Gazprombank
El banco de Putin duda entre Argentina y Colombia para abrir su sede en Latinoamérica
Es parte de la expansión global de Rusia, le interesa la Argentina pero hay tensiones con Macri.

El gigante ruso Gazprombank lleva años buscando expandir sus negocios a Latinoamérica. Originalmente vinculado a la gasífera Gazprom, el banco se fue desarrollando en las áreas de inversión y comercial y tiene varios proyectos en carpeta para Latinoamérica, en especial para Argentina y Colombia.

El banco es una sociedad anónima controlada por la Federación Rusa -con manejo absoluto de Vladimir Putin- que se define a sí misma como un conglomerado financiero. Su cartera de inversiones no solo se relacionan con el gas y el petróleo, su negocio madre, sino con logística transoceánica y hasta clubes de fútbol, como el Zenit de San Petesburgo.

El desembarco en la región forma parte de una decisión de política comercial del banco, pero sobre todo a la política exterior de Putin, que busca recuperar para Rusia su influencia global. "La idea es que las empresas emblema de Rusia tengan una presencia activa en toda América Latina", explicó a LPO una fuente al tanto de las negociaciones del banco con distintas empresas del país.

Rusia tiene históricamente una cercanía afectiva con Argentina con picos de mayor acercamiento, como se produjo durante las presidencias de Ricardo Alfonsín y de Cristina Kirchner, pero hasta la dictadura militar mantuvo el envío de granos a la entonces potencia comunista, que siempre respaldó el reclamo de nuestro país sobre las Islas Malvinas.

Con Macri la relación empezó mal por la decisión de exigir una rebaja a la tasa de financiamiento de la represa de Chihuido, que Putin aceptó. El problema fue que después de cerrado ese trato, Macri le volvió a exigir otro rebaja al líder ruso, en una conversación telefónica que terminó mal. "Macri estuvo mal asesorado, cuando los rusos cierran un trato ya no se discute mas", explicó a LPO una fuente al tanto de lo ocurrido.

Entre los proyectos que tiene Gazprom para la Argentina figura la construcción de un puerto en Ramallo y la construcción de una fábrica de metalmecánica pesada para la industria del petróleo.

Gazprom Internacional, la petrolera del conglomerado, ya cuenta con operaciones en Venezuela -donde junto a China son el principal sostén del régimen de Maduro- y en Bolivia donde es socia de la argentina Tecpetrol y la francesa Total. 

En Argentina tienen un acuerdo con YPF y en Brasil, la empresa busca llegar con gas natural licuado en sus grandes transatlánticos. Y también opera en Paraguay. En todos estos países, las finanzas de la petrolera pasan por el Gazprombank.

"El banco está estudiando instalarse en la región y está entre Argentina y Colombia para poner sus oficinas centrales. Tiene preferencia o cierta afinidad, podría decirse, por Argentina por un gesto que tuvo el país en la época de Alfonsín: allá al final de la Perestroika cuando Rusia tenía serias dificultades, Argentina le envió un importante cargamento de trigo a cambio de una promesa de pago. Y Rusia pagó después. Hasta hoy ese gesto es muy valorado", agregó la fuente consultada.

El desembarco de Gazpombank en Buenos Aires no es un tema menor y empezaría a mostrar a la capital de la Argentina como una base posible para operaciones latinoamericanas de grandes jugadores de las finazas: el norteamericano JP Morgan ya mudó aquí su sede regional y el brasileño BCT Pactual también abrirá oficinas.

Putin recibe al CEO de Gazprom, Alexey MIller, en el Kremlin.

Pero el interés es también por la complementariedad de los bienes que ambos países aportan al comercio internacional. Rusia exporta gas, Argentina lo importa. Rusia importa alimentos, Argentina los exporta. Y sin embargo, el flujo comercial entre ambos es bajo.

La conexión fútbol. Gazprom Bank es accionista mayoritario del club Zenit de San Petersburgo, club en el que se desempeñan los argentinos Sebastián Driussi, Leandro Paredes, Emanuel Mammana y Emiliano Rigoni. También es dueño del Chelsea inglés y del alemán Schalke 04. A su vez, es auspiciante de la FIFA y la Champions League.

De hecho, los proyectos en carpeta de Gazprombank en la Argentina incluyen un puerto y una fábrica de metalmecánica pesada. El conglomerado posee un memorándum de entendimiento con YPF para venderle a la petrolera de bandera tecnología -no alquilarle equipos petroleros a cambio de un canon como suele hacerse- y que la fabricación de la maquinaria se haga en el país.

El puerto es un proyecto en Ramallo, provincia de Buenos Aires, que continúa paralizado. Como adelantó LPO, por una inconsistencia normativa entre las leyes provinciales y una nueva ordenanza municipal, la construcción del puerto estaba congelada.

Según pudo saber LPO, este proyecto era "financieramente muy digerible" para un banco tan grande, pero era la primera experiencia con la finalidad de explorar la forma de hacer negocios en el país.

Desde ese momento a la fecha, la provincia se decidió a allanarle las trabas burocráticas al proyecto que implica una inversión en una primera etapa de 87 millones de dólares y de otros 80 en una segunda etapa. Es que desde el puerto también se podrían exportar granos a Rusia para profundizar el vínculo comercial bilateral.

Gazprom Bank apunta, si estos dos proyectos prosperan, a instalarse en Argentina como un banco de segundo piso. De no prosperar, optará por Colombia, otro país con petróleo y oportunidades para diversificar las inversiones.

Consultado sobre el avance del puerto, Guillermo Misiano, presidente de PTP Group, la empresa portuaria que construiría el puerto con financiamiento del Gazprombank, aseguró a LPO que "La municipalidad de Ramallo lleva ocho meses parada. Tanto el Ejecutivo como el Concejo Deliberante están paralizados por pulseadas internas -es un año electoral- y no podemos avanzar hasta que no haga la adecuación normativa. En este momento, solo hace falta que la municipalidad devuelva el expediente a la provincia, pero está todo paralizado".

Misiano explicó que las demoras burocráticas no sólo los afectan a ellos: "Justo al lado, Dreyfus tiene una terminal portuaria y Bunge tiene un proyecto para ampliar su planta para la producción de biodiésel, una suerte de terminal seis a escala... Y todos los proyectos están frenados por este cambio en una ordenanza (la de uso de suelos)", se lamentó el empresario.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.