Caso Maldonado
Denuncian que la fiscal no quiso levantar balas halladas en el lugar donde desapareció Santiago
Un policía de Río Negro aseguró que las vio durante un rastrillaje, pero la fiscal no las consideró como pruebas.

Un efectivo de la Policía de Río Negro declaró haber visto cartuchos de bala durante un rastrillaje realizado el pasado 16 de agosto en el predio de la comunidad mapuche donde se vio por última vez a Santiago Maldonado, pero aseguró que la fiscal federal Silvina Ávila se negó a a levantarlas como pruebas porque "no era lo que se buscaba".

El policía participaba de un procedimiento ordenado por el juez federal de Esquel, Guido Otranto, para hallar rastros de Santiago en el predio de la comunidad mapuche Pu Lof de Cushamen, donde el 1 de agosto pasado la Gendarmería reprimió a un grupo de manifestantes y -según aseguran los testigos- se habrían llevado al joven.

Según reveló TN, el efectivo rionegrino brindó la información sobre el hallazgo de los cartuchos de bala de FAL y 9 milímetros en el marco de un procedimiento administrativo del Ministerio de Seguridad de Río Negro.

Desde esta cartera provincial remitieron la información al juzgado federal de Viedma que ahora investiga la declaración de este efectivo que pertenece a la división canes de esta fuerza.

De acuerdo con lo trascendido, el agente inspeccionaba una de las orillas del Río Chubut junto a un perro que detectó los proyectiles en ese lugar. "El perro se encontró con un cable que estaba unido entre dos plantas, donde en uno de sus extremos había un elemento similar a lo que podía ser un gas lacrimógeno, que a su alrededor tenía cartuchos de balas de arma FAL y 9 mm", describió el declarante.

El efectivo dio la novedad a la fiscal, quien le dijo que "no iban a levantar esos elementos" porque buscaban elementos referidos a la persona de Santiago Maldonado. La fiscal Ávila está en la mira de la familia del joven desaparecido, que ya intentó apartarla de la causa al igual que a Otranto.

Los mapuches denunciaron en un principio que habían sido víctimas de "una lluvia de balas de 9 mm" antes de la desaparición de Santiago, pero la Gendarmería negó haber utilizado municiones letales durante el desalojo de la ruta 40 y el posterior ingreso en el predio de la comunidad. 

Durante los operativos posteriores nunca se hallaron municiones de ese tipo, según se sabía hasta ahora, y por ende Otranto nunca siguió esa vía de investigación. Pero el policía que ahora reveló el hallazgo dijo que intentó en dos oportunidades dejar asentado que había municiones en el lugar, pero el juez lo habría rechazado.

La revelación se da poco después de que el Gobierno saliera a acusar a los mapuches de haber modificado la escena de la desaparición de Santiago, aparentemente con la intención de sostener la declaración del testigo que dijo haber visto con binoculares cómo se llevaban a Maldonado. Los voceros de la comunidad lo negaron y sólo reconocieron haber realizado rastrillajes en busca de "las vainas y las balas que nos tiraron".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.