Shoppings
El shopping de muebles de la Recoleta al borde del cierre
En noviembre vence la concesión y la actual operadora no tiene intenciones en mantenerlo.

 Con su concesión a punto de vencerse el Buenos Aires Design empieza a parecerse a un pueblo fantasma. Ya son 12 los locales que bajaron sus persianas y este lunes serán 10 más los que dejarán el predio.

La empresa IRSA tenía el usufructo del predio hasta 2013, pero la Ciudad se lo extendió por cinco años más que se cumplirán en el mes de noviembre. Desde la empresa ya adelantaron que, al menos por ahora, no intentarán quedarse con el centro comercial.

El gobierno está evaluando tres alternativas. "Una es licitar el predio para volver a concesionarlo, la otra es alquilar el predio directamente a las PyMEs que están instaladas allí", explicó a LPO un funcionario porteño. También exploran la posibilidad de implementar otro formato jurídico.

"La Ciudad no va a desprenderse del predio", aseguraron en Parque Patricios. La venta del predio de más de 26 mil metros cuadrados tomó forma en 2015 pero luego desde el gobierno de Mauricio Macri dieron marcha atrás. 

Con el desguace del Ministerio de Modernización, el área de concesiones quedó bajo la órbita de la cartera de Educación que conduce Soledad Acuña.

El centro comercial había sobrevivido a varias crisis económicas. Nació como un centro dedicado íntegramente al diseño con una cuota de locales gastronómicos. Sin embargo, restaurantes como el Hard Rock Café cerrarán sus puertas en los próximos meses.

Otro inconveniente que alteró el funcionamiento del Buenos Aires Design es que el 44% del paquete accionario estaba en manos de Enrique Blaksley, también conocido como el Bernie Madoff argentino, hoy preso y acusado de lavado de dinero y estafa.

La concesión del Design fue otorgada por la Ciudad a cambio del reacondicionamiento y ampliación del Centro Cultural Recoleta. Sin embargo el centro comercial estuvo en la mira de legisladores y auditores porteños por los bajos cánones que sus concesionarios pagaban a la Ciudad.

Desde IRSA argumentaban que habían invertido 16 millones de dólares más de lo pautado en acondicionar el centro cultural.

"Nos retiramos ante la falta de respuesta del gobierno. En los próximos 30 días cerrarán 10 locales y si lo evaluamos en términos de negocio, es muy difícil reconstruir el espíritu de un shopping cuando ya comenzaron a irse varias marcas importantes. Los que se fueron, ya no volverán. Nos iremos prolijamente con la decepción de no haber podido continuar", le había dicho Ramón Villaveiran, gerente de Asuntos Públicos de IRSA a Iprofesional.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
5
En esta repartija del erario público. Este negocio le toca al colo Santilli. El Wason Larreta con jet privado pagado por la ciudad hizo un vuelo relámpago a NYC para arreglar unos papeles ante una posible eyección. Los legisladores del Pro apenas han visto un magro 10% del negocio, pero a muchos , lo más selectos compraron en Martindale y otros compraron en Nordelta propiedades de fin de semana.
4
Larreta otro negocio con tus secuaces de todos los diputados de la ciudad ojo mira que al lado no hay problema pueden poner lo que quieran son muy tranquilos y no les molesta el ruido. Ya están por cerrar a cuerdo con Cencosud por el predio de Palermo ahora espacios verde nunca noo.
3
mienten y mienten y mienten
2
no van a dejar nada sin destruir...
1
Este gobierno prometió un mundo de ilusión y terminó haciendo una gestión peor que la del propio De la Rúa. Los comercios y PYMES que cierran se multiplican cada día, la desocupación crece y crece, conjuntamente con una voracidad fiscal que el estado provoca para pagar abultados puestos políticos a sus punteros. El desastre y la decepción que sentimos quienes engañados lo votamos, no podría ser peor.