Mexico
López Obrador es el nuevo presidente de México con un triunfo de impacto regional
Ganó además los gobiernos del DF y otros cinco estados y se acercaba a la mayoría en el Congreso.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es el nuevo presidente de México, luego de obtener una aplastante victoria que liquidó el histórico bipartidismo de la nación azteca y consolidó un triunfo que tendrá resonancias en todo el continente. En su caso la tercera fue la vencida. Y en grande.

Los cómputos oficiales del Instituto Nacional Electoral (INE) confirman que López Obrador se imponía por más del 46% de los votos sacándole casi 20 puntos al derechista Ricardo Anaya y dejando en un humillante tercer puesto candidato del gobernante PRI. El único consuelo que le queda a Peña Nieto es que podrá decir que dejó el legado de la consolidación de la democracia de México, abandonando los históricos fraudes del poder, de los que al menos en una ocasión es probable que haya sido víctima el propio López Obrador.

El triunfo de López Obrador en la segunda economía de Latinoamérica, que comparte un mercado común con Estados Unidos y Canadá, no es un tema menor. El tabasqueño no ha ocultado su preferencia por líderes y políticas populistas o de izquierda, aunque en el tramo final de su campaña se moderó y realizó un acercamiento a grandes empresarios de su país, como Carlos Slim. 

Pragmático y responsable en lo fiscal durante su gestión como jefe de Gobierno del DF, designó para manejar la economía a su ex secretario de Finanzas en la Ciudad, el respetado Carlos Urzúa, que LPO México entrevistó en exclusiva, en una de las pocas notas que dio.

Un gran interrogante es hasta que punto al aplastante triunfo no reforzará su tendencia a concentrar el poder y las decisiones. El tabasqueño arrasó en gran parte del país, con niveles de votación que llegaron hasta el 50% en algunas entidades. Además de la presidencia, de los nueve estados que este domingo elegían gobernador, López Obrador logró quedarse con los gobiernos de seis, incluida la joya de la Corona: la inmensa Ciudad de México, un país en si mismo con más de 24 millones de habitantes.

Su protegida Claudia Sheinbaum será la nueva jefa de la capital azteca y consolidaba así para López Obrador un poder que ni siquiera tuvieron sus últimos antecesores, que siempre tenían un gobierno capitalino opositor. De hecho, fue desde el gobierno de la Ciudad que López Obrador saltó a la escena nacional, cuando era un jefe de Gobierno del PRD, opositor al PRI.

El triunfo fue de tal magnitud que López Obrador se acercaba a la mayoría propia en mabas cámaras, pese a lo joven de su partido. En el caso de la Cámara Alta, al momento contaría con 66 senadores, justo la mayoría simple, tras haber conseguido -hasta el momento- victorias en 24 entidades -que le aportarían 48 legisladores-, además del segundo puesto en otros cinco estados y alrededor de 14 plurinominales.

En el caso de San Lázaro (Diputados) se perfilaba una victoria histórica en casi 220 distritos de los 300 que existen en México. 

La conformación del Congreso es un tema clave para los mercados financieros, pues muchos fondos de inversión y empresarios esperan observan un contrapeso democrático en el Congreso, acaso una garantía de que habrá decisiones negociadas.

Como ya explicó LPO, para muchos analistas económicos el triunfo del tabasqueño ya estaba descontado en los escenarios de riesgo de los inversionistas, pero se esperaba con ansiedad la conformación de las cámaras.

La victoria de López Obrador es en el plano local una gran noticia para Cristina Kirchner que se apresuró a transmitirle su respaldo antes de los comicios y envió una nutrida delegación de legisladores de La Cámpora al comando de campaña del tabasqueño. AMLO no oculta su preferencia por el eje de líderes de izquierda o populistas de la región y hasta de Europa, como los españoles de Podemos o el francés Melenchon.

El embajador Ezequiel Sabor fue clave para iniciar un acercamiento de Macri a López Obrador. No es una tarea sencilla porque el tabasqueño no oculta su simpatía por los líderes populistas o de izquierda de la región.

Por esto, para Macri no fue fácil acomodarse al triunfo, más teniendo en cuenta la aceitada sintonía que había logrado forjar con el priista Enrique Peña Nieto, que se despide del poder con una de las peores derrotas en la historia de su partido. El embajador Ezequiel Sabor fue clave para acercar posiciones y esta noche logró que Macri sea de los primeros presidentes en felicitar a AMLO. Hace una semana estuvo en Buenos Aires y anticipó a Macri que se prepare para un triunfo de López Obrador.

El triunfo fue tan impactante que López Obrador sumó al previsible aluvión de votos en terruños claves para su histórico electorado, como la Ciudad de México, Estado de México, Chiapas y Tabasco; una gran elección en Puebla, Veracruz y gran parte del norte, regiones donde solía tener menor penetración .

El candidato del PRI, José Antonio Meade, fue el primero en reconocer el triunfo de López Obrador.

La victoria de López Obrador generó así un efecto derrame muy impactante en todas las disputas locales. Morena, una fuerza política muy joven, sumará también el control de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México -con Claudia Sheinbaum-, además de otros 5 gobernadores, primeros aliados para el tabasqueño en su desafío de construir gobernabilidad desde Palacio Nacional.

Se trata de Rutilio Escandón, que arrasó en Chiapas; Adán Augusto López Hernández, con otro triunfo aplastante en Tabasco; Cuauhtémoc Blanco en Morelos y las potenciales victorias más apretadas -pero igual de importantes- de Cuitláhuac García en Veracruz y Miguel Barbosa en Puebla, que por estas horas se debaten voto a voto.

La ola Morena fue arrasadora en la Ciudad de México. Sheinbaum no sólo le sacó una gran ventaja a su principal competidora, la ex azafata Alejandra Barrales, sino que también se quedaría con la mayoría de las 16 alcaldías. La Ciudad se pintó en su mayoría de marrón.

La altísima votación que obtuvo AMLO en la mayoría de las entidades le permitirá a Morena consolidar robustas bancadas en ambas cámaras. Todavía -sin datos oficiales avanzado en el recuento- no se puede saber si tendrá mayoría en ambas cámaras. Habrá que esperar unas horas más.

El triunfo de López Obrador abre, además, un proceso de reordenamiento en los partidos más tradicionales de México. El PRI dejará otra vez Los Pinos, esta vez con una fuerte fractura interna. La "Vieja Guardia" del tricolor buscará recuperar el terreno perdido frente a una "Tecnocracia" muy herida por los resultados en una elección que, sin duda, será catalogado como de las peores de la historia.

En el PAN la situación no es muy distinta. Ricardo Anaya ya avisó que otros grupos del azules -gobernadores, Felipe Calderón y Roberto Gil Zuarth, entre otros- intentarán correrlo cuanto antes. Su proyecto de Frente no sólo no funcionó electoralmente, sino que además generó profundas grietas internas.

El candidato del frente que lideró el derechista PAN, Ricardo Anaya, fue el segundo en reconocer la derrota.

Otro de los grandes interrogantes que se abren para el próximo sexenio es la relación que se establecerá entre López Obrador y Donald Trump, justo en medio de las negociaciones del TLCAN.

El magnate pareció entender esa incertidumbre y fue de los primeros presidentes del mundo en felicitar a López Obrador, incluso antes que el propio Peña Nieto. Lo hizo -como no- mediante un tuit.

"Felicidades a Andrés Manuel López Obrador por convertirse en el próximo Presidente de México", dijo Trump. "Deseo trabajar con él. ¡Hay mucho que hacer para beneficiar tanto a Estados Unidos como a México!", agregó.

Este medio adelantó que Robert Kraft, magnate y empresario deportivo, podría convertirse en el enlace de Trump con AMLO. Como reveló LPO, el dueño de los Patriots de Nueva Inglaterra es muy amigo del presidente de EU, pero también cercano a Emilio Azcárraga, propietario de Televisa. Juntos cabildearon en la FIFA para lograr que el mundial de fútbol de 2026 se organice en México, EU y Canadá.

Azcárraga -ahora con diálogo mucho más cercano al círculo de AMLO- quiere que Kraft se convierta en una suerte de Jared Kushner para el próximo presidente de México, un enlace necesario para dos líderes con personalidad muy explosivas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
en el programa radial de clara mariño el periodista milton merlo con sede en mejico dijo que desde la noche previa a la votacion hubo negociaciones al mas alto nivel entre cancillerias para que los primeros en saludar a lopez obrador fueran los presidentes de colombia, argentina y chile y que posteriormente lo hicieran los presidentes de cuba, bolivia...
1
Ja ja ja ja Lopez Obrador ahora, Lula en Octubre y el idiota de Macri se quedó sin aliados grandes en la patria grande ja ja ja imbécil y ladrón... Ya te vamos a echar de Argentina ja ja ja