Elecciones 2017
Exclusivo: las metas de voto "blando" y "duro" que fijó Jorge Macri a los candidatos
Tenían fichas de seguimiento exhaustivas y una bajada de línea sobre qué decir en los timbreos.

En su rol de jefe de campaña bonaerense, Jorge Macri hizo un seguimiento exhaustivo de los candidatos de Cambiemos en los municipios del Conurbano gobernados por la oposición, a quienes les fijó metas concretas de cara a las PASO. 

Según contaron desde el macrismo a LPO, esos encuentros se volvieron un clásico de los martes en las oficinas de Avenida Belgrano y Balcarce. Allí, el intendente de Vicente López recibía a los jefes de campaña de los candidatos, agrupados en distintos horarios según la sección electoral de cada uno.  

María Eugenia Vidal le pidió seguir muy de cerca la campaña de los "sin tierra" de Cambiemos, a quienes buscó incentivar con la promesa de que si obtenían un buen resultado los catapultaría para pelear las intendencias en 2019. Por eso, el primo del Presidente armó fichas personalizadas en las que anotó el progreso y las debilidades de cada candidato. 

"Se hacía un chequeo sobre cómo estaba cada uno, tanto a nivel territorial como en las redes. Indicaba sus fortalezas y en qué debe mejorar. Por ejemplo, podía aclarar que tiene buen manejo de Facebook pero no de Twitter, o al revés", detallaron a este medio. También describían cómo estaba su imagen en el territorio y la cantidad de actividades que hacían.

Las fichas tenían adjunto un mapa del distrito de cada candidato, que delimitaba en qué radio se debía reforzar la presencia, según un criterio clásico que manejan en el PRO: dividir el territorio en los lugares de voto "blando" y "duro". Los primeros son el target ideal al que deben apuntar, por tener la mayor cantidad de indecisos para persuadir. En los segundos saben que no deben "perder el tiempo", por considerarlos muy complejos para generar votos. 

"Los objetivos se fijan con un corte sociológico, clasista, que divide al voto posible y al que no vamos a tener nunca. En municipios como La Matanza o Moreno, lo que entendemos por 'duro' es directamente imposible de alcanzar. Por eso nos pidieron que pusiéramos el foco en lugares más 'blandos'", dijo un candidato del Conurbano a LPO.

Además de sus fichas personalizadas, unos 20 dirigentes "sin tierra" de Vidal recibieron un documento de Excel -al que accedió LPO- que apuntaba la "meta objetivo" en cada uno de sus municipios para las PASO, fijada por el comando de campaña bonaerense. 

Las metas se delimitaban según cada municipio, pero en líneas generales lo que se definió fue que los distritos que habían sacado entre 15 y 23% en las PASO por la gobernación en 2015 debían mejorar su perfomance en por lo menos 7%; mientras que los que habían sacado resultados entre 23 y 30% debían subir un 5% y los que habían superado el 30% en la última elección debían subir al menos un 3%.

De acuerdo a ese Excel, los resultados de Cambiemos variaron. Un caso que miran con atención es La Matanza, donde superaron la meta que se habían fijado para el bastión peronista en el que el PRO había bajado los brazos hace rato. Allí en las PASO a gobernador habían sacado 19.75% y tenían una meta que creían imposible en el marco de una campaña débil: elevar el número a 23,64% . El domingo por la noche, en el macrismo bonaerense se sorprendían con que el candidato local, Miguel Saredi, obtenía más del 24% y dejaba tercero a Sergio Massa. 

En Lomas de Zamora tenían como meta el 32%, pero celebraron el casi 30 porque consideraron que la meta fijada era "demasiado alta". En San Martín se dio un escenario similar, donde tenían fijado el 31,8% y salieron primeros con 32,63%.

Otros municipios tuvieron un resultado muy lejos del esperado, como Almirante Brown, donde la meta de Carlos Regazzoni era llegar al 32% y sacó un magro 25,32%. Similar fue el escenario de Merlo, donde la meta era 26% y a nivel local sólo alcanzaron el 20,88%, o Ituzaingó, donde sacaron 33% contra el 39% que les pedían. En Moreno debían sacar 24% y estuvieron dos puntos abajo, mientras que en Tigre el desafío era llegar al 30,85% y superaron el 29%. En Avellaneda buscaban el 35% y llegaron al 33%, mientras que en Florencio Varela quedaron cerca del objetivo de llegar al 24% y en Hurlingham casi alcanzan la meta del 35%.

Los "sin tierra" en su almuerzo en la Casa Rosada 

"Es como una evaluación de colegio y fue injusta, porque a algunos nos pedían más que a otros sin ningún criterio", se quejó un candidato que no logró alcanzar el objetivo del comando bonaerense. 

Jorge Macri estuvo en todas las reuniones. "Era el primero en llegar, nos informaba la agenda de la semana y repasaba qué funcionario bajaría a cada distrito", detalló el jefe de campaña de un candidato, que estuvo presente en esos encuentros en los que además contó que se le dio una importancia fundamental al tema de la fiscalización. 

"También se hacían además reuniones separadas en las que se monitoreaba cuántos fiscales sumaba cada distrito, hasta llegar al objetivo del 100%. Casi ninguno lo alcanzaba, entonces te ayudaban enviando células del PRO", contó a LPO y detalló que eso se hacía sobre todo con los candidatos que no tienen un perfil territorial, a los que se chicaneó durante la campaña como los "galanes" de Vidal.

En una reunión de la que supo este medio, que se llevó a cabo el 4 de julio, se organizó el tema de los timbreos. En ese encuentro se les informó a los candidatos que debían hacerlos todos los sábados en sus distritos hasta las PASO -"Salvo el día previo a las elecciones"-, aclararon en caso de que alguno se olvidara de la veda.  "En la semana nos preguntaban dónde iban a hacerse, para darnos refuerzos e información, estuvo todo híper monitoreado", explicaron desde el Conurbano. 

Jorge Macri también informó que los candidatos que encabezaran la boleta debían hacer por lo menos tres actividades diarias y al menos una de ellas debía ser comunicable a través de las redes y con una gacetilla. "Las actividades deben tener a los vecinos como centro de la escena, a nuestros candidatos en actitud de escucha", fue el consejo que recibieron.

A los "sin tierra" se les pidió "militar activamente" las obras de Provincia y Nación de cada municipio y también se les bajó línea precisa sobre el discurso con el que debían convencer a los vecinos, para que nada quedara librado al azar. Algunos candidatos hoy se regocijan: dicen que los trataron de "amateurs", pero se jactan de haber tenido un nivel de "organización" mucho mayor al que hubo en Unidad Ciudadana.

El relato de los candidatos de Cambiemos en la Provincia debía tener tres ejes fundamentales: "La lucha contra las mafias de todo tipo, la transparencia y la alegría de ser gobernados por una mujer honesta y valiente". Si bien no era una orden explícita no hablar de Macri y centrarse en Vidal, reconocen que "se sabía" que la gobernadora debía ser el "caballito de batalla" de la campaña bonaerense. También aclaran que se les pedía hacer énfasis en la "suerte" de que se trabaje "en equipo" entre el Presidente y la Gobernadora y recordar que "las peleas del pasado" tenían de rehenes a los bonaerenses. 

"El tono de la campaña debe ser de esperanza en este cambio que ha comenzado y en que una gran mayoría de los Bonaerenses creemos", era el mensaje que reforzaban en todas las reuniones de campaña. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Tienen que anunciar en los timbreos que Aranguren dijo que va a aumentar los combustibles y la electricidad despues de las elecciones.