Banco Central
Las versiones de salida de Sturzenegger agitan el mercado
Tras los rumores de renuncia del presidente del Banco Central, ya suenan Werning, Lacoste, Llach y Prat Gay.

Desde que el jueves 28 de diciembre el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dejó en falso al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y su defensa férrea de las viejas metas de inflación, en el mercado crecen las versiones de renuncia.

La más fuerte señala que al día siguiente de la conferencia de prensa, el banquero central puso su renuncia a disposición del Poder Ejecutivo y que se la rechazaron. De hecho, Peña salió a respaldarlo públicamente y a destacar sus logros en la lucha contra la inflación.

Los más monetaristas y que más respaldaron la política de Sturzenegger en sus primeros años de gestión tomaron la visita del presidente del Banco Central a la Casa Rosada como una señal de falta de independencia y de regreso a la sumisión de la autoridad monetaria al gobierno. E incluso llegaron a sugerirle que dejara el cargo.

LPO pudo saber que esta situación puso bajo mucho estrés al presidente del Banco Central, quien reaccionó muy mal ante las críticas por haber cedido a los pedidos de la Rosada. Como anticipó LPO, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana era quien insistía con que había que obligarlo a Sturzenegger a bajar la tasa de interés, lo que se vio de inmediato en el mercado secundario de Lebacs.

En el Banco Central, ante la consulta de LPO respondieron que "El BCRA no comenta rumores", mientras que en el Gobierno aseguraron: "Creemos que no renuncia".

Ante la consulta de LPO, en el Gobierno aseguraron que 'Creemos que no renuncia'.

Entre quienes escucharon las versiones aseguran que son "más que verosímiles" y que "si Sturzenegger no renuncia es porque es más militante Pro que banquero central". Otro de los analistas consultados sostuvo que "Sería una lástima que se fuera", pero que "Haría bien en dar un paso al costado después de cómo lo ningunearon" y que "Tarde o temprano va a irse" porque está aplicando la nueva política monetaria "a regañadientes".

En efecto, en el Gobierno no fue bien recibida la fuerte baja de la tasa de interés que aplicó de inmediato porque hizo saltar las expectativas de inflación, en lo que entienden fue una señal de protesta.

El ex viceministro de Economía, Pedro Lacoste.

Y aunque no haya certezas sobre su salida, en el mercado ya comienzan a mencionarse reemplazantes: Pedro Lacoste, Alfonso Prat Gay, Lucas Llach y en particular Vladimir Werning, el subsecretario de Coordinación y Análisis Económico.

Werning, ex JP Morgan que llegó de la mano de Prat Gay al Gobierno y asesor de Quintana y Dujovne, es el principal impulsor de la baja de tasas que Marcos Peña le impuso al Banco Central. Por ende, lo mencionan como el reemplazo lógico y la confirmación de la sumisión del Banco Central al Poder Ejecutivo.

También suenan el ex ministro de Hacienda y Finanzas y su vice Lacoste, pero las lecturas políticas ven poco probable que le den un rol clave en el Gobierno a Prat Gay, ya que en su puesto anterior generó malestar en el quipo por no dejarse coordinar.

Resta el actual vicepresidente primero del Banco Central, Lucas Llach, que tiene el apoyo del ala radical para ser el sucesor. Y es cercano al otro banquero fuerte del oficialismo, el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
5
Que venga Marco del Pont
4
Que bueno eso de "protestar" llevándose puesto a medio país.
Gente cristiana y gaucha
3
Y entra Melconian????
2
Lo que estamos observando es el fracaso de la política antiinflacionaria del gobierno nacional. Ello obedece a un grave error de diagnóstico que encierra un claro dogmatismo monetarista acerca del funcionamiento de la economía que no se corresponde con la realidad. Es evidente que la inflación por exceso de demanda global, básicamente por déficit fiscal, no puede ser controlada vía incremento de la tasa de interés, máxime en un contexto de endeudamiento permanente en moneda extranjera. Los desequilibrios macroeconómicos están a la vista y tienden a agravarse.
1
No los quiero preocupar pero en el 2001 se rajo un par de meses antes de la hecatombe , el FMI en ese entonces nos elogiaba , ahh y curiosamente el calendario del 2018 coincide con el 2001 ....tic tac tic tac....