empresas
Estaciones de servicio y real estate, la crema del imperio de Cristóbal López que atrajo a Rosner
C5N y Radio 10 son la parte menos atractiva y más problemática del Grupo Indalo para sus nuevos dueños.

El Grupo del empresario Cristóbal López fue adquirido en su totalidad el viernes de la semana pasada por un fondo inversor radicado en los Estados Unidos, según dio a conocer este miércoles el comprador. Se trata de OP Investments, cuyos representantes en Argentina son los abogados Santiago Dellatorre y Damián Burgio, pero su verdadero CEO es el empresario Ignacio Rosner.

Ambos abogados forman parte de Salaverri, Dellatorre, Burgio y Wetzler Malbrán, uno de los tres estudios importantes especializados en derecho comercial capaces de absorber una transacción de este tamaño. Y si bien en un momento se apuntó a que detrás del negocio estaba Marcelo Mindlin, porque ellos también son los abogados de sus empresas, desde sus empresas aseguraron a LPO que él no está involucrado.

La operación, cuyo monto rondó los 100 millones de dólares, "comprende más de 170 sociedades de distintos rubros, que abarcan construcción, servicios petroleros, minero y de producción de carbonato de sodio, medios de comunicación, servicios financieros y alimentos, entre otros. Esta transferencia no incluye activos vinculados al juego de azar, que nunca formaron parte del grupo económico transferido", aclaró el comunicado.

Quien también había sonado como comprador fue Orlando Terranova, pero finalmente La Nación confirmó que se trata del financista Ignacio Rosner, quien hasta el año 2000 trabajó para el Grupo Clarín y luego fue uno de los socios de la empresa de agronegocios con foco en soja, El Tejar junto con Oscar Alvarado.

El hecho de que dentro de las más de 170 firmas del grupo Indalo se encuentren varios medios de comunicación alimentó versiones de que Clarín también formaba parte de la operación, porque Rosner había pasado por el grupo. Sin embargo, fuentes cercanas a la transacción confirmaron a LPO que no era así y que de hecho, el interés de Rosner en la adquisición del Grupo Indalo obedecía al negocio de las estaciones de servicio y a las inversiones en real estate.

Además de los terrenos que tiene el Grupo Indalo, el negocio más jugoso para Rosner son las estaciones de servicio que le había comprado a Pérez Companc.

Por el contrario, el negocio de los medios -que es el menos jugoso dentro del grupo- es el que más dolores de cabeza le trajo a Rosner, ya que tuvo que informar con antelación al Gobierno cómo sería el futuro de C5N y Radio 10. Según confiaron a LPO, desde el Gobierno le respondieron "¡Qué suerte que viene a poner plata y no a sacarla!" en un mensaje solapado a Terranova.

"La operación tiene por objeto generar valor y crecimiento en las empresas adquiridas, lograr la sustentabilidad a largo plazo, invertir en la expansión de los negocios estratégicos, garantizar la fuente de trabajo de sus aproximadamente 4.000 empleados directos y 8.000 indirectos, y atender a las obligaciones fiscales y previsionales con la AFIP y demás deudas existentes", destacó el comunicado del grupo comprador que además de capitales estadounidenses cuenta con fondos de Arabia Saudita. 

Es una versión edulcorada del verdadero interés: Poner en valor las empresas, ordenar el concurso y en unos años venderlas por mucho mas de lo que costaron, en una réplica del modelo de negocios que inauguró en la Argentina en los noventa el grupo Exxel de Juan Navarro.

A su vez, desde OP Investments aseguraron que la operación "se encuentra en el proceso de toma de control, cuyo objetivo principal es implementar un plan de reestructuración general, que incluye asistencia financiera, la recuperación del crédito corporativo, venta de activos no estratégicos e inversión en los negocios principales".

Además de los terrenos que tiene el Grupo Indalo -que incluyen la superficie del edificio de Ámbito Financiero frente a Paseo Colón y enormes predios en los partidos de San Martín y de San Isidro, linderos a la Panamericana, el negocio más jugoso para Rosner son las estaciones de servicio que el Grupo Indalo le había comprado a Pérez Companc. Es que, en total, el Grupo "mal valuado está 700 millones de dólares", aseguraron a LPO.

La idea del fondo de inversión es reordenar las cuentas de cada empresa, encaminarlas y luego venderlas. Este proceso estiman no tomará menos de cuatro años. Y acá sí podría entrar Mindlin ya que él tiene participación en el negocio del upstream con Pampa Energía y eventualmente podría ingresar en downstream y retail con una estrategia de integración vertical y consolidación en el área de energía.  

Desde luego, desde el Gobierno advirtieron al empresario que toda la operación deberá ser refrendada por el juez que lleva el concurso de acreedores de las empresas del grupo Indalo. Por eso los compradores aseguraron en el comunicado que los vendedores, Cristóbal López y su socio Fabián de Souza, "han informado la operación de compraventa de acciones al Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N°10, a cargo de Julián Ercolini, en atención a la inhibición general de bienes dictada sobre los titulares del Grupo Indalo".

Finalmente los compradores adelantaron que "en los próximos días, OP Investment presentará a las autoridades judiciales correspondientes el plan de acción antes mencionado". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.