Mercosur
Uruguay aumentó de manera unilateral los aranceles y dejó en evidencia la crisis del Mercosur
"Esto muestra cómo está el Mercosur, o como ‘casi no está'", resumió el especialista Marcelo Elizondo.

Uruguay enfrenta este año un déficit fiscal del 3,4%, por eso para reducirlo y a la vez ampliar el gasto en educación, dos semanas atrás el ministro de Economía de Tabaré Vázquez propuso subir un arancel a las importaciones. Se trata de la tasa consular, que pasará del 2% al 3% para los países del Mercosur, del 2% al 5% para los países extrazona y del 0% para México gracias al acuerdo de libre comercio que mantienen ambos países.

La historia de la tasa consular marca el estado actual de las relaciones comerciales con nuestros vecinos. Impuesta durante la dictadura militar y derogada en 1991 con el surgimiento del Mercosur, volvió a la vida diez años después en respuesta a las barreras arancelarias que Brasil y Argentina pusieron al comercio intrarregional para hacer frente a la crisis de 2001-2002.

Y aunque aún no fue aplicada, la medida generó revuelo en Uruguay y pasó prácticamente desapercibida en el país, pese a que el equipo de Macri busca potenciar las exportaciones frente a un déficit comercial creciente. "Este es un arancel que históricamente Uruguay utilizó cuando las cosas no fueron bien en el Bloque" explicó a LPO el director de la consultora en comercio exterior DNI, Marcelo Elizondo.

A su vez se trata de una tasa que la Organización Mundial de Comercio (OMC) venía pidiendo que se sacara. Y habida cuenta de que la medida se anunció justo antes de la Reunión ministerial de la OMC en Argentina, en Uruguay analistas y empresarios temían que fuera interpretada como una toreada justo frente a un gobierno más abierto al comercio exterior, incluso cuestionaron la kirchnerización de Tabaré.

Pero esa reacción no llegó. "La peor noticia es que no reaccionó el Mercosur. En un estado de vigencia plena, los Estados miembro habrían convocado a una reunión urgente. Esto muestra cómo está el Mercosur, o como ‘casi no está'", resumió el especialista en comercio exterior.

Anteriormente había un compromiso ideológico con el Bloque de parte de los Kirchner, de Dilma y Lula y de Mujica. Actualmente todos los países están buscando excepciones para negociar por fuera de la unión aduanera. Michel Temer lo hizo a principio de su mandato, y ahora Tabaré Vázquez al darle preferencia a México también da una señal. Para la Argentina, la gestión de Susana Malcorra no supo darle fuerza al bloque y, hasta el momento de parte del flamante canciller Jorge Faurie tampoco hubo respuesta.

El canciller Jorge Faurie, en la última reunión de la OEA.

"Para Argentina el Bloque también perdió relevancia: sigue siendo importante, pero pasó de representar el 30% del comercio exterior a menos del 20% y más que nada gracias a acuerdos bilaterales con Brasil más que con el Bloque, algo que le causa una disconformidad política a Uruguay y que lleva tiempo manifestando. Tabaré fue muy crítico del Mercosur en el su primer mandato y también en este", opinó Elizondo.

Entre los factores que explican la decisión, el especialista consultado enumeró tres elementos: "Primero, la coyuntura económica: con la recesión, las importaciones argentinas cayeron, pero aun más marcado fue el caso de Brasil, que ya hizo un ajuste cambiario. Previendo la crisis sistémica de Brasil y adelantándose a una nueva corrección cambiaria, Uruguay subió el arancel. Segundo, el estado del Mercosur. Hablando mal y pronto, los demás miembros están en otra. Y Uruguay está sufriendo lo poco que queda del Mercosur. Y tercero, Uruguay está más interesado en salir a negociar por fuera. Sus intentos de negociaciones en bloque quedaron relegados por las agendas de los miembros más grandes y ahora dijo ‘Juego solo'. Mientras Argentina y Brasil caían e importaban menos, la economía uruguaya creció; y sus importaciones y capacidad exportable también. Esto incrementó su incomodidad en el Bloque".

El contexto mundial tampoco ayuda. El discurso proteccionista que se impuso con el Brexit y la elección de Trump, que ya anunció la voluntad de retirarse del Nafta en los términos actuales del acuerdo de libre comercio con México y Canadá, ha mermado la fuerza de la OMC. Y la desactualización del Mercosur tampoco ayuda, cuando en el mundo los aranceles comunes de los Bloques no supera el 4%, el del Mercosur es del 11%, lo que tampoco ayuda a la integración económica de cadenas de valor con economías extrazona.

"No me parece que la suba de este arancel es el fin del Mercosur, sino que es un signo de la necesidad de redefinir el Bloque. Hubo mucho desgaste", concluyó Elizondo. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
EL MERCOSIUR NO EXISTE, MURIO CUANDO SE FUE ALFONSIN
1
Y mientras tanto los argentos mantienen una caterva de seudos parlamentarios, de una seuda representación, en un seudo Mercosur!!