llega un informe elaborado por los economistas Marcelo Garriga, Walter Rosales y Norberto Mangiacone del departamento de Economía de la Universidad de La Plata.

El estudio muestra que lo recaudado durante el primer semestre en concepto de Ingresos Brutos refleja una caída en términos reales -en relación al año anterior- del 2,9%. Eso significa una pérdida de recaudación que anualizada alcanzaría a los 17.000 millones de pesos.

Los economistas de La Plata sostienen que parte de esas pérdidas serían compensadas por el aumento del impuesto inmobiliario. Según sostienen, el resultado neto de la reforma impositiva arrojaría una pérdida de recursos del orden de los 15.000 millones.

Bajo presión, Vidal negocia con Macri el "límite" del ajuste en la provincia

La otra variable tiene que ver con la quita de impuestos que gravan las tarifas de servicios públicos anunciada por Vidal a fines de abril y que ya tuvieron efecto sobre la recaudación de junio.

Esa reforma implicó una pérdida de recursos que superarían ostensiblemente lo proyectado por el gobierno en momento del anuncio. Según el informe, la medida impactará a fin de año con una pérdida de recursos de unos 5.000 millones.


El número que arrojan los economistas difiere significativamente de lo calculado por el gobierno al momento del anuncio. Por entonces, desde el ministerio de Economía apuntaban a una pérdida de 3.000 millones. La diferencia, según pudo saber LPO estuvo en que ese número se calculó a partir de las alícuotas viejas.

Sucede que Ingresos Brutos es un impuesto clave para las arcas de la provincia de Buenos Aires. En la reforma fiscal de fines del año pasado existió una fuerte presión del gobierno nacional a las provincias para reducirlo, en sintonía con los reclamos de las empresas.

Fuentes de La Plata aseguran que con la rebaja a ese tributo se buscó dinamizar la economía con un plan de cuatro años. El ministro de Economía, Hernán Lacunza apuntó a quitarle presión a la producción y trasladársela a los sectores patrimoniales.

En términos llanos, este tributo impacta en un porcentaje sobre la facturación de una empresa independientemente de su ganancia. En la provincia que administra Vidal, Ingresos Brutos ocupa nada menos que el 70% del total de la recaudación.

En medio del ajuste, Vidal enfrenta vencimientos de deuda por mas de $80.000 milones

A fines del año pasado, desde La Plata aseguraban que la disminución de Ingresos Brutos sería gradual y significaría una fuerte señal para los inversores y para otras provincias, que deben competir con la gestión bonaerense en la búsqueda de proyectos de inversión.

El senador Andrés De Leo (Cambiemos) explicó a LPO que la baja en Ingresos Brutos "fue una medida beneficiosa desde el punto de vista de los intereses de los bonaerenses".

El presidente de la comisión de Presupuesto del Senado bonaerense sostiene que ese tributo se fue incrementando en el segundo mandato de Daniel Scioli en paralelo el ex gobernador iba perdiendo recursos de la Casa Rosada.

Para De Leo "la negociación que los gobernadores peronistas quiere imponer con el traspaso de las empresas de servicios buscan generarle un perjuicio a los bonaerenses".

Es que a los 20.000 millones que el gobierno provincial pierde por la baja en Ingresos Brutos y la eliminación de impuestos que se cobraban en las boletas de luz y gas, también debe sumarle ahora la transferencias de gastos de provincia y Ciudad de Buenos Aires que hasta ahora absorbía Nación.

De acuerdo a las últimas negociaciones encaradas por Vidal y Horacio Rodríguez Larreta con la Rosada PBA y CABA deberán hacerse cargo del costo de los subsidios al transporte por $11.250 millones, el de la tarifa social del agua, de 800 millones, y el control de los aumentos de las tarifas de Edenor y Edesur.

Con todo, Vidal deberá enfrentar un 2019 mucho más complicado de lo que incluso ya se avisora. Es que a todos estos números, se la suma -por primera vez en lo que va de su gobierno- la obligación de hacer frente a pesados vencimientos de capital e interés de la deuda externa que tomó en estos dos años la Gobernadora y que podrían superar los 80.000 millones de pesos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
Vidal le choreo 100 mi millones de pesos a los jubilados que todavía no se saben a que caja negra fueron a parar. Sólo se sabe del puente que iguacel cobro 52 palos y que el Ingeneiro hizo 2 metros más angosto y los trenes no pasan, 2 metros más angosto es una guita menos que sale el puente. Un curro de 10 palitos de Iguacel .
3
Osea usaron la guita del fondo del conurbano para bajar impuestos distorsivos, en vez de patinarselá en ñoquis del estado

Genia.
2
La historia dirá que un tal Juan Amorin se cargó la carrera política de Mariu (Vandor) Vidal.-
1
A ver... Supongamos que un tipo te vende una cosa a 100 pesos y eso ya incluye cargarte a vos lo que él paga por ingresos brutos. Si el gobierno baja o elimina ese impuesto, ¿significa que ese tipo te va a vender su producto más barato? Olvidate.
De otro modo, aunque te lo venda al mismo precio, ¿significa que va a reinvertir el excedente para producir más, competir mejor y vender más barato? ¿Tendrá el gobierno una mayor recaudación como consecuencia de haber alentado la producción y el empleo o tendrá más déficit porque se le agrandará el agujero, mientras el tipo al que beneficiaste corre a comprar dólares con su nueva diferencia?
Tal vez la única forma razonable es que funcione sólo el impuesto sobre las Ganancias, con descuentos progresivos a partir de probadas reinversiones en bienes de producción y empleo. Porque, hasta ahora, seguimos con la ley del picoteo en el gallinero, que siempre termina en el eslabón más débil.