Senado
La interna en la Corte complica el proyecto para controlar las escuchas
El Senado le iba a dar media sanción esta semana, pero se pospuso sin explicación clara.

La feroz interna que atraviesa la Corte Suprema por el control de las escuchas telefónicas complica el proyecto de los senadores peronistas para controlar las intervenciones y mantenerlas en el máximo tribunal como pretende Ricardo Lorenzetti y rechazan algunos de sus pares.

Como reveló LPO, se trata de una iniciativa que presentó el peronista Rodolfo Urtubey con aval de Cambiemos, cuyos referentes consultaron antes al ministro de Justicia Germán Garavano, quien habría avalado la iniciativa.

Urtubey es el jurista predilecto del bloque peronista y actúa a las órdenes de Miguel Ángel Pichetto, que a su vez mantiene un vínculo muy cercano con Lorenzetti. De hecho, el proyecto para controlar las escuchas sería salvataje ideado por el rionegrino para salvar a Lorenzetti y mantener bajo su control la Oficina de Captación de Comunicaciones.

El proyecto tuvo la semana pasada dictamen en la comisión de Justicia y se esperaba que obtuviera media sanción en la sesión de este miércoles, pero llamativamente fue retirado de los temas a tratar, sin mayores explicaciones.

Una posibilidad importante es que el freno sea una consecuencia de la reunión que el lunes mantuvieron Marcos Peña y Germán Garavano con los integrantes de la Corte, donde el tema de las escuchas fue central.

Tras la reunión trascendió que se había "acordado" que sigan en manos de la Corte aunque con el control que establece el proyecto de Pichetto. Pero esa es en realidad la intención de Lorenzetti, que no quiere saber nada con resignar esa fenomenal herramienta de poder.

Sin embargo, sus compañeros Horacio Rosatti y Carlos Rosenkratz se oponen a que la Corte mantenga la oficina de escuchas tras el escándalo de las filtraciones. Los cortesanos no ven ningún beneficio en mantener el área y temen que una nueva filtración termine de golpear al máximo tribunal.

De hecho, un episodio de los últimos días hizo otra vez encender las alertas del riesgo latente de un escándalo. Se trata de la recorrida con medios que Lorenzetti empujó en la sede de la dirección de escuchas. El problema es que los medios filmaron a agentes secretos y mostraron números de teléfonos pinchados en la causa por la pedofilia en Independiente. Otra grave filtración.

Rosatti y Rosenkratz presionan para devolver las escuchas a a la Procuración, algo que al Gobierno no le molesta ya que Macri confía en el interino Eduardo Casal y espera tener pronto a Inés Weinberg de Roca, pero tampoco hace un mayor esfuerzo para concretar ese traspaso.

Estos jueces sostienen además que no tiene sentido que las escuchas sigan en poder de la Corte porque el Gobierno pretende avanzar hacia el modelo acusatorio y por lo tanto las investigaciones van a estar en manos de los fiscales.

En el medio de la discusión interna, también se hacen números sobre la discusión parlamentaria. En el Senado no tendría problemas en ser aprobado con los votos del peronismo (que lo apoya por impulso de Pichetto) y Cambiemos (si es que el Gobierno se decide a dejarle las escuchas a Lorenzetti. 

En cambio, hay dudas por lo que podría pasar en Diputados, donde Cambiemos y el peronismo dialoguista tienen número para aprobarlo, aunque muy ajustado. El massismo ya habría avisado que no lo avala, lo mismo que el kirchnerismo que todavía mastica bronca por las filtraciones de Cristina. Sin embargo, el FPV podría cambiar de opinión si es que la opción es que vayan de vuelta a la Procuración, manejada por una dirigente cercana a Macri.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.