FÚTBOL
Macri planea volver a Boca cuando deje de ser presidente
Armó un grupo para preparar su regreso al club. Busca sostener su popularidad y visibilidad el día después.

Mauricio Macri planea regresar a Boca Juniors luego de dejar la presidencia si logra reelegir en 2019. El mandatario le pidió a quienes fueron sus máximos colaboradores durante sus 12 años de gestión que eviten formar parte de la Comisión Directiva que encabeza Daniel Angelici, antes de su regreso.

El 2019 será un año clave para Macri y también para Angelici. El primero aspira a reelegir en la Nación, mientras que el "Tano" deberá dejar el sillón en Boca, en donde habrá cumplido dos períodos al frente del club. El empresario del juego ya tiene a su delfín, el ex diputado Christian Gribaudo, un macrista de origen radical quien deberá pasar el tamiz presidencial.

Macri estuvo durante doce años como máxima autoridad del club de la Ribera que comenzaron de la peor manera y tuvieron un gran final con tres copas Libertadores incluídas que lo consagraron como el presidente más ganador de la historia del club.

Ese período quedó marcado marcado a fuego en los hinchas que durante la campaña presidencial se acercaban a saludarlo y sacarse fotos impulsados por su pasión boquense más que por la atracción que generaba Cambiemos o la penetración de su gestión como alcalde porteño.

Durante sus tres períodos en Boca le garantizó a Macri popularidad y presencia mediática con conferencias de prensa emitidas casi en cadena nacional. Difícilmente un gobernador provincial o un ministro del gabinete nacional, tenga ese nivel de exposición pública. Por eso ya empezó a armar la plataforma para un futuro desembarco, para cuando deje la Casa Rosada.

Difícil imaginar mejor plataforma para que quiere mantenerse vigente en la vida pública y acaso soñar con un eventual regreso al poder.

 Con Shinzo Abe, premier japonés, y Naohiro Takahara, el primer y único futbolista nippón en vestir la camiseta de Boca.

Boca le garantiza además a Macri vigencia internacional, ya que se trata de uno de los clubes más conocidos y admirados del mundo. Un activo que Macri viene aprovechando, ahora desde la Presidencia.

En julio del año pasado, Macri le entregó a la presidenta chilena Michele Bachelet un carnet de socia honoraria en julio del año pasado y dos meses antes compartió un encuentro con Shinzo Abe, premier japonés, y Naohiro Takahara, el jugador nipón que pasó por el xeneize durante la gestión del líder del PRO.

También apeló a Boca durante su visita al pasado G20 que se realizó en China, donde se reunió con Carlos Tévez -ahora repatriado al club- y trató de fomentar la idea de una importación de talento futbolístico argentino a la potencia asiática.

Igual protagonismo ejerció en la definición del próximo mundial que se jugará en la región, cuando medió personalmente ante el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, para sumar a Paraguay a la organización del torneo que se jugará en Argentina y Uruguay.

Su arribo a la presidencia no lo hizo desentenderse del fútbol, sino que por el contrario lo llevó a operar en ese mundo desde un escalón más alto, como se vio en la definición de la nueva conducción de la AFA -que no lo dejó conforme- y en el diseño de la nueva estructura de comercialización de los derechos de televización del fútbol argentino, ambos temas en los que se involucró personalmente.

Macri, Bachelet y su carnet de Boca.

El club es un activo estratégico que además puede garantizarle a Macri roce internacional, viajes, charlas con un nivel de presión mucho más bajo que el gobierno nacional. Y le deja abiertas las puertas para volver al ruedo político.

Según comenta entre sus amigos, Boca es el lugar donde se sintió más cómodo y feliz en su carrera y en la actualidad sigue con extrema atención la vida política y deportiva del equipo que conduce Guillermo Barros Schelotto.

El propio Macri admitió que el Congreso lo aburría mientras era diputado y asistía en contadas ocasiones al recinto y por eso un escaño legislativo no parece ser una opción viable.

Durante un encuentro en Casa Rosada mientras reinaba la incertidumbre sobre la aprobación de la Reforma Previsional y todo era tensión en la sala de reuniones, Macri se levantó de su silla. Dio una vuelta a la mesa, se acercó a un funcionario y, susurrándole al oído, le preguntó qué pensaba de la compra de Julio Buffarini.

El gris presente de Boca

Angelici atraviesa un período gris desde que asumió la titularidad del xeneize en 2011. Ganó tres títulos locales y dos copas pero hizo agua en el plano internacional. Para colmo sufrió dos eliminaciones a manos de su máximo rival en 2014 y 2015. Pareciera que este año se encamina hacia otro campeonato argentino, pero su gestión no será especialmente recordada.

Angelici es un hombre de confianza de Macri, pero no un empleado. Igualmente cualquier candidato a presidente de Boca debe pasar el tamiz del mandatario.

Ese presente es casi ideal para Macri: pudo festejar algunos títulos pero el Tano no consiguió opacarlo. El líder del PRO sigue manteniendo su influencia en el club que lo hizo conocido para el gran público y por eso habría empezado a rodar el nombre del ministro de Modernización, Andrés Ibarra, uno de sus hombres de mayor confianza, para la presidencia.

"Es un mensaje al mundo Boca y sobre todo para marcarle la cancha a Angelici. ‘Vos no vas a elegir al querés, antes tenés que negociar conmigo'. Es muy difícil que alguien pueda ser candidato sin el visto bueno de Macri", comentó un hombre del PRO que sigue muy de cerca la interna política de uno de las instituciones más populares del país.

Angelici es uno de los dirigentes de mayor confianza del Presidente, sin embargo tiene peso propio y lejos está de ser un "empleado". Forma parte de su mesa chica pero tiene vuelo propio.

Macri y Angelici en la inauguración del nuevo Centro de Entrenaniento de Boca.

En todo caso Macri le pidió a varios de los dirigentes que lo acompañaron en sus exitosas gestiones en Boca que se guarden para su eventual regreso. Además de Ibarra, quienes formaron parte importante de la gestión fueron Orlando Salvestrini, Eduardo Petrini, Alberto Wilensky y Fabián Zampone. Algunos de ellos forman parte de la gestión actual.

Ibarra fue gerente general y gerente de Marketing durante la presidencia de Macri, quien lo conocía de SOCMA y con esa carta el líder el PRO pretende condicionar a Angelici y Gribaudo, quien actualmente se desempeña como Secretario General. "Todos sabemos de la relación que tiene con Mauricio", analizó un dirigente del PRO.

El jefe de la cartera de Modernización aún no se pronunció en público sobre el tema, pero en privado intentó manternerse ajeno a los rumores y aclaró que está concentrado con la gestión, aunque si Macri se lo pide se postulará para la presidencia. 

"Está claro que nuestro próximo presidente saldrá de una charla entre Mauricio y Daniel", admitió un dirigente que conoce al dedillo el mundo Boca.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
7
La barra brava de Boca lo va a acompañar a Comodoro Py todas las veces que le paguen...
6
Espero que sea pronto
5
Entonces... en abril vuelve a Boca.
4
Estoy por DEBER CÍVICO dijo el Chipy y triplicó por la DA N° 1422/16 del JGM Peña los cargos de funcionarios de nivel gerencial en Parques Nacionales (antes 13 por Decreto 1375/96, ahora 31 Directores de 70 mil arriba mas Unidades Retributivas) y designó sin concurso en los mismos a cuadros porteños del PRO.
El Estado Nacional botín de guerra, otra vez.
Cambiemos, Ja! Qué decepción, manga de embusteros.
3
Jajajjajaja, buenísimo ! Mantener la popularidad .....
2
¿Podrà presidir Boca estando preso?
1
Bus